diminuta o grande


“CÓMO calcular
la habitación de tu caricia,
reanudar la magia en los rincones.
Cómo regalarte lo único
y esculpir de palabras cada beso.
Cómo anunciar tu llegada a mi cuerpo
alborotando la noche
de canicas celestes”
Aida Acosta Alfonso.

_______

-¿cómo destejes tú los hilos de la lluvia?

-¿por qué cuentas como abejas invernales
a las palabras que huyen de mi boca?

-¿qué verso no te asombra
en el anden de las palabras que asumes tuyas
de esas que ahora huyen de mí, como enjambres taciturnos?

-¿cuántas veces no fuimos pestañas de esas que asechan
en aquel mágico pedestal de las volteretas,
cuando tus labios y los míos hicieron fiestas
o deshicieron fronteras, de aquel país inexistente
que nos escurría?

ahora ven…
diminuta o grande

sin promesas

conviértete en refugio, en municipio o en capullo
no importa…

pero reestrena aquí y ahora, todas tus tormentas

 

-663 riada-

Anuncios

hojalata nocturna


“UN hombre sabio,
Mirando las estrellas cruzar el cielo,
Comentó:
En las capas superiores de la atmósfera
Las luciérnagas se mueven con mayor lentitud”
Amy Lowell.

_______

son las gotas de sus pasos
a ras de las sábanas, mi magnífica armadura

tentadora oferta la de sus pies descalzos
que aligeran la evidencia y dilapidan mis preguntas

cuando anidan en mis manos sus pechos blancos
y el aguacero de sus ojos claros, mi mejor aventura

siempre… son las gotas de sus pasos
las prendas que busco en la hojalata nocturna

-riela 662-

blanda ceguera


“LA química sirve para todo,
hasta para borrar manchas históricas”
Carmen Berenguer.

_______

una noche perfecta,
de esas en que nos alumbre una luna maracucha
me dirás el secreto que repara en los andenes, cuando parten las estrellas

de las fatalidades,
me encanta es la total precariedad de tus jueves
cuando exiges pintar con sombreros verdes, a toda mi vecindad de versos

de las metamorfosis,
yo me quedo, con la que escribo cada viernes para ti,
mi más blanda ceguera… me fascina derrochar con letras tus horizontes

-660 riada-

residencias


“SER nadie
y aún, como la hoja seca,
servir de embarcación a los instintos”
Eduardo Zambrano.

_______

su sonrisa es pequeña
como un charco incipiente

sin embargo; sus manos, sus manos!
son como dos constelaciones inéditas en vuelo

yo

me amparo
en lo que derraman sus límpidos silencios

me rindo
ante los copiosos sofismos que gobiernan sus ojos claros

 

-riela 659-

mientras llegas


“HAY jardines que no tienen países
Y que están solos con el agua
Los atraviesan palomas azules y sin nido”
Georges Schehadé.

_______

-¿se acostumbrarán mis ojos al roce melodioso
editado en los códigos de tanta ventisca caribeña?

y si regresas… -¿alzarás las ramas del suelo,
esas que de andar sueltas, golpean la perfección de los sueños?

-¿anclarás la candidez de estos versos
en tus hojarascas de jueves?

-¿sitiarás tu plácido silencio de araña tejedora
en mis persianas?

-¿me darás algún sorbo de tu sed,
tu invierno menos dócil y tu mirada de ciruelo en flor
para llenar de utopías las bodegas del ocaso?

-¿me darás astillas de tu aliento, de tus mareas + bravas?

-¿gestos de esos peces que anulan la noria de tus piernas
y algún vago intento de tu boca navegable, mientras llegas?

-¿tiempos gerundios de tu academia de ojos?

-¿tu nombre encendido en las puntas de cien flechas?

-¿tomarás mis hilos delirantes para izarlos como banderas tuyas?

y ya al borde de todo abismo que te reclama…
-¿me darás la clave del canto alegre de esos turpiales
que sin saberlo, tú ciñes?

-653 riada-

el énfasis de la derrota


“NO, no son los brotes de los árboles:
es que ciertas noches, amiga mía
nuestras palabras
perfuman”
Alessandra Racca.

_______

si pudiera mantener en vuelo
a los sórdidos volantines

el viento resbalando todavía del cerro
a las ventanas

sin el requisito trivial
del tiempo

las impacientes ráfagas

énfasis de toda derrota en la niñez…

-riela 649-

sin compás musical


“SOLO somos palabras que dotamos de sentido y a ellas nos enlazamos”
Rosa María Estremera.

_______

pa’ escribirte unas rielas a vos
no hace falta pintar un hermoso cuadro,
ni una casa, una ciudad, tampoco a un país lejano

me basta con calcular tu entropía estrafalaria,
ordenar esta cosecha de palabras que amenaza a las metáforas
y mirar como vuelan dos turpiales sin compás musical, ni bitácoras

-647 riada-