Archivo de la etiqueta: Mario Benedetti

riela 710


“TÚ miras mis ojos mientras hablas,
yo miro tus labios moverse.

Cada palabra que nace en tu boca
es un beso que he perdido”
Mariel Damián.

_______

lejos  ya de la brecha abierta entre los sentidos y la memoria
ya  detenido sobre el teclado, deletreo la palabra “ausencia”
estoy  buscando una orilla entre frases extraviadas del olvido

lejos  ya de los boleros, de las caricias y de los besos bailados
ya  en la sombra de otra tarde, sobre el piso de otros versos
estoy  añorando esas mareas de su cuerpo en mis brazos

lejos  de la arena y la espuma que una vez nos unieron
ya  con el recuerdo en su constelación menos fosforescente
estoy  mirando mi cicatriz nocturna pugnando con la luz

lejos  de todo encuentro posible entre fechas fragmentadas
ya  todo quedó como una mancha en el eco de mi derrota
estoy  pensando en ella, aunque ya sin los aplausos…

-riela 710-

riela 556


“MI historia está llena de silbidos y dédalos,
de voces y de veces, de jodidas preguntas,
de estaciones narradas para un inventario
de cicatrices y de resonancias”
José Luis Díaz-Granados.

_______

de ella nació hasta mis arterias
este rito fluvial y aquel pacto sagrado
de mis ojos con sus ojos grandes de almendras

de ella, me gusta la luna tras la niebla escondida
y los bucles de su pubis al viento, deletreando
paisajes bajorrelieves sobre la arena

de ella, la risa y su extendida lengua
que provocan arco iris nocturnos
y un instante después…

desatan tormentas

-riela 556-

riela 551


ANTES del soplo natural
de la palabra, fue la luz
grafismo y vez
para la urgencia de metáforas”
Gilberto Castellanos.

_______

hay palabras que carecen de un puerto
de un cuello, de un tono estratégico y de ganas para volar

ahora escurre una estrofa íntima y ya desnuda
entre los escombros de viejos muros de palabras, me mira y se va

sucede es que la amé como a la arena del mar
técnicamente atascado a su ombligo, sin códigos ni brújulas

pasa es que la tuve demasiado peninsular, y ella
me hizo alfombra navegada, con el solo pabilo de una mirada

y la miré, como se mira a los relámpagos
cuando ella era la lluvia y tiritaba frente a un espejo vectorial
como una hoja recién aprendida

después la supe instrumento musical,
cima en llamas que alumbraba mi arsenal de sombras,
locura banal cuando la noche no tenía las salpicaduras de su rostro

y al final, es esta particular alcurnia trepando los costados abismales
de tanto desasosiego, lo que hace ahora una simple parodia
de estos versos…

-riela 551-

500 riada


“Sé que vas a quererme sin preguntas, sé que voy a quererte sin respuestas”
Mario Benedetti.

_______

van y vienen frases que golpean
sobre la amura, a estribor del poema

las velas van henchidas de viento
dos verbos andan sueltos, a sotavento del pensamiento

en este mar de palabras, asoman tormentas
mientras tú faenas, adjetivos en la eslora

a babor contemplo el puerto de tus manos
sobre esa orilla, atada a la driza de mis ojos

una estela viene narrando las proezas
de la poesía, en eternas rielas

entonces, tiemblan las regalas
y el sueño de las escotas, es donde tú navegas…

-500 riada-

484 riada


“NO sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices”
Mario Benedetti.

_______

detrás de tu voz
todavía andas tú…

con esas hendiduras que reconozco
donde se arremolinan los recuerdos

parcelando lo nuestro
me hablas como si hablasen unos linderos

como en aquellos días
de la radio en blanco y negro

cuando a mis oídos llegaban canciones
que te nombraban como a temblores

-484 riada-