mapas de mareas


“AUNQUE la gran verdad se llama arcilla, greda.
Aunque ligeros guijarros presagian
de la abisal noche el secreto
el azar del molinete de los días
valga tal vez por lo del juego.
Porque toda la sorpresa cabe
en el invento armado por un niño.
Cornucopia vertida desde un sin comienzo
confuso en la lejanía de la sed
lúdica de la esperanza y del apego.
Son sus nombres curiosidad, ansias, anhelos”.
Lubio Cardozo.

_______

recordando la textura de tantos besos permitidos
sobre estas cálidas esquirlas caribeñas
me doy cuenta, que te extraño

tú eres, la que viste de canción
al silencio en la caída del rocío
y a la rotura alegre de los vidrios

me explicas con tu acento del sur
las derivadas matemáticas, en secreto
esas que forjan y que luego mueven al viento

sonríes
y me tumbas el sombrero
donde guardo mis mapas de mareas

te miro, y ya no sé
si aún eres la mujer bajo la lluvia
o eres un pájaro incendiándose

-259 riada-

cuando la cáscara se rompe


“CÓMO puede alguien con los ojos abiertos
Desear una sola rosa en un jardín lleno de flores.”
Aleš Šteger

_______

recuerdo
que todo sucedió aquel verano
en que elisa bach visitaba liubliana
y en el estreno, ella restauraba la primavera
para cantar aquel bossa nova
sobre cómo se abotonaba la seda inoportuna
a unos poemas de desamor de aleš šteger
y en cierta forma
-efímera de boleros y de jazz-
los cercenaba de toda culpa

-riela 253-

espejo


“TE vistes con la desnudez de todos los espejos,
sin más abrigo que un festín de claridades”.
Beatriz Hernanz.

_______

mi mundo frente a un espejo -imagino-
debe ser como la algarabía de aquellas tantas veces
en que el mar lo habitaba todo, menos ese arco desde donde
disparaba yo, mis ojos

de espaldas al mar, un día se me secaron todas las algarabías
y quedan los ecos de algunos disparos -los más míos-
como fotografías desparramadas en mis bolsillos
transparentes, para acomodar nuevos ecos

con ternura, sostiene mi reloj su minuto más lento y más huérfano
en la vigilia de esta lluvia, sobre las acacias y las siemprevivas
que son ciudad en mi ventana

-riela 251-

el fragmento más frágil


“DE Chachopo a Apartaderos
camina Luz Caraballo
con violetitas de Mayo
con carneritos de Enero
inviernos del ventisquero
farallón de los veranos
con fríos cordilleranos
con riscos y ajetreos
se te van poniendo feos
los deditos de tus manos”
Andrés Eloy Blanco

_______

un día le dije
que el amor se elevaría como el fragmento más frágil
de la post data estructural, en la minuta final de los tiempos,
y no me creyó…

un parpado custodiado, era ella
en aquella cajita misteriosa, dentro del equipaje
de mi maleta marrón, que flota como un cadáver sobre la última gota
de silencio eterno

y ante la extraña presencia de unos peces
en el caudal de las últimas estrellas metálicas
dentro de un círculo de fuego, desfallece un suspiro suyo, bajo la luz
de una lámpara de mesa

-riela 249-

echa a volar paloma


“LA gente más triste que he conocido en la vida son aquellas a las que no les importa profundamente nada.”
Frase de la película: Dear John

_______

echa a volar paloma
de las frías arterias de los mármoles

sacude el polvo de los horóscopos
y anida en la efervescencia de los insomnios

hazte cuchillo labial y corta ya
a estos versos cautivos, de la raíz del poema

y vuelve otro día, a los vapores de mi enramada
para contarte las lunas que nacieron de tu ausencia

-248 riada-

la fantasía de tu boca


“NAVEGABAN retazos de la noche.
Aún no era hora de despertar, y despertamos.”
Selva Casal

_______

ay amor

pon tu estrella más en alto
que yo quiero, es llamarte “antorcha”
sin la parcialidad, ni la pulcritud de tanto mueble acomodado

y después quizás, sucumbir al ocaso
contigo hasta la etimología de las calizas
en ese extraño idioma de bosque, que ahora tiene la lluvia

en tu vuelo, déjame ser la rama sobre las aristas
mas blandas de las palabras, que irrumpen al tibio aleteo
de esta inconfesable nostalgia de pez, que sonríe mientras fuma

después de un “te amo” flaco y prolongado
sobre las astillas danzantes del deseo, quiero estrenar el ruido
de la rotura de tanto hilo elástico, que te sostiene en la transparencia

y que seas tú, el último silbido del vapor en estas confesadas ganas
que llegan para empapar las horas blancas, en las que nunca
nunca, nunca se me hace texto, la fantasía de tu boca

-247 riada-

pasar la página


¿SERÁ la rosa,
será tal vez el pétalo desnudo y transitorio?
Anjelamaría Dávila.

_______

puedo pasar la página
o hacerme lluvia y escampar en ti
mientras tú ordenas las horas que tiñen de colores
a los amaneceres

puedo reducir esas anchuras del tiempo
o sentarme a escribirte aplausos que parezcan versos
mientras tú regresas vestida de mar

puedo olvidar las otras voces,
esas que dan forma infinita a tu voz de primer día
mientras tú, despacio, te me haces hoja de otoño
entre las manos

-232 riada-