el vuelo oscuro y didáctico


“HAY silencio en la casa
Afuera el viento se deshace/ entre las hojas
El frío de agosto/ toca/ raspa
Todavía quedan/ algunos matojos/ de narcisos amarillos/ en el patio
Escucho tu voz diciendo/ como todos los años:/ Hay que pasar agosto…
-Agosto/ agostado/ angostura/ angustia
palabras reunidas que asolaron tu alma-“
Nélida Cañas.

_______

-¿dónde quedó aquel abismo de casi amarnos?
no sé…

se mueve un poco la luna para abotonar estrellas distantes
en el vuelo oscuro y didáctico de la noche-nombre
de sus formas de agua-mujer

ella es la que inventa las fechas de los calendarios
y me ama-inunda desde la remota vigilia
de un silencio que apaga y enciende
a la poesía

crepita la agonía de unos labios
en la espera del verso-poema suspendido
mientras la mirada vuela como un dardo furtivo

finalmente
son sus manos de luz las que emergen
desde las formas ondulantes de la orfandad

como rascacielos que desembarcan
con la claridad alucinante de un amanecer

-riela 512-

hay silencios musa


“NO escribiré nada más.
La continuación de la noche
es intocable”
Ewa Lipska.

_______

hay silencios musa, como todos las anteriores
a los que ocupa la palabra

hay amores tan disímiles musa
como tu cuerpo y el mar, ambos sal y mis únicas orillas

pa’ destrezas la de la lluvia
que permanece y te puebla de sucesos azules
a pesar de la noche

pa’ discernir tanta locura en un segundo
baila conmigo musa, la cesura del rock que cimbra tu figura
y así recortar el recorrido, entre un suspiro y tu boca

pa’ amarrar las puntas de la tarde, dame tu alambre musa
ese que tienes, exento de recorrido entre los alabastros mágicos
que van desde mis manos hasta los botones de tu blusa

-509 riada-

las reglas del reloj


“EL amor no tiene edad; siempre está naciendo”
Blaise Pascal.

_______

tocaré en ti
el estallido del instante
en que rompes las reglas del reloj
y desencadenes la furia vertebral del verso

la humedad de tu horóscopo, que siga navegando la pierna del poema
mientras este náufrago agita todas sus banderas

-507 riada-

thru the windows of night


“AY amor, quebrados caímos y en la caída
lloré mirándote. Fue golpe tras golpe, pero
los últimos ya no eran necesarios”
Raúl Zurita.

_______

es penélope quien ahora duerme
en un banco de madera del andén desinfectado
de silencios y de toda memoria

llega a mis manos
ella, sin códigos postales
mientras las ciudades arden afuera

soñando con la lluvia leve, soñando con su odiseo
que trepa las fronteras de una historia ya por fin derrotada
entre ramitas de perejil y la espera, en una playa
sin autopistas, sin monóxidos, al sur de ítaca

los versos posteriores y tanto suspiro ciego
y la tribu de palabras que se van llenando de labios
son edades repetidas sin asombros, sobre los escombros
de las infinidades…

-riela 502-

bocanadas de corazones


“EL ojo hambriento se cierra
como si un rayo de sol saciara la herida”
Carlos Llaza.

_______

son más las ventanas
que los sueños permitidos

flota una suave tristeza sobre los cuerpos y las almas
anhelantes de una cama, de relámpagos y de mareas

la noche llora su oscuridad
y nadie la escucha

la ciudad desgarra el alma del viento que gira
acechando sombras en las portadas predilectas

se hunde la luna en la humedad salada de unos ojos
es cierta forma de lamer, descubrir y recobrar los sueños

hermoso lenguaje
es la mirada convertida en libro aéreo

unos perros ladran a la luna
y solo logran espantar sus murciélagos

el cuerpo de una amante invade la memoria
con su llaga de palabras cavernosas

no hay asombros ni piedad sino realidad y tristezas
en la carne (son como bocanadas de unos corazones)

trasnocho
y unas ansias desencadenan en abierto aroma

ando ausente

alargo mi cuerpo para hacer un mejor escrutinio
de esos adjetivos minuciosos tras miradas indiferentes

que me perdone el verso
pero ahora solo quiero colgar mi sombra desde una lágrima

dirán que estoy loco

-riela 501-

sin pancartas


“NO sé por qué perdimos ese amor que nos
asombraba tanto. Los dos somos hijos de
la misma época desquiciada. Yo soy, sí,
uno de los peores… ¡y tú me ganas!…”
José Vicente Anaya.

_______

no me busques entre tus manos blancas
que yo estoy más cerca

búscame donde tu ruido no tiene pancartas
donde tu risa me deja, sus ventanas abiertas

allí donde la alegría, finalmente festeja
ser lluvia, sobre las costuras de tus pestañas

-499 riada-

luego


“EL otoño para la hoja
El agua hirviendo para el cangrejo
Y el favorito el zorro
Ebrio sobre los hombros luminosos de la Actriz”
René Char.

_______

todavía sus labios siendo
sus manos mar abierta viniendo
su mirada estrofa verso vuelo

fuego que no quema embruja
escrita sobre el agua anda
y se pliega como un sueño luego

acurruca y apachurra cada suspiro shhh…
despacito que la piel apremia
y de nuevo sus labios
clausuran momentos

-riela 498-