más allá del ruido


“ESTAS paredes ya no existen
y aún ocupan un lugar.
Cruzamos puertas, soportes, soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de este tiempo”.
Rafael José Álvarez.

_______

más allá de la luz
mucho más allá del ruido
-cerca de nosotros-

sobre el litoral de la primera página
del libro sin autor, sin figuras
ni palabras

se asoma el croquis del viaje final

itinerario desolado
el del amor colgado de un labio
desde los tiempos de la erosión del agua

-riela 244-

desde tus ojos (contigo)


“NECESITAMOS las palabras como pertrechos,
como fusiles al hombro para matar pesadillas”.
Aixa Ardín.

_______

la noche se abre
y ensancha los cuerpos ansiados de labios

las olas escriben sus versos perfectos
solo para que salten hasta tus ojos

contigo no hay renuncia ni piedad en las desembocaduras

tus ojos se tiñen de víspera para recorrer la tarde
con agua, hasta que quedan a mi acecho
tus formas blandas de mujer

cortejos abismales navegan hasta ti
son mis labios en la búsqueda de tu edad alevosa

tus párpados son dos altares donde yo construyo mis fogatas
con los pedazos incandescentes de tus palabras

tú rasgas, lo sé, los colores del horizonte
frente a la noche, acogiendo las cicatrices de todos los ojos

y de pronto, me miras y preguntas si las estrellas duermen
en el cielo, o solo vigilan…

yo no sé… pero hoy en ti se desata la alegría
mientras a mi, me basta con perderme en tu vendaval de ojos

se desenvuelve ingrávido el silencio en la vigilia de tus pliegues
y duda la vida, solo cuando anda desprovista de sueños

así se asoma, amarrado a la ventana de tus ojos,
el día, con todas las sílabas del mundo, recién encendidas

amor mío, contigo la ilusión es un pájaro en revuelo

ahora derrámate como la tinta de un poema
y tapiza mis ojos con tus locuras

-238 riada-

el dieciséis de neruda



“EN la red de mi música estás presa, amor mío,
y mis redes de música son anchas como el cielo”.
Pablo Neruda.

_______

recuerdo el dieciséis de neruda
y aquella tarde en que las golondrinas
parecían poseedoras de motores nuevos y muy potentes

aún hoy mantengo en esos versos
el asombro y la sonoridad de su sonrisa escrita
sobre la palidez del universo

recuerdo era viernes
en el tumulto de las esferas y las moléculas del mundo

y yo, engranando la perfección
en la fina apariencia bajo la poca luz
sobre otro poema, el de sus ojos verdes…

mientras ella arañaba vértices con su rapsodia de besos
yo quemaba en mi hoguera, aquel montón de secretos

y al final, ella cubrió con sus finos alambres
el cuerpo del vuelo, que todavía pervive

 

-riela 217-

ni el mar ni las letras


“ESTABA dentro
caracola ebria de sueños.
Allí, entre el mar y el cielo
a la espera de tu encuentro.
Estaba en el suspiro
del mar sobre la arena
en la nívea espuma
buscando que me vieras”
María Cecilia Montané.

_______

marinera, todavía me quedan
dos geranios en la espuma
de esa, tu playa desierta

allí donde besé la locura
para escribirte el poema,
aquel de tus pies descalzos

suspiro rasante y muy lento
como el de dos guayabas maduras
como el de dos caracolas vagando en la arena

no sé cómo decirte que ya es primavera en mi tierra
y que no me alcanzan ya, ni el mar ni las letras

ni la caravana de lunas a los estores del faro
para buscar tu voz del sur, entre tan altos venablos

entonces te miro, como se mira al ocaso
en esta distancia que te oculta y te niega
que te aparta, como a una barajita entre mis alabastros
de versos

 

-216 riada-

you tell me


“ESTA noche…
tengo miedo de las sombras que me envuelven,
sopla un viento frío y en el negro cielo
eres tú la única, la última estrella”.
María Dubón.

_______

mis brazos a tu encuentro

me arrebatas las alas
-no hay secretos-

y las fijas en tu pecho
xq aún es temprano en tu espalda

por la asimetría del tiempo
en el pedestal de mis aras

-¿ansias reveladas?
-¿ilusión al acecho?

-you tell me

-176 riada-

largas cordilleras


EL vino entra en la boca
Y el amor entra en los ojos;
Esto es todo lo que en verdad conocemos
Antes de envejecer y morir.
Así llevo el vaso a mi boca,
Y te miro, y suspiro.”
William Butler Yeats

 

_______

yo apenas sobrevivo
al encastre subversivo de tu risa, como un castigo

cuando redundas la entrega
asombrada me miras, como a un hilo luminoso y te alejas

preguntando si habrá quedado entre los libros
algo de pan francés, sobre la mesa

no es el pan o su cantidad menguante
sino los pedazos y el estruendo de petardos tan distantes,
lo que me inquieta

del deslave de sábanas blancas y enmendadas
mientras el café lentamente se enfría
en el breve colapso de otra caricia

tampoco es el café, otras veces, sino esas fotografías en praga
lo que hace inaccesible tanta tonta tragedia
a los equinoccios relevantes del planeta

mientras agoto mis trazos de luna llena
al pie, de tus ya también, blancas promesas

que como tú, tienen la letra pequeña y su propia melodía eterna
sobre esas dos largas cordilleras, que son tus piernas

-174 riada-