marinera del entrevero


“EL amor o es lluvia o es charco”
Javier Payeras.

_______

marinera del entrevero
la de ese aroma a café que efervece inquieto

tu mirada me trae la música
de lejanas bandadas

que para definir “entreveros” detienes
el gesto de los amaneceres

tú eres la de los ojos verdes
la del albo alegre que persigue trenes silentes
por los andenes del alma mía

la que pinta este noviembre
entre la algarabía y el silencio tenue
que pueblan de polen a tu sonrisa de niña

-605 riada-

Anuncios

salven las ranuras de la noche


“DE aquello que soñabas realmente
no queda más que un silencio sideral
un lento descorrer de las estrellas
en charcos y filamentos de oro”
Giovanni Ibello.

_______

entre palabras que embisten desde la memoria yerta,
la lluvia sustenta las salpicaduras de su propia voz

los pájaros de la reminiscencia parecen sombras
de esas que llegan a destiempo a posarse en paredes vacías

que borren la luna…
-no importa- pero salven las ranuras de la noche

son tan absurdos los fieros alardes suyos ante el destello
que permanece demasiado tiempo deshabitado

languidecen hasta el ocre las manecillas de los relojes
que ventilan y se impulsan a las abreviaturas del tiempo
como si interpretasen la torpeza de tan poca luz…

 

-riela 604-

un día inusual


“SI alguien le pregunta, él, sin dejar de andar, explica:
Silbar en la oscuridad para vencer el miedo es lo que nos queda”
Gastón Baquero.

_______

-¿cuánto pesa un día inusual
de esos que celebran tu textura libre de pudores?

-¿cuánto cuesta el libre azar
cuando tu presencia de río se hace urdimbre al horizonte
y me habla y canta en ese idioma de los albores?

y aunque seamos solo un sueño de elegantes quijotes…

-¿volveremos al olvido, a la ondulación del agua, solo pa’ juntar
aquellos instantes cuando en despliegues enormes
la fantasía tejía sombras nuestras
en la noche?

-602 riada-

llamarte tumulto


“ESTE es un viaje
sin más brújula que el viento
ni más compañía
que este miedo y esta noche”
Ana María Navales.

_______

llamarte tumulto

como a la luz que se emite
desde las espesuras de las esferas

te me haces verso infinito
a medida que más y más te alejas

me sobran palabras
que suenan como las hojas secas

y me falta un mar
que golpee y anochezca
la blancura en que me dejas

-597 riada-

a cántaros la vida


“VALPARAÍSO,
reina de todas las costas del mundo,
verdadera central de olas y barcos,
eres en mí como la luna o como
la dirección del aire en la arboleda
Pablo Neruda.

_______

a cántaros la vida
aunque se nos esté muriendo el alma,
que aborígenes son las gotas de la alegría
pero tan efímeras, como las lágrimas

-¿amor?, ¿pasión?, ¿deseos?
aunque muerdan con mucha rabia
simplemente son destellos
únicos sí, pero tan breves llamaradas…

-riela 579-

páginas de un encuentro


“REÚNE la lluvia
en la boca, reserva

un poco de agua

para el silencio
donde habrás de remar”
Marie Lundquist.

_______

tocaste puerto
en la cavidad íntegra
y menos marítima de mi silencio
abriendo y cerrando páginas de un encuentro

conquistaste el verde, el azul y hasta los tonos rojos
y a todos los contornos de la ceniza amarilla
de nosotros

-los de aquí
-los de allá
-los absueltos de tanta temblorosa curvatura oceánica

venías de tan lejos, para acampar junto a la palmera sin sombra
sobre esta orilla llena de gajos de luceros
tantas veces prorrogados

-563 riada-

agua de tus temblores


“HAN bajado por fin
Los precios de los marcos en Berlín.

Con los marcos baratos
Estarán muy contento los retratos”
Aquiles Nazoa.

_______


déjame por allí
agua de tus temblores; que yo
asciendo hoy a ti en ayunas de ansias

y para perder a volverte
apuesta tus lunares a que soy
el crápula que jugó su última baraja

te va delatando es la sonrisa
entre tus atrapados labios escarabajos
en las dos provincias de esos, tus seis centímetros
de boca

 

 

-562 riada-