ventisca lejana


“¡QUÉ! ¿No me oyes? ¿El rumbo
no tuerces? ¿Orgullosa
descoges nuevas velas,
y sin pavor te engolfas?

¿No ves, ¡oh malhadada!
que ya el cielo se entolda,
y las nubes bramando
relámpagos abortan?”
Andrés Bello.

_______

comienzas por detestar el aire que respiras
y temes a las ráfagas de anhelos y dudas
que todavía te asombran

después, deseas alargar la noche, o comprimirla
hasta + allá de donde te alcance la lluvia
para entender que estás atrapada

enamorada, desnuda y primaria
entre los helechos de palabras distantes
y bajo una luna, casi perfectamente incendiada

algún día, tal vez, vas a querer comprender:
-¿cómo así, es que tu amor naufraga en una ventisca
tan lejana de versos?

otro día, lograrás quizás, atrapar con las manos
entre un cielo y mar, una vasija de silencios míos…
para que la llenes con tu sal, tus palmeras y relámpagos

-67 riada-

del blanco lodo


“SUS mundos opuestos
se encuentran en taxis
y charlan diciendo
que el piano está triste…
que comprenden
la cuestión y que
Bach se resignó
a no volver
a tocar.”
Franklin Pire

_______

mi primer asombro, es ver rodar al tiempo
como un hechizo ante tus ojos

regalo inmerecido, es tener que mirar tus labios rojos
todavía lo suficientemente invictos

todavía eres la “mujer del delantal” con su paraguas
narrando conmovida, cómo es que la lluvia de años
se le viene encima

la que humedece sus ganas junto a su pan -y las de anoche,
aún espesas- en su jugo de naranjas o en su café con leche

soplan los metros de viento y arrastran tus globos
-llenos, no de aire sino de vida- hacia campos abiertos de lunas

arrugas la cama con tus tímidas manos blancas
que de nuevo, sucumben trémulas al volcán de tu vientre de agua

una canción distante llega rompiendo todo precario silencio
haciendo añicos de tus más íntimos cristales…

los brazos largos de un recuerdo te alcanzan -manantial de olvidos-
arañando los pocos amaneceres lujosos que aún te quedan

-57 riada-

extravíos


“SERÁ sencillo reconocerme
Allí donde perdura el extravío
Y los enamorados se dicen adiós
Y no vuelven nunca.”
Raúl David Márquez Casique.

_______

ya no puedo escribir
que simplemente, la extraño…

pero es esta costumbre

esta forma cuadrada de latir
y este vaivén sin reclamos

esta adicción a poemas que cumplen
con tan experto fracaso

este saber, que sin ella nada ocurre
este morir en versos, en la ausente letanía de sus brazos

 

-riela 53-

hoy toca


“LAS palabras de aquella tarde
resonaron como un eco sin historia,
allí me dejaste meditabundo y solitario
envolviéndome en esa prisión de recuerdos…”
César Monsalve.

 

_______

hoy toca
hoy vienes

nuevamente
con la luna mojada en tus pisadas

sin formatos ni fórmulas
a tientas, ilesa, multiplicada

con la voz de tu único traje
me dices como eres, me dices lo que soy

apresúrate,
que como las cosas nuevas, llegas tú

poblada de contradicciones
de tus propias circunstancias tan extrañas

idéntica a ti misma
sin nomenclaturas

como la indigente trayectoria de un vals
mientras caminas bajo la lluvia, llegas

y desmenuzas mi alegría como a monedas
mientras profanas el fuego incipiente de todo tiempo azul

y como siempre me encuentras descosiendo dudas
… no te vayas

 

-47 riada-

fresh start


“AÚN hay noche donde tus ojos
hacen fuego y aún eres vertiginosa
del instinto, anémona deshecha
en un océano triste.”
Guillermo Sucre.

_______

-¿te imaginas?
-¿qué un día podamos escapar del sepia
de esas fotografías?

y a partir de allí nuevamente -fresh start-
sin importar lo que ha llovido
desde entonces…

ni los dolores transcurridos, ni los adioses,
ni las fechas celebradas o las olvidadas
y bañadas de reproches

yo te compraría de nuevo, esos jeans, -¿eran levi’s?
que tanto desdeñabas por apretados
o por “old fashioned”, no recuerdo…

y mantendría para mí
ese mismo corte de cabello, a lo “benjamin braddock”,
por los siglos de los siglos, amén

-45 riada-

su mirada de réplica


“EL amor es la única verdad que resiste todas las mentiras.”
Jesús Enrique Barrios

_______

ciertamente
basta una mano para decir adiós al pasado

pero yo nunca dije adiós…
-al sílice de los versos que la nombran
-a su mirada de réplica, ni a los átomos de su ternura
-a su voz pausada por el látigo del cigarrillo
-ni a su sombra pequeña de niña muerta
-a su pelo negro columpiándose en contra de leyes físicas
-a su miedo al frío, ni a sus manos apretando
las pavorosas ganas de algún primitivo incendio
-a la música de su risa, tampoco la de aquel juke box
que se quedó encendido para siempre
en la impaciente red de los recuerdos míos…

-riela 44-

café sin azúcar


“TE voy a regalar un bolero para que no me olvides
Te voy a embrujar, te lo juro. Te voy a embrujar”
Álvaro Montero

_______

me gusta el café sin azúcar
y pensar en sus senos desnudos, ya descifrados…

me gustan las madrugadas con lunas redondas y vagas,
desafiantes, blancas y exactas derramándose sobre una playa

me gusta caminar orillas largas y cuando la siento a mi lado,
siempre descalza, llegándome como un soplo, pa’ quitarme la almohada

me gusta suplementar y sumar, perder y ganar
multiplicar luna y mar, borrarla toda pa’ volverla a encontrar

me gusta amarrar mi costado izquierdo a su continente abajo
pa’ que andemos juntos y alegres pa’ todos lados…

-riela 42-