riela 669


“CERRAR los ojos de sequía
gustarme soñaría, aquí en el aliento.
Y trastear las lágrimas
que eran de entrada
y no de gobernar…”
Antonio de Saavedra.

_______

memorizando las letras vandálicas de su nombre,
fue que aprendí los seudónimos marítimos de su cuerpo

y al final, ella amontonó tanto vendaval en mí
que una noche cálida de luna flaca

-por error- toqué el botón aries de su rueda zodiacal
y se hizo la luz sobre los cauces de mi dicha

fue entonces que me hice lluvia
intentando capturar su hechura…

pero ella, era ya un océano

-riela 669-

Anuncios

654 riada


“LA noche es un dibujo de faroles y luces traseras de autos.
Sobre el plano inmóvil del río Alster están las banderas
blancas de la noche.
Bajo los árboles caminan las sombras.
Soy yo”
Helmut Heissenbüttel.

_______

me decías:

-los que aman sin destino
son como pájaros sin garganta

como el equilibrista entre el insomnio y la cordura,
como los pétalos sin nombre sobre el asfalto…

y mirábamos saltar la flor
desde la lágrima, con la prisa del átomo

tres sílabas mal escritas, maria
son tres saltos definitivos

con la textura de tres geranios
sobre lo improvisado de tres martes consecutivos

en las costillas de estos doce simples versos-naufragios

-654 riada-

riela 634


“NO lo sé.
Les digo que no le conocí
pero tampoco puedo asegurarlo
porque el otoño sella la memoria”
Jorge Ruiz Dueñas.

_______

hoy me dices:

mi ángel, escribe rielas…
hazme versos con el combustible de tus venas
que tus manos manipulen y reparen la brújula de todas las quimeras

y luego espera
el arrullo del secreto aquel, como de corriente alterna
desde una proa centellante, que al final, es lo que te gobierna…

mantén en alto tu ala de letras,
escribe y describe bajo la luna grande, junto a la llama pequeña
cierra los ojos, que la música enredada con la lluvia, son ahora tu frontera

-riela 634-

611 riada


“NO sabes
que pájaros han quemado sus alas
bajo la corteza de estos árboles.

Deja ausente tus fuegos.

Trae el río hasta los labios.

Brota espinas entre tus manos
para horadar los cuerpos.

Penetremos en este lago
sin tiempo,
sin luz”
Celsa Acosta Seco.

_______

cuando vuelvas
si aún reconoces el camino y decides regresar…

tráeme media docena de lluvias camufladas talla M
y un par de meses polvorientos talla 10

quédate tú con el eco
lento y melancólico de los relojes

y seamos nuevamente
aquellos despertares delirantes viajando como fantasmas
por las vigas carrileras de los quinientos ojos del día después

recuerda que los pájaros siempre regresan

y que el vuelo es la continuidad de la misma breve huida,
nada más

-611 riada-

riela 573


“NO son nube ni flor los que enamoran
eres tú, corazón, triste o dichoso…”
Rosario Castellanos.

_______

maria

nunca pretendió ser el fuego cruzado
ni la alegría en las alas de un salto
en ninguno de sus retratos

pero entendió que en la cosecha de las prioridades
de sus asombros diarios, fue siempre el pedal y no los frenos
lo que se quedó enganchado en los garfios blancos de la luna
aquella noche, junto al sticker price de su bici amarilla

quizás, fue solo el jaque mate al vuelo alegre del pájaro
o la fecha rota sobre el calendario, lo que + dolió
en las rodillas

-riela 573-

505 riada 1-2


“POR una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso…
yo no sé qué te diera por un beso”
Gustavo Adolfo Bécquer.

_______

te busco en silencio frente a los espejos
y en los ardores que aún me permite el recuerdo

te busco en palabras, derramadas desde copas  de versos
y en las manchas de olvido que va desalojando el tiempo

a veces te alcanzo y entonces te tengo
y otras simplemente, más te pierdo

es este andar de ola, pero en contra del viento
este andar de sombra, tan desparramado y lento

-505 riada-1

——-

prendida de incertidumbres
mujer de agua

dulce criatura de voz baja
demora tu perfume desde las encinas
y dame ese exilio diminuto, frente a tus ojos

mírame…
soy la certeza en el espejo
a la espera de un pellizco tuyo

-505 riada-2

riela 418


“SE fue, no me avisó, amaneció y se fue, se fue de mi cielo a no sé dónde.
¿Acaso a su último sueño?”
María Cristina Solaeche Galera.

_______

precisar la gota que transcurre por su seno
hasta el séptimo vuelo mortal que da el aroma de la trementina
a todo ímpetu gravitacional, entre aries y capricornio

… es la locura

-el miedo ante el último botón de su blusa blanca
-el último plazo a la madeja húmeda de labios
-la mariposa delicadamente convertida en daga
-el muslo hecho pan para los gorriones de la noche
-el inventario púbico por recorrer, y por lo tanto
desconocido…

-riela 418-