Archivo de la etiqueta: maja

737 riada


“NADA es definitivo
ni siquiera el alba
que despunta
en gerundios”
José Gregorio Vílchez Morán.

_______

desde la patria de la primavera
cuando los primeros rayos del alba se presentan
y el mundo aún no se equilibra…

ya tú estremeces con una palabra escrita
los bordes blancos de mi alegría

marinera
permite que el mar cante a tus pies su serenata

que mi pensamiento ya está embarcado en ansias
con destino a tu puerto de miríadas

es en esta red imaginaria de hermosos viajes
donde la poesía es el motor que da la fuerza necesaria
a estos versos imperfectos

y a toda mi parafernalia caribeña
despuntando al sur, para solo intentar tocarte…

-737 riada-

riela 722


“Y hay dos vertientes
de mi soledad:
La una es conmigo, la otra,
con los otros.
Y sin embargo es la misma”
Julio Barriga.

______

este azul… no, no es
de gascuña ni de quebrantos

y es así como el verso esboza
su costura más larga, más ancha

poeta…

ahora soy yo
quien anda recogiendo entre frases y palabras
lo que otros descuidados han dejado atrás

una
cesárea por palabra

y mira… (abro mis dos manos)
-¿ves cómo el vicio arde en la yugular?

-riela 722-

720 riada


“SÉ
que cuando quise hacerte canto
tú ya tocabas mis entrañas,
que cuando te pensaba en días
afloraban memorias viejas
de vidas compartidas
y sé…
que al querer hacer de ti un poema
eras ya en mi camino
rocosa cordillera”
Liliana Bilbao.

_______

no quiero bosques
ni lagos plenos de cisnes

no te enamores
ni tampoco olvides

mi nombre,
porque jamás lo dije

solo quiero quebrar el agua
que se columpia en tus hendiduras

que calles y no digas nada
mientras descifro cual mordeduras

lo que este deseo, como un fantasma
está dibujando por tu cintura…

-720 riada-

riela 716


“PUEDES dejar hebras de piel
En cada esquina de la ciudad
Para colgarme de ellas”
María Jesús Silva.

_______

comienzo a sospechar
que la sumatoria de todas estas canciones
ya está inscrita en el concurso estrafalario de este jueves

y yo, cantándolas como un borracho
y peor, aún perdido por las ciudades de su espalda…
es entonces que me atrevo a pintar allí, unos tibios atardeceres

pero… -¿dónde pongo sus instantes de ojos
esos que encontré colgados del nombre de una calle?

quizás, hoy me atreva a descoser aquellos adioses
que aún tiritan desde mitades

encumbrar regresos de sus sílabas de veces
y amontonar esos colores que la cruzan a pedales

llenar su nombre, de sur a norte con jubilosos puntos suspensivos
como quien descifra ecuaciones químicas fatales

caminar fotografías y postales frente a sus facturas de silencios
regresar finalmente a la fecha en que expira la ceniza y se hace frases

desde sus antorchas inmensas de ojos, de labios y manos

-riela 716-

713 riada


“ERA muy tarde ya, lo supe, nadie
puede darme respuesta a tanta noche”
María Sanz.

_______

algún día
en el ir y el devenir
de unas velas
desde algún extraño velero
se te asomarán al recuerdo
estas riadas, estas rielas

cansada
extrañarás mi puerto virtual
mientras alineas tu deriva
hasta anclarte
en otras palabras remotas
otras frases invictas

te verán
desvistiendo gaviotas
en la infertilidad
de un muelle
bajo una lluvia exhausta
y con ese frío
que encoje a los náufragos

abrazarás
la nostalgia
que tirita lejana
frente a tus ojos
y a la inmóvil distancia
que tanto te niega
las fragancias del vuelo

-713 riada-