ojos de almendras


“MI historia está llena de silbidos y dédalos,
de voces y de veces, de jodidas preguntas,
de estaciones narradas para un inventario
de cicatrices y de resonancias”
José Luis Díaz-Granados.

_______

de ella nació hasta mis arterias
este rito fluvial y aquel pacto sagrado
de mis ojos con sus ojos de almendras

de ella, me gusta la luna tras la niebla escondida
y los bucles de su pubis al viento, deletreando
paisajes bajorrelieves sobre la arena

de ella, la risa y su extendida lengua
que provocan arco iris nocturnos
y un instante después…
desatan tormentas

-riela 556-

Anuncios

particular alcurnia


ANTES del soplo natural
de la palabra, fue la luz
grafismo y vez
para la urgencia de metáforas”
Gilberto Castellanos.

_______

hay palabras que carecen de un puerto
de un cuello, de un tono estratégico y de ganas para volar

ahora escurre una estrofa íntima y ya desnuda
entre los escombros de viejos muros de palabras, me mira y se va

sucede es que la amé como a la arena del mar
tercamente atascado a su ombligo, sin códigos ni brújulas

pasa es que la tuve peninsular, y ella
me hizo alfombra navegada, con el solo pabilo de una mirada

y la miré, como se mira a los relámpagos
cuando ella era la lluvia y tiritaba frente a un espejo vectorial
como una hoja recién aprendida

después la supe instrumento musical,
cima en llamas que alumbraba mi arsenal de sombras,
locura banal cuando la noche no tenía las salpicaduras de su rostro

y al final, es esta particular alcurnia trepando los costados abismales
de tanto desasosiego, lo que hace ahora una simple parodia
de estos versos…

-riela 551-

frases que golpean


“Sé que vas a quererme sin preguntas, sé que voy a quererte sin respuestas”
Mario Benedetti.

_______

van y vienen frases que golpean
sobre la amura, a estribor del poema

las velas van henchidas de viento
y unos verbos andan sueltos, a sotavento del pensamiento

en mi mar de palabras, también hay tormentas
y tu faenas marinera, los adjetivos en la eslora

a babor contemplo el puerto de tus manos
sobre esa orilla, atada a la driza de mis ojos

una estela va narrando las proezas
de la poesía, en eternas rielas

entonces, tiemblan las regalas
y el sueño de las escotas, es desde donde tú navegas…

-500 riada-

como a temblores


“NO sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices”
Mario Benedetti.

_______

detrás de tu voz
andas tú…

con esas hendiduras que reconozco
donde se arremolinan recuerdos

parcelando lo nuestro
me hablas, como si hablasen unos linderos

como en aquellos días
de la radio en blanco y negro

cuando a mis oídos llegaban canciones
que te nombraban como a temblores

-484 riada-

cualquier día inesperado


“QUISIERA bordear tus dedos,
vaciar mi temor
a este silencio.

Sostenerme en los instantes
en que te imaginé eternamente mío”
Mamen Somar.

_______

donde se hace flor cualquier día inesperado
ante las botellas recién llegadas
a una orilla de algún mar
irreconocible

amanece la lluvia en ti
en la ciudad donde el viento se detiene
para contemplar los eclipses de tus lunares

a la víspera de la comisura de tus labios, a destiempo
allí, donde tus párpados entibian las alas de mis sueños
y donde cualquier palabra es brecha
en el ardor de la espera

de pronto,
tus caramelos saltan de la melodía
y se hacen eternos al vuelo

 

-440 riada-

¿habrá algún remedio…


“TUS proporciones se mantienen firmes
y sobresalen,
como una manera de decir
que aún la belleza de las formas
merece las caricias del amante”
Néstor Mendoza.

_______

¿habrá algún remedio para esta torpe alegría
que por aquí transita, sin las formalidades
con que se curvan dulcemente los caminos?

¿alguien sabrá el secreto, en la rutina donde la fantasía
finalmente se extravía en la transacción magnética
que impone círculos virtuales al vuelo
de las golondrinas?

tú, solo puéblame de instantes…
vísteme de labios para la inauguración del sueño
aquel que sobrevive al cuarzo, desde la tersura de todos
tus contrastes…

-437 riada-

pinch hitter


 “LINDA boca por donde leve,
Su blancura muestra el marfil
Pie que encanta por ser tan breve
¡Ay que niñas tan dulces, las de este país!”
Guillermo Gómez – Rivera.

_______

quiero aprender a amontonar tus sentidos
y hacer piruetas con la trementina de tu nombre

encender fogatas en tus pupilas verdes y caer en tus abismos
quiero que se escuche tu aliento trepando mis noches

quiero es ser la hoja en cada una de tus ramas
decorar tu nostalgia con las profecías de una furia de besos

y ya nunca más, ser el “pinch hitter” en el roster de los pentagramas
musicales de las horas que vivo, para así pintarte siempre con versos

-351 riada-