LO SIENTO


“UN libro no es más que parte
del pago de una deuda.”
Sara Cohen

_______

muchas veces el viento,
como a veces, también los ríos o el amplio mar
nos traen desde el otro lado de los sueños
hasta la más íntima trinchera,
esa orilla plana del recuerdo:

-un zapato huérfano, zapato de mujer
-el poema de amor más efímero del mundo
-una extraña espuma rizada de palomas blancas
-la alegría descalza corriendo detrás de los tamarindos
-un barco en la plaza para no morir de mar en la calle
-la renuncia escrita, ya firmada, y dirigida a la herida
-una multitud de grillos para comprender a la lluvia
con esta post data de apenas dos palabras al amor…
LO SIENTO

-riela 246-

¿qué pensarían los gatos del cielo?


“POR culpa de los números
se me cayó la casa de la suerte
y hasta el amor más firme
se fue por la tangente”.
Violeta Luna.

_______

fue una soleada mañana maracaibera
y no en una noche de luna llena
en que yo, me enamoré de ti

fue por eso, que al principio
yo me negaba a que tú existieras

luego, temí que huyeras
al descubrir, aquellas empalizadas mías en ruinas

aquel montón de escombros, que quizás para tu asombro
te confieso ahora, me rodeaban a mí

ay amor,
-¿què pensarían tus siete gatos
y mis tres perros del cielo?

cuando llegaste tú,
transitada de suaves silencios
y te posaste entera, sobre mi cuerpo
y en poco menos que un asalto,
cortaste todas mis salidas
y consumías,
sin que mediara,
una sola palabra

en tu entrega
me rasgabas toda el alma
en un delirio de besos caídos
sobre tu puerto de lentos erizos
y en la dicha que desde tu boca
desembarcó como mi destino

-199 riada-

a ti


“LA hoja se fugó,
Como amante del aire.”
Yajaira Bustillo Nava.

_______

a ti que me has enseñado a vivir
también a medir, a juzgar, a mentir
y a interpretar tus deseos y silencios

a ti que me dejas comprender
los estruendos de las tormentas
y a las horas pobladas de reveses

a ti que me dejas amarte de esta forma infinita,
inagotable, inimaginable y sencilla…
y cuando me pierdo, siempre tiras del cordel

a ti, la que siempre al final se ausenta para que yo aprenda
a interpretar lo que en latidos, su corazón me dice
y lo que eternamente resbala desde las cornisas de su mirada

-19 riada-