el barrio de sus brazos


“ALGUNAS cosas se llevan en el sangre.

Alcanzaré tu marca
aunque me tome una vida”
Nessa O´Mahony.

_______

amo cada mes de septiembre
desde ese barrio de sus brazos

con ese confort de su risa descosida
y con todo su repertorio contagioso de veces

y así vivimos la poesía por dentro
bajo el paraguas que nos anexa anhelos de tantas lluvias

mientras ella, me sostiene los desequilibrios de quien vuela diferente
pero a la altura de la incandescencia mágica de toda esta textura
asmática y ya sin pliegues

tan mía,
que restalla siempre en cada estreno de los síntomas del pájaro
en la memoria…

-riela 412-

algarabía de cien verbos


“CUALQUIERA creería que estoy viva porque me muevo
pero hace mucho tiempo que estoy petrificada en el bronce
unida contigo en el relieve de Chagall
sobre nuestra cama doble de piedra”
Claire Goll.

_______

traducir a los ojos, esos refugios tan distantes
donde la soledad extiende una sola de sus manos

prefiero interpretar hojarascas, con maracas de ensueño
y bailar una gaita con mi farola con trenzas
bajo una infinitud de palmeras

entre los resquicios de la brisa, en un do mayor
preguntar x preguntar, simplemente a la luna:

-¿cómo se pueden medir distancias
en el pentagrama germánico de unos versos?

shhh…
hay silencios que rielan con más refulgencia
que la algarabía de cien verbos

-riela 381-

tirado al viento


“ESTOY aquí fuera, a mil millas de mi casa,
andando un camino en que otros hombres han sucumbido”
Bob Dylan

_______

llévame
que hoy nada me salve de ti

ni siquiera aquel reloj de harold crick,
tan viciado por un destino de dedos miserables,
de esos, que dan cuerda a los relojes en canciones de sabina

como en un viaje sin retorno, sin itinerarios
llévame al hombro que nada peso, que estoy inmóvil
y que para vencer soledades, a un solitario nunca le sobra
el previsto y secreto morral de los errores

sí… como a un error, pero llévame
dos lluvias más allá del sueño, que yo luego
te dejaré este lejano brillo de versos, tirado al viento

 

-376 riada-

con la ropa manchada


 “ERA strike” ya molesto el catcher jura.
“Pues no” dice el severo juez de negro “es bola,
que a mi, hic, no se me escapa ni una sola
y lo que digo, hic… lo digo a la segura.

En la grada repleta algarabía pura:
Risas, gritos y música; más sin perder la bola,
mientras otros despistados hacen cola
por conseguir un autógrafo de altura”
Lenin Guevara.

_______

en ti
como el niño que juega a atrapar pelotas feroces
mientras haces esos gestos que te parecen hermosos con trayectoria
de outfielder

en ti
a la deriva, para defender las esquinas de goma de las odiseas de ulises
con la fantástica vista aérea del diamante perfecto
desde tu eterno home plate

en ti
con el deseo de la ropa manchada y rodado por la grama
y con el último out en el bolsillo izquierdo de tu noveno inning

-374 riada-

el taller


  • -A Valería Paola-

_______

en el taller de la arquera
es donde fabrican gorriones
con el troquel de las risas,
en vez de usar las premisas
del níquel de las calaveras
de palabras recién adquiridas

en el turno de la mañana
se pintan ansiosas miradas
y se da brillo a las promesas
que tímidamente,
aquí en las tardes se espesan
y sin causar accidentes

en el taller de la hechicera
funden y forjan las ilusiones
y facturan a precio de oferta,
hay una lista de espera

con un gran inventario de sueños
ingrávidos y todos nuevos
que van y vienen, suben y bajan
y a pesar de no haber escaleras
viajan por las vigas carrileras
de la ilusión de una grúa puente

yo, por no ser dueño ni el jefe
solo trabajo pintando letreros,
aquí, en el taller de la dueña
y tengo contrato hasta febrero…

-riela 234-

pasar la página


¿SERÁ la rosa,
será tal vez el pétalo desnudo y transitorio?
Anjelamaría Dávila.

_______

puedo pasar la página
o hacerme lluvia y escampar en ti
mientras tú ordenas las horas que tiñen de colores
a los amaneceres

puedo reducir esas anchuras del tiempo
o sentarme a escribirte aplausos que parezcan versos
mientras tú regresas vestida de mar

puedo olvidar las otras voces,
esas que dan forma infinita a tu voz de primer día
mientras tú, despacio, te me haces hoja de otoño
entre las manos

-232 riada-

¿qué pensarían los gatos del cielo?


“POR culpa de los números
se me cayó la casa de la suerte
y hasta el amor más firme
se fue por la tangente”
Violeta Luna.

_______

fue una soleada mañana maracaibera
y no en una noche de luna llena
en que yo, me enamoré de ti

fue por eso, que al principio
yo me negaba a que tú existieras

luego, temí que huyeras
al descubrir, aquellas empalizadas mías en ruinas

aquel montón de escombros, que quizás para tu asombro
te confieso ahora, me rodeaban a mí

ay amor,
-¿què pensarían tus siete gatos
y mis tres perros del cielo?

cuando llegaste tú,
transitada de suaves silencios
y te posaste entera, sobre mi cuerpo
y en poco menos que un asalto,
cortaste todas mis salidas
y consumías,
sin que mediara,
una sola palabra

en tu entrega
me rasgabas toda el alma
en un delirio de besos caídos
sobre tu puerto de lentos erizos
y en la dicha que desde tu boca
desembarcó como mi destino

-199 riada-