orbitando


“NO es tuyo el alarido
cuando el viento golpea
la punta de los limones
o pliega la albahaca
entre maceta y maceta
de pronto en la noche…”
Maria Pia Argentieri.

_______

tengo al mes de mayo todavía temblando
orbitando el ombligo blanco de una quimera

desabrigado e intentando pintar un cuadro
donde convivan de nuevo, mi boca con sus caderas

en la parte más alta de un vecindario
donde sea mérito, el calor de una hermosa chimenea

-riela 316-

casi apocalíptico


“DE nuevo sabes que allende ese muro,
bajo la indómita cabellera de los sauces

persiste algo secreto,
tan maravilloso y peligroso

que si te adentraras y contemplaras
morirías, o serías feliz por siempre”.
Lisel Mueller.

 

_______

de todas esas formas abstractas
que de ti precisan para la ternura

yo me quedo con el desastre
de saberte en los siete tres nueve síntomas del ruido

me quedo con esa calumnia sin antídoto
de tu navegada marea-risa-mar sobre los asfaltos

y con la incertidumbre (ya vestida de redención)
de este fatum catastrófico y casi apocalíptico

de no tener una mirada tuya
recostada sobre el césped de esta tarde absoluta de junio

-310 riada-

LO SIENTO


“UN libro no es más que parte
del pago de una deuda”
Sara Cohen.

_______

muchas veces el viento,
como a veces, también los ríos o el amplio mar
nos traen desde el otro lado de los sueños
hasta la más íntima trinchera,
esa orilla plana del recuerdo:

-un zapato huérfano, zapato de mujer
-el poema de amor más efímero del mundo
-una extraña espuma rizada de palomas blancas
-la alegría descalza corriendo detrás de los tamarindos
-un barco en la plaza para no morir de mar en la calle
-la renuncia escrita, ya firmada, y dirigida a la herida
-una multitud de grillos para comprender a la lluvia
con esta post data de apenas dos palabras al amor…
LO SIENTO

-riela 246-

¿qué pensarían los gatos del cielo?


“POR culpa de los números
se me cayó la casa de la suerte
y hasta el amor más firme
se fue por la tangente”.
Violeta Luna.

_______

fue una soleada mañana maracaibera
y no en una noche de luna llena
en que yo, me enamoré de ti

fue por eso, que al principio
yo me negaba a que tú existieras

luego, temí que huyeras
al descubrir, aquellas empalizadas mías en ruinas

aquel montón de escombros, que quizás para tu asombro
te confieso ahora, me rodeaban a mí

ay amor,
-¿què pensarían tus siete gatos
y mis tres perros del cielo?

cuando llegaste tú,
transitada de suaves silencios
y te posaste entera, sobre mi cuerpo
y en poco menos que un asalto,
cortaste todas mis salidas
y consumías,
sin que mediara,
una sola palabra

en tu entrega
me rasgabas toda el alma
en un delirio de besos caídos
sobre tu puerto de lentos erizos
y en la dicha que desde tu boca
desembarcó como mi destino

-199 riada-

simple


“LA piel es más veloz que la calle”
Ingrid Valencia. 

_______

simple notoriedad de la luna
en aquel flujo lejano de palabras
despeinadas por el filo de la noche

seguramente, fue en ese flash oscuro
cuando la buscaba entre ráfagas de tanto silencio
lo que al final, me dejó hecho un espejo

-riela 184-

menos mal


“SÓLO persigo
la plenitud inocente de mis manos
en tu geografía, por ellas
desconchada.”
Carmen Rueda.

_______

menos mal
que todos tenemos un verso inaugural
por donde vemos a la poesía
como a un salto mortal

y menos mal
que el cielo de tus ojos claros
ya viene cayendo sobre el mar
donde mis versos navegan
y la luna vuelve
a girar

-riela 148-

a ti


“LA hoja se fugó,
Como amante del aire.”
Yajaira Bustillo Nava.

_______

a ti que me has enseñado a vivir
también a medir, a juzgar, a mentir
y a interpretar tus deseos y silencios

a ti que me dejas comprender
los estruendos de las tormentas
y a las horas pobladas de reveses

a ti que me dejas amarte de esta forma infinita,
inagotable, inimaginable y sencilla…
y cuando me pierdo, siempre tiras del cordel

a ti, la que siempre al final se ausenta para que yo aprenda
a interpretar lo que en latidos, su corazón me dice
y lo que eternamente resbala desde las cornisas de su mirada

-19 riada-