Archivo de la etiqueta: Marie Curie

654 riada


“LA noche es un dibujo de faroles y luces traseras de autos.
Sobre el plano inmóvil del río Alster están las banderas
blancas de la noche.
Bajo los árboles caminan las sombras.
Soy yo”
Helmut Heissenbüttel.

_______

me decías:

-los que aman sin destino
son como pájaros sin garganta

como el equilibrista entre el insomnio y la cordura,
como los pétalos sin nombre sobre el asfalto…

y mirábamos saltar la flor
desde la lágrima, con la prisa del átomo

tres sílabas mal escritas, maria
son tres saltos definitivos

con la textura de tres geranios
sobre lo improvisado de tres martes consecutivos

en las costillas de estos doce simples versos-naufragios

-654 riada-

riela 519


“POESÍA: La palabra esencial en el tiempo”
Antonio Machado.

_______

del insomnio a la palabra
ella es quien traduce el vuelo de los pájaros

sin más preámbulos, ella sonríe
y adelanta en tres vueltas
al planeta

a punto de convertirse en jueves
ella felizmente, transmuta y se mueve
en una sola mirada hasta mi pecera

lanza su estatura vespertina
y despierta la cordura de los lápices
sobre la piel del poema

peligrosamente
ella llega silbando mi nombre
y todo estalla, en mil canciones pequeñas

-riela 519-

riela 294


“NADA en la vida debe ser temido,
solamente comprendido.
Ahora es el momento de comprender más,
para temer menos”.
Marie Curie.

_______

rompe el agua
la entereza de las formas y el metal alerta
hace alardes de torpeza

sin un rostro para resignarse
sino el manojo de luces que comparten las promesas
y que ahora remontan sobre las espaldas de la incertidumbre

apenas somos luces y sonidos hasta más allá de esa intersección
donde la oquedad se cierra, como un párpado presuroso

-riela 294-

riela 120


“SÉ que un amor
puede volverse blanco
como cuando se ve un alba
que se creía perdida”
Alda Merini.

_______

intento mirar a los ojos de la húmeda nostalgia
y escuchar los escándalos del agua, en simples naufragios
que traducen palabras desde el barro, en suculento desparpajo

arrullo la fantasía adherida al océano de luz, que ella habita

y en la torpeza del ruido de lo ya añadido:
-¿es necesario el ardor del sueño simple
que llega con la música por fuera?

hoy su boca, es la almendra servida en la ventana de la tarde

-riela 120-