frases pequeñitas


UNA casa de ventanas y luz
sin claves
ni passwords

vivo con el índice expuesto”
Linsabel Noguera.

_______

si comenzando a escribir estos versos
solo encuentro frases pequeñitas
voy a dejarlas transcurrir, si son bonitas
y si me llevan al pedestal de tus sueños

pero si a mitad de estos simples versos
no tengo mas remedio, que el de intentar tocarte
serán frases de amor, que ya no solo por arte
fluyan suaves y te arrimen a mi pensamiento

y, si finalizando estos tontos versos
estoy ganando “manquesea” una sonrisa tuya
seré feliz, bailaré rock and roll y haré tanta bulla
que serán como el gran motor, del amor que por vos yo siento

-52 riada-

de abril y mayo


PRONTO supe que el colibrí que se detiene muere,
que el extraviado es revolucionario, que Cortázar no era buen cocinero
y que todo cuerpo nace de una cicatriz.”
Alexandra Perdomo.

_______

qué más torpe que mi alegría
cuando ella se asoma con los colores de abril y mayo
delgaditos y silenciosos, derramándose de sus manos

qué más torpe que esta ilusión mía
vestida de horas y adjetivos, que no se atreve a dar el paso
que delate la ansiedad y el lujo del tramite de un arañazo

-riela 49-

los petardos de la tarde


“PALABRAS que no salieron de ti por darme rosado regocijo.
Palabras lanzadas para aligerar tu vuelo subterráneo.
Palabras represadas que se asilaron en mí, acertando.
Enriqueta Arvelo Larriva.

 

 

_______

de nuevo
caen los petardos de la tarde
sobre las cortinas del mundo

y su olor a duraznos lo invade todo
aunque ella, no esté en este deslave
tan pequeñito de versos

escribo
y son profundamente míos
los signos de interrogación:

-¿ y qué dibuja una frontera
o una simple línea divisoria,
entre el recuerdo y la memoria
y dejarla a ella, 4 versos fuera?

-riela 40-

siempre


¿TE acuerdas Trina?, le pregunta el mozo
¿que me ofrecistes un beso bien sabroso
si conseguìa un trabajo con buen sueldo? …

…y la joven, esquiva como un gato,
se le queda mirando largo rato
y al final le responde: “No me acueldo”
Aquiles Nazoa.

_______

siempre,
yo siempre he sido un adiós

y este “siempre”,
obviamente es el de los fracasos
pero tampoco es que sea de cartón…

este “siempre” es humano
y tiene un corazón
que late, pero en do menor

este “siempre”
es simple y tajantemente un mal actor

este “siempre” es de cuidados
intensivos, ¡claro!
poeta, medio loco y arbitrario

toca a la puerta de tu oído
con letras y sonidos bajos
para quedarse contigo
y para cuando despiertes del olvido
descubrirás que ya se ha ido…

y en tu mesa doblado, un papelito
tres veces, tristemente mal escrito:
(a dios, Hadios, adioz)

luego, a ver si te alcanzan estos versos
para que te hagas una canción

-39 riada-

entre cayenas la tarde


“-¿PERO por qué lloras? ¿por qué lloras? ¿por qué llora esa niña?
¿porquéllorasporquéllorasporquéporquéporqué?
Ella no lo sabía entonces, pero
estaba siendo acorralada por las primeras soledades”
Natasha Martínez.

_______

de soplar
y soplar inevitable su risa
se enreda entre cayenas la tarde

y se amontonan los colores del paisaje
mientras el polen de la alegría
dulcemente atraca y se queda
en el trafico hermoso
de sus dos pupilas

-riela 33-

el aroma de la trementina


“Busqué a Hammett en la página precisa:
nunca diré una palabra sobre tu vida
en ningún libro,
si puedo evitarlo.”
Miyó Vestrini.

_______

no siempre la soledad es la memoria lejos
tierno extravío a veces tiene, este silencio mío

no siempre las mínimas gotas de rocío
se convierten en suspiros frágiles
y calamitosos

no siempre pensarla sentada
al borde negro de mis recuerdos
es una derrota

y aunque ella regrese sin antes jamás, haber venido
esta forma de extrañarla siempre tiene, ese suave,
ese tibio aroma de la trementina

-riela 31-

presagios


 “Mía”, cuando ríes, “mía”, cuando oras,… “mía”, a todas horas, Maracaibo mía
Udón Pérez.

______

para verla, para verme

no hace falta brillo
sino letras tambaleantes
en el trapecio de su risa

y sobre el “por si acaso”
de estos simples versos
como presagios

me basta su alegría suelta, loca y ebria de lluvia
para que yo resbale hasta el quicio pequeño
de sus ojos

-riela 26-