y te extrañé…


“NADA puede librarse de la luz del ocaso”
María Sanz.

_______

fuimos
la advertencia del viento
de lluvia sobre el temblor de unas encinas

echaste a volar
temprano, una mañana entre vaivenes hermosos
a destiempo y enumerando singladuras de culpas

y te extrañé…
hasta en las sombras más insospechadas
que dejan los abismos

-380 riada-

ráfagas de estaño


“HAY trenes que se empacan en maletas
aviones que se guardan en sombreros,
barcos que se doblan en pañuelos
y carrozas que se calzan con los guantes.

Las estaciones, en cambio, no caben,
no caben”
Marcela Rosales.

_______

su nombre tiene ese nivel de acrobacia
que a mí me adormece sobre el costado más lindo
de sus peripecias

su belleza es la que flota de los fríos retratos
en mis paredes

ella es tan peligrosa, como esos torpes arrebatos,
tan impredecibles que muestran los locos
bajo la luna llena

ella es la dueña de mis ráfagas de estaño

la de las suaves manos que juntan y pulsan cometas y diccionarios,
la de la aleación perfecta que llega y perfuma con su presencia
al refugio de mis recuerdos, ya convertido para ella
en simples ráfagas de versos y frases

-riela 378-

sin pretextos


“UN vago signo dibujaste en las arenas
de Leblón, otro verano,
un signo
que el viento, el agua,
acaso tus propios pies, borraron”
Miguel Ángel Fernández.

_______

no llegues tarde al ir y venir del verso
por favor, no me dejes sin pretextos

sin esa costumbre testaruda del deseo
donde el pájaro, simplemente hace un hábitat del vuelo

como si vinieras desde el cenit de un secreto

ven a la inauguración de cualquier febrero
y lléname de constelaciones y fulgores nuevos

hasta la singladura sur del alba, pero luego
suéltame en otra latitud del mismo sueño

-361 riada-

las rodillas escritas


“PIENSO que hay poemas más grandes y extraños que cualquiera que hayamos conocido.
Me gustaría encontrarlos
Peter Boyle.

_______

eran otros los de antes

los que despertaban las casualidades del tiempo
soplando entre la niebla a la luz ausente de la noche

los que rompían sus miradas en la premura de las golondrinas
y sobre las rodillas escritas del mar

los que bailaban al pie de un dios invicto
mientras eos entonaba cantos limítrofes a esta canción
de ahora

-riela 320-

desde tus ojos (contigo)


“NECESITAMOS las palabras como pertrechos,
como fusiles al hombro para matar pesadillas”
Aixa Ardín.

_______

la noche se abre
y ensancha los cuerpos ansiados de labios

las olas escriben sus versos perfectos
solo para que salten hasta tus ojos

contigo no hay renuncia ni piedad en las desembocaduras

tus ojos se tiñen de víspera para recorrer la tarde
con agua, hasta que quedan a mi acecho
tus formas blandas de mujer

cortejos abismales navegan hasta ti
son mis labios en la búsqueda de tu edad alevosa

tus párpados son dos altares donde yo construyo mis fogatas
con los pedazos incandescentes de tus palabras

tú rasgas, lo sé, los colores del horizonte
frente a la noche, acogiendo las cicatrices de todos los ojos

y de pronto, me miras y preguntas si las estrellas duermen
en el cielo, o solo vigilan…

yo no sé… pero hoy en ti se desata la alegría
mientras a mi, me basta con perderme en tu vendaval de ojos

se desenvuelve ingrávido el silencio en la vigilia de tus pliegues
y duda la vida, solo cuando anda desprovista de sueños

así se asoma, amarrado a la ventana de tus ojos,
el día, con todas las sílabas del mundo, recién encendidas

amor mío, contigo la ilusión es un pájaro en revuelo

ahora derrámate como la tinta de un poema
y tapiza mis ojos con tus locuras

-238 riada-

no siempre, siempre


“TODO:
palabra impertinente y henchida de orgullo.
Habría que escribirla entre comillas.
Aparenta que nada se le escapa,
que reúne, abraza, recoge y tiene.
Y en lugar de eso,
no es más que un jirón de caos”.
Wislawa Szymborska.

 

_______

-¿habrá quién marque este día
con el sueño que se derrama
en tropel sobre mi cama
despertando tanta alegría?

-¿habrá quién piense que no es locura
vivir proscrito, tras lo ardiente
pero entendiendo que no siempre
del amor es dueño, quien más procura?

-¿quién diga,
que tú no eres hueso de mis costillas?

sin remedio para tu ausencia, te llevo siempre
habitando en mi pecho, y desde noviembre
desprendiendo vienes,
el limo de mis orillas

-180 riada-

quietud


“NADA hay en la vida que sea mejor
que esta hora de limpia frescura,
la hora de despertarnos juntos”
Ezra Pound.

_______

se delata sin premura
la melodía, con sus pestañas de arena
entre un menudo saboteo de olas

y se queda el mar
en los ojos sacudidos de este mayo,
desnudo en las venas, en el alma y en las manos

y la nostalgia
aprieta entre cúmulos de palabras
en la garganta

hoy quiero convertirme en susurro
ante tu colmena de ruidos

en paciencia
para no entorpecer al recuerdo

en poeta,
en pequeño estertor
quizás, en tu más pequeña presencia

-156 riada-