hojalata nocturna


“UN hombre sabio,
Mirando las estrellas cruzar el cielo,
Comentó:
En las capas superiores de la atmósfera
Las luciérnagas se mueven con mayor lentitud”
Amy Lowell.

_______

son las gotas de sus pasos
a ras de las sábanas, mi magnífica armadura

tentadora oferta la de sus pies descalzos
que aligeran la evidencia y dilapidan mis preguntas

cuando anidan en mis manos sus pechos blancos
y el aguacero de sus ojos claros, mi mejor aventura

siempre… son las gotas de sus pasos
las prendas que busco en la hojalata nocturna

-riela 662-

Anuncios

de viaje ahora


“LA noche es el manicomio de las plantas”
Raúl Zurita.

_______

de viaje ahora
que más tarde, seguramente hará frío

y la cáscara menuda cae al piso
con un estruendo que devora
estrellas

yo la miro
a mitad de mi presupuesto de horas nocturnas
y alcanzo a distinguir de ella:

labios-árboles que sostienen una sola hoja
boca-solsticio que me envuelve de melodías distantes
ojos-imprudentes pececillos que susurran parpadeos

-riela 655

letanías


“TE asomas por mis ojos a la luz de la tierra
y prisionera vives en mí de extraño dueño:
te reducen a esclava mis sentidos en guerra
y apenas vagas libre por el jardín del sueño”
Rubén Darío.

_______

de nuevo esas letanías
en el umbral de tu belleza de puerto que se mueve

ese algo en ti
que llega, suelta y desata las tormentas

en la tonta concurrencia de letras
que te proclaman con palabras que te empinan

yo conquisto las siluetas que de tu cuerpo hilvanan,
las cazo pacientemente y luego empalmo

a este loco enjambre de riadas
mientras otras, simplemente se me escapan

entonces te miro y ansío
como a un verso desprevenido,
de esos que llegan ya desvestidos, sin acuerdos previos

-648 riada-

de formas sutiles


“COMO la primera gota que da sentido a una tormenta
o el colibrí que hace posible el néctar del tiempo,
soy la escama necesaria de un pez que gravita en círculos de hielo”
Ernestina Elorriaga.

_______

hay formas sutiles
que se elevan como hebras furtivas

un fulgor que trasciende
y aturde a las más tranquilas esquirlas

son esas ráfagas esquivas
que ebullen, tropezando netas imprecisiones mías

un súbito temblor
que delata distancias inmerecidas

ese algo de ti, marinera
mi diminuta hoguera, por donde sobrevuelan
unos pájaros, como signos zodiacales alados de horas ingrávidas

-642 riada-

celosías


“mi corazón
para que en él escarbes
busques tesoros
entierres muertos…”
Sabeli Ceballos Franco.

_______

celosías temblorosas
que se revelan de ese montón
de recovecos que exhiben sus ojos claros

se asoman
acomodando la catedral de su cuerpo
tan deletreado, en la humedad de una catarsis

y distorsionan distancias
al vaivén de unos desvelos, que como veleros
navegan dentro de la latitud de una misma botella

-riela 630-

pequeños miedos


“LA palabra trueno vuelve
a vibrar entre las hojas
como un volcán
como el océano
se estrella contra la frente de quien
sin pensarlo pero a sabiendas
vino a dejar sus pasos —
la huella de sus pasos
aquí
en esta orilla”
Teresa Arijón.

_______

mírame de nuevo
que tu mirada es perfecta y perdura en el tiempo
lo que la reparación de un beso

háblame luego
que tu voz senda mía, es el cauce tibio y seco
del total desguace de mis pensamientos

piénsame así, en silencio,
con ese estruendo hermoso de tus estrafalarios deseos
rodando los metros más permeables de mi cuerpo

ven, amándome en secreto
mientras me represas en sueños,
en aromas, en gestos y en pequeños miedos

-628 riada-

trenes sin destino


“ARRÁNQUEME. Señora. Las ropas y las dudas. Desnúdeme. Desdúdeme”
Eduardo Galeano.

_______

amor mío,
hoy procúrate la lluvia
y que nos lleve en gotas a la página principal de otro cenit

hazte mar y tu boca sea la tormenta
que agrede con densa espuma de besos en cada acantilado mío

si así te ves, solo sonríete
dite que hay trenes sin destino y amores que naufragan en un café

disípate ahora, en suaves cascadas bajo la lámpara
y resbálate a mis brazos, que te esperan con acuarelas temblorosas
de veces

-627 riada-