tus formas matinales de navío


“LAS estrellas navegan, las piedras, los destinos
y el barro que se junta en los rincones de anochecer”.
Eleazar León.

 

_______

 

-¿de qué lejano país
llega anticipado el recuerdo
vestido de anónima caracola
y resbalando a los cuatro vientos
con esa envoltura desechable
que tienen los corazones
y también los caramelos
que más se pierden, mar adentro?

ay alma,
si tan solo la incandescencia
de tu vendaval de cuerpo
atrapara, hoy de nuevo
esta ingrávida quietud del tiempo,
que como la espuma,
yace esparcida
en la permanencia sin clausura
de tus formas matinales de navío
sobre mi cama…

y nunca, nunca más me pidas
aunque estés muriendo de frío
el calor de mis fogatas de versos

pídeme besos,
ese abrazo ya vencido en el tiempo
y ojos, para mirar las hijas que aún nos debemos

-245 riada-

más allá del ruido


“ESTAS paredes ya no existen
y aún ocupan un lugar.
Cruzamos puertas, soportes, soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de este tiempo”.
Rafael José Álvarez.

_______

más allá de la luz
mucho más allá del ruido
-cerca de nosotros-

sobre el litoral de la primera página
del libro sin autor, sin figuras
ni palabras

se asoma el croquis del viaje final

itinerario desolado
el del amor colgado de un labio
desde los tiempos de la erosión del agua

-riela 244-

tanto abismo


“ENCUENTRO blancuras
donde darle cuerpo de mujer a la
palabra…”
Humberto Avilés Bermúdez.

_______

palabras van y vienen
más bien, parecen mares
de asombros recurrentes

-¿acaso la poesía es apenas un soplo de desnudez
al borde de la quemadura seca y plana
del geranio en los labios
de una mujer?

-¿y cuánto nombre olvidado
en el vendaval de tanto abismo
a centímetros de la cúspide de un beso?

-riela 241-

ojos


“EL tiempo es un animal cansado.
Un viejo truco de Dios
para creerse inmortal.”
Leonardo Padrón

_______

se pasean
como lagartos
sobre los muebles
las paredes
los cuadros
los colchones
pero sin tocar la hoja suelta
infectada de silencio
que ondula sobre el piso

ni una mancha en tv
sobre la muerte de los helechos
tampoco, una especial mención en el periódico de hoy

como trofeos
los alzan y luego olvidan

garganta arriba como los cometas
que segregan los tonos del gris, a todo pulmón

ojos

 

-riela 211-

la tarde talle ocho


“OYE:
no vayas a suicidarte.
Me es indispensable tu presencia:
triste
desafiante.

Terminada en punta
-como una hoja
detrás de una ventana”.
Ana María Iza.

_______

ando de ti todo empapado
bajo los ramajes de la poesía

ando, como sílaba asonante
en los orinocos de pájaros y maleza,
para que la desnude y acaricie el mar

algo de tus alas libertinas-libertarias
canta, canta, canta, canta, canta
y no deja de cantar a la tarde talla ocho

hasta tallarme al vuelo
de los doce cuatro veintidós, esa
dirección filial del manotazo de tu trampajaula

y me dejas plegado al salto
con tu carta de referencia dirigida a la cordura

y ya sin hombros visibles,
con los signos evitados de la eventual locura
para poder no sostener mi camisa talla catorce, de náufrago

-209 riada-

la mesa sin pan


 “MI espalda termina
donde comienza el vacío”
Sonia Manzano.

_______

entre tú y yo siempre, siempre habrá
un espacio cómodo para la ternura

aquí nada es nuevo, nada es viejo, nada está distante
aquí todo tiene tu edad y el color de tu hermosura

mi dulce ilusión, lanzada en misión de vuelo a gran altura
yo te veo, hasta en las sombras más discretas sobre la luna

en silencio, el amor camuflado fluye, para que el silencio
llegue a escuchar y celebrar, la risa y las pisadas tuyas

en secreto, labraré un mapa para describir estos momentos
y sobre tu piel, mi ruta fluvial favorita para los besos

amanece la mesa sin pan y sin escalas, va y viene el mar
te amo, como el pirata que vive pa’ recordar su mejor aventura

mi preciosa ceguera, te vas convirtiendo de punta a punta
en mi desparpajo clandestino, mi acantilado más ruidoso y estrecho

eres mi mujer bajo la lluvia, eres este aguacero bonito de versos
y de lunas, sobre mis noches más secas y oscuras…

-203 riada-

oración


“BENDITAS sean las muchachas
que usan rouge y rimmel
beben vino con altos oficiales
y por las noches
–espejos y medialuz–
abren las piernas con decencia,
como cuando duele”.
Mariela Dreyfus.

_______
.

creo en tu sonrisa ondulada, alada, inestable

creo en la poesía, cuando su único mérito incipiente
es ser el transporte de las palabras hasta su féretro de mar

en el olvido, cuando se presenta vestido de enemigo implacable

creo en eso de despintar melancolías desde ansias amuralladas
y en vaciar mi cantimplora de amaneceres, para llenarla con tu sed

creo en tu olor a duraznos y en ese vuelo violento que tiene tu mirada

creo en la perfección, cuando te miro tendida sobre este mayo lluvioso
en tus pasos hacia mí, cuando eres el soplo que enciende y apaga mis abismos

creo en tus abrazos redondos y amarillos, en los giros de la luz perfumada
ante tu rostro que casi, casi te hace ser el milagro más distante
desde donde cuelgo, para contemplar yo, mi vida

-197 riada-