729 riada


“LA poesía,
mientras más pública
es más íntima,
multiplica la complicidad
de otras intimidades”
Silvia Elena Regalado.

_______

hoy
de nuevo aquí
guaricha mía, comienza la vida…

y otra de tus pestañas -en un descuido-
navega hasta un borde de la taza
de mi café con leche

-¿cómo no amarte aprendiz de hechicera?

tu voz marcando dulces pautas
tu desgano largo y alegre en las mañanas,
convertida en todo circuito que recién comienza

yo solo soy palabras

tú eres el golpe que me guía, que me cruje
y de algún modo, las cosas que siento y escribo
solo las llenas tú

poema mío ya torcido por soles de agua,
mi radar mas tonto y ciego para encontrar palabras

en fin, eres el zarpazo que un dios enloquecido,
un día luminoso dejó en la mitad de mi alma

me encanta despertar llamándote,
decir tu nombre despacito, dejar mi voz
sembrada junto a tu oído como guardián de tus greñas

sentir tu aliento, escuchar tus sonidos matinales
como si fuesen oraciones perfectas

me bastas tú, mi huracán distraído, mi volcán menudo
mirarte para entender que estoy vivo…

-729 riada-

Anuncios

como a un soplo


“QUIERO mirarte, dejar encendida la luz.
Quiero no estar seguro de mis cegueras,
encender las esquinas de esta cama constante”
Maurice Echeverría.

_______

-el amor se adjunta, se canta y se escribe,
se aplaude como a los malabares,
se desarma luego, en déficit
de mitades paralelas
-me dices-

y tú me adjuntas andariega, a tus versos de agua,´
al azar entorpecido como si fueses aquella heredera llamada
florence foster jenkins, despeinada y al unísono

mi huracán de luces que cantan, mi estrella que nunca se derrumba,
mi eterna noche dispersa que llega, gira y golpea

y me escribes desde el milagro que brilla en los horizontes
con tus letritas de ojos verdes encendidas,
como un par de puertos distraídos

y como el polvo olvidado en las encinas, luego me dejas
tal cual jennifer lawrence en ‘passengers’
remota palabra soy, de un idioma extranjero

entonces aplaudes entre las celosías

sonríes
y me desarmas, como a un soplo…

-635 riada-

616 riada


“NO quedó ni un solo amigo en los estantes.
El espejo me quitó el habla.
(tuve que afeitarme
de espaldas a mí mismo)
Los libros clausuraron su gracia.
La música optó por desafinar.
Mis hijos perdieron la dirección de mi saludo.
Tuve que contentarme con llorar.
En ruso. En calma. En ropa interior.
Más nunca mostré mis nudillos.
Mi casa se llenó de periódicos sin abrir
y mangos que nunca caían.
Los mosquitos se aburrieron de tanta tristeza”
Leonardo Padrón.

_______

de nuevo, riela la luna sobre las miríadas de tus pestañas
y este corazón mío lanzando piedras y más piedras
al cartel de suspiros tuyos

en cada pupila que tú me asomas hay puertos pequeñitos
y desde mis asombros, emergen sin prisa como barcos,
las palabras

no te vayas, mírame zarpar y regresar sin la cadencia de rimas,
déjame estrenar amaneceres desde las comisuras tercas
de tu boca

-616 riada-

555 riada


“NO hay ley que detenga
el viento de los acantilados.

Nadie le pide visa
a la canción de moda.

La frontera es una línea titubeante”
Leonardo Padrón.

_______

vengo de acampar noches enteras
allá donde el ruido de tu voz
tenía los tallos blandos

allá donde las ruinas de una muchedumbre de versos
entre tus ojos fijos y la luminosidad de una sonrisa tuya,
me abisman a tu recuerdo

con esa peligrosidad de la poca luz nocturna

-555 riada-

hay melodías


“HAY viajes que se suman al antiguo color de las pupilas.
Después de ver la isla de Calipso, ¿es que acaso Odiseo
volvió a mirar igual?, ¿No se fijó un color
como un extraño cúmulo de algas
en sus pupilas viejas? Lo mismo que en los pliegues
mínimos de la piel
se fosilizan besos y desdenes, así los ojos filtran
esa franja turquesa del mar que acuna islas,
medusas de amatista, blancura de navíos”
Aurora Luque.

_______

hay melodías
en las vertientes por donde surcan estos versos

como veleros
desiguales, que abandonan sus reflejos en el aire

porque nadie
los persigue, se ondulan y luego mecen suavemente

siempre ascendentes
sobre el unicornio azul que remonta las mareas

así recrean
silencios en las vidrieras donde se exponen los recuerdos

tan lentos
que crujen en momentos, en que se desdeña la alegría

-riela 409-

vestida de palabras


“EN las escamas de un pez de hojalata
leí la llamada de nuevos labios.
Y usted
¿se atreve
a tocar un nocturno
en la flauta de los canalones?”
Vladimir Mayakoski.

_______

vestida de palabras minuciosas
para dilapidar otra madrugada

con el brandy nocturno imprecisable
y el cigarrillo en la mano ciega

como el bocado perfecto
para amanecer en una boca insomne

con el botín de rilke a bordo
eres como la hoja de un cuchillo

te basta sonreirme para escarbar
en el silencio donde vivo, como pájaro en la fruta

déjame ser predicado, crepúsculo, gesto, partitura
musa desnuda, limpio pecado, suave llovizna, estación
mármol iluminado, postura de maniquí,
suspiro tuyo, misil… -me dices-

vaya precariedad la de tu oferta, mi dulce marinera
-te miro y sonríes de nuevo-

ahora, cuando el viento entre las hojas apenas llega
deletreando tu nombre de madera sobre mi cosecha inútil
de luz estridente y en el incienso,
ya ardido de la noche

-369 riada-

tu postal devuelta


“CUANDO el alma ya es carne,
cuando se vive desnudo,‭
todo el afuera es la propia hondura,
desde cada otro‭
se escucha el propio latido”
Hugo Mujica.

_______

un poco más allá de algunas voces…
-¿es demasiado pedir un pliegue tuyo
donde acampar y custodiar tu exacta multitud?

para someterme a tu púbica inquietud
me debo a los asombros de lo extrañamente menudo
de tu infinito costado, donde vigilan unas formas de núbil mujer

y acercándome a tu perfumada esplendidez, ya casi disuelta
hojeo la demora hasta copiarla pacientemente
sobre el clima victorioso y menos inédito
de tu cuerpo presuroso

mientras quedo ínfimo, callado, asfaltando con sueños
las confesadas ganas de saberme nuevamente
tu prolongado hastío, tu demorado gesto
tu postal devuelta

-367 riada-