Archivo de la etiqueta: Jorge Luis Borges

riela 531


“Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío”
Octavio Paz.

_______

mujer

juntura pródiga
crucial

credencial en llamas

esa postura de girasol,
me basta

-riela 531-

riela 529


“FLAMEAR acre ya en sangre aciaga la jauría
al verter en espectro leve remo”
Jorge Lara.

_______

no siempre
me basta el tiempo de su desnudez
redonda y total, ardida o ya sofocada…

signos recurrentes
aquellos tramos transitables
de sus bosques y alamedas perfumadas

fotografío de su boca
los blandos días y largas noches
como si fuesen ríos transparentes que huyen

aún lejos
y sin embargo, ella siempre
es la que ensancha las orillas de mi memoria

para irrumpir
en el aire que transita los metros de su alegría
yo aprieto versos y desprevenida; la alcanzo, la alcanzo…

-riela 529-

riela 528


“ALGUNAS rectas o algunos ángulos
son masas de quietud pura

en una intensidad que enciende

los signos escritos

en un lenguaje sin lenguaje”
Francisco Catalano.

_______

voy a des-
prender de su boca
la suave salinidad de un beso

tocar la humedad en los sobres-
altos de la costra en la lava que circunda los portales
que en su pecho acompañan a las noches plenilunares de mis veletas

despejar toda la incertidumbre al ante-
proyecto del pájaro que sobre la rama se agiganta y canta
para embrujar con sus tintas la luz del día, mientras la busco
entre siluetas de melancolías

-riela 528-

riela 432


“NO son los grandes
sino los pequeños peces
los que se escapan de la red.
Lógicamente”
Hans Bender.

_______

aún lejos de las alas del pájaro
a veces las palabras vuelan
y no hay un nido que valga
para traerlas…

y es que las palabras alcanzan la sed
al extinguirse las contraportadas
de una mirada suicida y fractal
a través de la lluvia…

-riela 432-

396 riada


“SE va mi voz, que te hacía campana
cerrada a cuanto no somos nosotros.
Se van mis gestos, que se devanaban,
en lanzaderas, delante tus ojos.
Y se te va la mirada que entrega,
cuando te mira, el enebro y el olmo”
Gabriela Mistral.

_______

ahora sé que ya no contarás las estalactitas de mi techo
ni borrarás de tu cuello esas cifras de mar
que emergieron de mi reloj de arena

mantendrás quizás el tatuaje de esclava celta
que el enojo querrá borrar de tu muñeca izquierda

ya no serás calle navegada, marinera de formas interrogativas
ni aquel país de formas alargadas a la deriva
como escapando de estaciones densas

hay argumentos que el arte aborta como a botones sueltos
instantes acurrucados a la cintura del sueño
sin palabras que los sepan descifrar

irrenunciable borrón y cuenta nueva
pequeña pizarra de mis naufragios
zapato y gendarme de mi poesía

hoy de nada sirve la lluvia, ni aquellos “ich liebe dich”
esqueléticos y asmáticos que te hacían sonreír

-396 riada-

365 riada


“ESTAS
haciendo
cosas:
música,
chirimbolos de repuesto,
libros,
hospitales
pan,
días llenos de propósitos,
flotas,
vida,
con tan pocos materiales.
A veces
se diría
que no puedes llegar hasta mañana,
y de pronto
uno pregunta y sí,
hay cine,
apagones,
lámparas que resucitan,
calle mojada por la maravilla,
ojo del alba,
Juan
y cielo de regreso.
Hay cielo hacia delante.
Todo va saliendo más o menos
bien o mal o peor,
pero se llena el hueco,
se salta,
sigues,
estás haciendo
un esfuerzo conmovedor en tu pobreza,
pueblo mío,
y hasta horribles carnavales, y hasta
feas vidrieras, y hasta luna.
Repiten los programas,
no hay perfumes
(adoro esa repetición, ese perfume):
no hay, no hay, pero resulta que
hay”
Cintio Vitier.

_______

dos caracolas enredadas entre las sábanas,
dos exactas mitades, dos caudales
que me tropiezan, me urgen y matan

tus pies son dos hebras largas y blancas

dos mechas, dos hermosas cordilleras
desde donde yo, enciendo todas mis fogatas

dos clavijas para una sola guitarra

dos cuerdas para subir al oráculo de tu ombligo
para recitar allí, la perfecta oración que es tu nombre

la redención de estos minutos
anuncia, que ulises ha llegado de nuevo, a suelo de itaca
solo para izar la bandera de tus pies hilarantes

-365 riada-

349 riada


 “PERO hoy,
cuando es la luz del alba
como la espuma sucia
de un día anticipadamente inútil,
estoy aquí,
insomne, fatigado, velando
mis armas derrotadas,
y canto
todo lo que perdí: por lo que muero”
Ángel González.

_______

la alegría con que yo te amo
se me acerca con sus fragmentos sueltos
para tocar otros fragmentos del reloj sobre mi mesa

y así es como robo estrellas
para marcar el rastro que tu risa va dejando
sobre la espuma de este náufrago poema

entonces,
te nombro y te llamo
desde la brevedad de una riela y llegas
encendiéndolo todo, como si fueras mil fogatas

-349 riada-