eternas miríadas de versos


“CUENTAN que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Itaca
verde y humilde. El arte es esa Itaca
de verde eternidad, no de prodigios”
Jorge Luis Borges.

_______

anoche

anduve caminando por veredas de versos de virgilio

hice lluvia a partir de pequeñas soledades

dibujé soles blancos sobre soles rojos, por esos lugares
donde anida el viento para dormir entre los árboles

mientras la luna alardeaba de unos arpegios
con vidrios rotos del camino

el mar entonaba sus antiguas melodías
desde la edad de las antorchas,
con sus ciegas cítaras

y siempre, siempre tú, marinera
desde la simetría del agua, emergiendo
ya desvestida, entre eternas miríadas de versos…

-606 riada-

Anuncios

el catorce de neruda


“A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces, cuando aún no existías”
Pablo Neruda.

_______

catorce veces el catorce de neruda
ese en que tu resides con cotidianidad casi perfecta

marinera
es que tú estás hecha de sombras a mi medida

vives en la madera invicta de mis inventarios del moldava
y trazada en mi vida, como desde antiguas carrocerías egipcias

aunque esté lejos de tus ojos, de tu tiempo, mi voz te alcanza
como rielas escarbando en distantes barcos a la deriva

y es que hoy ando recolectando tardes tuyas como a caros fragmentos
con el mismo ímpetu concurrente que tienen los ecos

-598 riada-

llamarte tumulto


“ESTE es un viaje
sin más brújula que el viento
ni más compañía
que este miedo y esta noche”
Ana María Navales.

_______

llamarte tumulto

como a la luz que se emite
desde las espesuras de las esferas

te me haces verso infinito
a medida que más y más te alejas

me sobran palabras
que suenan como las hojas secas

y me falta un mar
que golpee y anochezca
la blancura en que me dejas

-597 riada-

solapando estrellas


“PERO nada serás
sin estos versos
convertidos en pájaros
en círculos
en pasos
que mis años alargan”
Minerva Margarita Villarreal.

_______

¿es hechizo?, me preguntas
-esos momentos en que todo excepto tú, desaparece

embeleso, maleficio, brujería…
esos detalles que te envuelven de implicaciones breves, maria

me hablas y mi vida ensaya esos recorridos
en la cuerda floja entre décimos pisos

-¿qué más sutil y complejo mecanismo
que esos ojos tuyos atrapando a los artificios
esparcidos por los arenales de mi alegría?

son los besos que me debes, frasquitera
ese crédito impagable y transparente de veces
de tu dulce encanto elevándose como la bruma a lo alto

y me dejas con los golpes trapecistas del agua
tan grandes, del tamaño de tus atardeceres

nunca + me sueltes bruja, al enjambre de otros versos
átame a esa levadura tuya que nunca cesa,
a tu sombra más pequeña de pez
solapando estrellas…

-584 riada-

si la mañana encalla


“A diferencia de ti, los demás viven sólo ese momento
y son la espuma indistinta”
Rodrigo Arriagada-Zubieta.

_______ 

si la mañana encalla
entre los arrecifes; no digas nada, no te asustes
solo mírame entre la magia del agua que conjugan los azules

me hablas y me trenzas unos ríos
cuando al amor mío, nada más consuela
sino remotas y venideras, esquivas y peligrosas las respuestas

izando pájaros con viejas cuerdas de luna
al mar se desnudan, fechas que llegan vestidas de promesas
y si yace abierta una duda, es tu risa la que anda suelta
marinera, entre el viento, el mar y la bruma

-578 riada-

poema delirante


“ERA
un
pájaro
cansado
y

estabas
casualmente
allí
de
pie
con
un
cuchillo

y una bolsa, vacía de alas”
Matilde Södergram.

_______

una tarde
la miré caminar entre escombros de lápices
tan efímeros de eternidades…

y entonces la hice poema delirante

juntos, como dos criminales triunfantes
estropeamos y escondimos la última edición
la más pequeña y huérfana de nuestro vuelo sin retorno

en plena huida
nos atraparon, indocumentados en la franja fronteriza
de una promesa que nunca hicimos

-riela 577-

descalza y ya redimida


“NADA fue tuyo.
Solo imagínate una casa y la luna.
El fuego vacilante de la llama.
La mensajera noche
allá en la soledad de las estrellas”
Amparo Osorio.

_______

con los ojos rendidos al mar -siempre a babor-
me arrimo a esa isla de tus formas
coyuntura de promesas

y fondeo junto al desorden de los momentos
en que me hablas del aroma nerudiano de otros caudales
de otros cuadernos, de otras patrias

columpiando, seguramente descalza y ya redimida
al pie de la música, te llueven a los ojos
extendidas manchas de versos,
con etiquetas arrebatadas
de puertos míos

me alcanzas y te alcanzo, marinera
y somos como un par de monedas para el viaje
a centímetros de descubrir la forma peninsular de los sueños

pero, a veces en la zozobra + bien parecemos
dos árboles que secretean a unos pájaros
la sabiduría de las jaulas ausentes
a mitad del vuelo

-575 riada-