riela 630


“mi corazón
para que en él escarbes
busques tesoros
entierres muertos…”
Sabeli Ceballos Franco.

_______

celosías temblorosas
que se revelan de ese montón
de recovecos que exhiben sus ojos claros

se asoman
acomodando la catedral de su cuerpo
tan deletreado, en la humedad de una catarsis

y distorsionan distancias
al vaivén de unos desvelos, que como veleros
navegan dentro de la latitud de una misma botella

-riela 630-

Anuncios

615 riada


“TE cambio esta isla
por una caja de fósforos
y cuatro velas
para prenderla
por los rincones”
Cindi Jiménez-Vera.

_______

pensativa te acercas y me dices:
mentiroso, ese tal río sibaragua, ¡no existe!

pasa amor mío…
que ante una sonrisa tuya, cualquier cosa es invisible

amigos, simplemente me informan
que no hay espacio, tiempo ni formas
de contar los lunares que a ti te alfombran
la piel de tus piernas, tan flacas
que nadie sino yo,
puedo entender

pero es que nadie entiende, musa
que tú eres la de esas traducciones rotas y fallidas
que yo me hago desde el lado cóncavo de la cama

cuando llegas y me cuentas de antiguas y deshabitadas cartas de amor
que desde un costado de algún barco pirata caribeño, seguramente
una princesa cautiva dejó caer al mar una soleada mañana,
pero olvidando su endocrina botella descafeinada…
¡que vaina!

mientras yo, hojeaba balcánicas lunas amarillas
por las plazas de zagreb

-615 riada-

riela 590


“DESDE nunca te quiero y para siempre,
desde todo y quizá y para siempre”
Amalia Iglesias Serna.

_______

hay momentos que se me pierde
bocarriba en el tiempo, sin alas ni cordeles

hay veces
que el lápiz también siente la fiebre
del poema sobre la blancura del papel indiferente

pero siempre,
este color de noviembre
en sus ojos es el otro huésped
que corre, vuela, salta y brinca sobre los puentes
buscando la hojarasca musical de sus dos manchas verdes…

insobornables al tumulto alegre
de mi corazón que se incendia como papeles,
van por ella estos versos, tan ligeros como mi suerte
pero con la fuerza que empuja a los trenes…

-riela 590-

riela 586


“SOY el día, y el viento levanta sus ramajes en mi alma”
Vicente Gerbasi.

_______

callados
como un derrumbe de olvidos
hay silencios que entibian recuerdos
con la emoción de la música y un buen vino

y sobrevive distancias su nombre
mientras ella se convierte en propuesta de lluvia
sobre el diván de mi trago más largo…

-riela 586-

482 riada


“En la religión de los besos,
eres tú la que alborota
y al final lo desarmas todo”
Ángel Valles C.

______

por ti se escarchan los ruidos de la tierra
hasta sucumbir en palabras, ante el incendio de voces
que te nombran y te amontonan

me haré capaz del fuego y de la furia del agua
para llegar a ti, en las mil formas en que se muestran
los relámpagos

tocar ese lenguaje secreto que guardas en tu espejo mágico
y mirarte sonreír

desvestida de esos colores que te robaste de una constelación
indescifrable; mirarte y entender qué es lo que te hace
mi cosecha de luz estridente tan domesticada,
tan bella y salvaje

-ay, catira rosa angelina… (decires de mi madre)
tú eres todo lo que a mí me falta y sobra
en los espléndidos extravíos
de mis calamidades…

cuando me miras
con esas dos cayenas rojas entre las manos

cuando la luna se queda quieta en los anaqueles
tropicales de esas, tus dos pupilas

-482 riada-

riela 468


“CADA tanto, una hamaca suena a lo lejos
la mujer o la noche parten desbocadas

una de las dos
corre como a los cinco años”
Christian Hertel.

_______

no es la tal precariedad de luz de luna
lo que sorprende gratamente y alumbra
tus anticipados rastros de dudas

tampoco es ella la dueña
del suicida equipaje de letras
que te acompaña en las noches que sueñas

no culpes a la escama
cuando el silencio haga nido
en tus longevos percances de versos

…poeta

-riela 468-

414 riada


“AZUL a la deriva.
No hay duelo en los semáforos que guardan el camino
ni un abeto en tu puerta todavía”
Antonio Cisneros.

_______

desde entonces, como quien brega
pero ya nada encuentra,
te acercas

rasgando la música de las paredes
llegas, sin certezas
ni reglas

golpeando fuerte al montón de mis desasosiegos
siempre tú, cierras el párpado trasnochado
sobre la cara del poema

-414 riada-