Archivo de la etiqueta: Marlene Dietrich

718 riada


“¿CURSI yo?

Cursi la noche de Cancún, imitadora no oficial de tus ojos
Cursi el hilo de grana, tibio símil de tus labios

Y el trinar de sinsontes que suplanta los arpegios de tu voz
Y las bíblicas gacelas, hologramas humildes de tus pechos

¿Cursi yo?

Cursi tú
Dueña de prodigios”
Oscar Cortés Tapia.

_______

que hoy, ya no nos duela más el tiempo guardado en recuerdos
ni esa luna abotonando manchas en las ventanas
de tanto invierno

que te muestren la caja donde cenicienta guarda sus zapatos viejos
y nos pongan las mismas canciones de sabina
pero en blanco y negro

que hoy me inviten al paladar extranjero de tantas musas olvidadas
y a ti, que te sirvan copas de vino con colores
más tintos que palabras

a mí, que me perdonen tanta idiotez sostenida a mi costado izquierdo
y a ti que hoy te enamoren, con dosis telúricas
de hermosas rimas y versos

que hoy nos amen, con esa terquedad absoluta que muestran las olas
con esa dura insolencia del ingrávido vuelo
de la luz sobre las sombras

-718 riada-

642 riada


“COMO la primera gota que da sentido a una tormenta
o el colibrí que hace posible el néctar del tiempo,
soy la escama necesaria de un pez que gravita en círculos de hielo”
Ernestina Elorriaga.

_______

hay formas sutiles
que se elevan como hebras furtivas

un fulgor que trasciende
y aturde a las más tranquilas esquirlas

son esas ráfagas esquivas
que ebullen, tropezando netas imprecisiones mías

un súbito temblor
que delata distancias inmerecidas

ese algo de ti, frasquitera
mi diminuta hoguera, donde sobrevuelan
unos pájaros, como signos zodiacales alados de horas ingrávidas

-642 riada-

riela 590


“DESDE nunca te quiero y para siempre,
desde todo y quizá y para siempre”
Amalia Iglesias Serna.

_______

hay momentos que se me pierde
bocarriba en el tiempo, sin alas ni cordeles

hay veces
que el lápiz también siente la fiebre
del poema sobre la blancura del papel indiferente

pero siempre
este color de noviembre
en sus ojos es el otro huésped
que corre, vuela, salta y brinca sobre los puentes
buscando la hojarasca musical de sus dos manchas verdes…

insobornables al tumulto alegre
de mi corazón que se incendia como papeles
van por ella estos versos, tan ligeros como mi suerte
pero con la fuerza que empuja a los trenes…

-riela 590-

537 riada


“SI el cielo tiene una sucursal
seguro estoy amor mío, que su dirección postal
está en ese barrio de tus rodillas”
Ángel Valles C.

_______

se desparraman las ganas al tráfico ruidoso de tus rodillas
y encaraman los besos a la garganta del alba
para mirar tu densidad de río

marinera, hoy te llego en ascensor
en vez de usar las escaleras
de tus rodillas,
es que tengo prisa
por tocar las cordilleras
que remontan la imaginación

mis dedos, parecen locos bajitos, peligrosos y ajenos
que se zumban como puñados de arena
como si ellos fuesen los dueños
de ese lunar, en tu rodilla izquierda

-537 riada-

riela 519


“POESÍA: La palabra esencial en el tiempo”
Antonio Machado.

_______

del insomnio a la palabra
ella es quien traduce el vuelo de los pájaros

sin más preámbulos, ella sonríe
y adelanta en tres vueltas
al planeta

a punto de convertirse en jueves
ella felizmente, transmuta y se mueve
en una sola mirada hasta mi pecera

lanza su estatura vespertina
y despierta la cordura de los lápices
sobre la piel del poema

peligrosamente
ella llega silbando mi nombre
y todo estalla, en mil canciones pequeñas

-riela 519-

232 riada


¿SERÁ la rosa,
será tal vez el pétalo desnudo y transitorio?
Anjelamaría Dávila.

_______

puedo pasar la página
o hacerme lluvia y escampar en ti
mientras tú ordenas las horas que tiñen de colores
a los amaneceres

puedo reducir esas anchuras del tiempo
o sentarme a escribirte aplausos que parezcan versos
mientras tú regresas vestida de mar

puedo olvidar otras voces…
esas que dan forma infinita a tu voz de primer día
mientras tú, despacio, te me haces hoja de otoño
en las manos

-232 riada-

riela 78


“CUANDO llega un parte y debo marchar
Sin saber querida, si puedo regresar
Se que me esperas siempre fiel
Bajo el farol frente al cuartel
Lili mi dulce miel, eres tú lili marleen…”
Hans Leip.

_______

si yo fuese capaz de aprender de memoria 
el sosiego que viene con una bala, entendería los besos urgentes
y las despedidas sin peinar que ahora y aquí se asoman

si pudiese en este momento, entender lo que significa
ser el amante perfecto de la misma farola con trenzas que soñamos
vestida con su falda de mar y su blusa de puertos

ante el recuerdo flaco y la distancia larga y negra
su pañuelo blanco a mi zumbido de insecto se aferra
y ya no recuerdo… si he ganado o vuelto a perder esta guerra

-riela 78-