el fragmento más frágil


“DE Chachopo a Apartaderos
camina Luz Caraballo
con violetitas de Mayo
con carneritos de Enero
inviernos del ventisquero
farallón de los veranos
con fríos cordilleranos
con riscos y ajetreos
se te van poniendo feos
los deditos de tus manos”
Andrés Eloy Blanco

_______

un día le dije
que el amor se elevaría como el fragmento más frágil
de la post data estructural, en la minuta final de los tiempos,
y no me creyó…

un parpado custodiado, era ella
en aquella cajita misteriosa, dentro del equipaje
de mi maleta marrón, que flota como un cadáver sobre la última gota
de silencio eterno

y ante la extraña presencia de unos peces
en el caudal de las últimas estrellas metálicas
dentro de un círculo de fuego, desfallece un suspiro suyo, bajo la luz
de una lámpara de mesa

-riela 249-

más allá del ruido


“ESTAS paredes ya no existen
y aún ocupan un lugar.
Cruzamos puertas, soportes, soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de este tiempo”.
Rafael José Álvarez.

_______

más allá de la luz
mucho más allá del ruido
-cerca de nosotros-

sobre el litoral de la primera página
del libro sin autor, sin figuras
ni palabras

se asoma el croquis del viaje final

itinerario desolado
el del amor colgado de un labio
desde los tiempos de la erosión del agua

-riela 244-

así las tardes


“ERES infinito en el vacío que llena
tu alma, mudo e incomprensible como un punto
en el horizonte. a veces, a causa de tu mirada
fija, tiemblan enjambres de estrellas y entonces
comprendes que estás parado en el borde donde confluyen
el cielo y la tierra. como en un mapa
medieval.
Jure Potokar.

_______

así las tardes
las de nácar y luego de arena

cuando septiembre subía la yedra y un suspiro suyo
adormecía los mármoles más allá de las trenzas y fronteras
que juntaban y apretaban los peldaños de la tarde

y era ella, quien pintaba de olvido, el amor furtivo
de unos trovadores eslovenos

y crujían las ramas al canto curvo del fuego
desde lo que una vez, fue el continente
de su espalda

-riela 243-

tu muslo más izquierdo


“CUÁNTAS veces la mujer del miércoles
desdobla el rostro,
lava sus pies
y camina sobre sus palabras”.
Siomara España Muñoz.

_______

tu letra tiene
el color aceituna de los moretones
que dejan sobre la piel los perdigones

y tiene ese último corte de moda
en las curvaturas de las ciruelas

tu letra se parece
al broche del brasier de jayne mansfield
en aquella película donde ella despertaba bailando
la temporada completa de las crisálidas

a veces, tristemente, tu letra también sucumbe
ante las estadísticas de los malos gobiernos

pero prevalece en la costura del poema
sobre todo, aquel que traduces desde antiguas lenguas celtas
apoyándolo todo, en tu muslo más izquierdo

-236 riada-

ojos


“EL tiempo es un animal cansado.
Un viejo truco de Dios
para creerse inmortal.”
Leonardo Padrón

_______

se pasean
como lagartos
sobre los muebles
las paredes
los cuadros
los colchones
pero sin tocar la hoja suelta
infectada de silencio
que ondula sobre el piso

ni una mancha en tv
sobre la muerte de los helechos
tampoco, una especial mención en el periódico de hoy

como trofeos
los alzan y luego olvidan

garganta arriba como los cometas
que segregan los tonos del gris, a todo pulmón

ojos

 

-riela 211-

como una esfinge


“EN su ojos de agua suntuosa, avivados de carmín,
caen, con pesado deseo, sus párpados cansados.
La boca deletrea, en el dorso grabado de los escarabajos,
el cartucho amado e impuro de un nombre romano”.
Pierre Louÿs.

_______

si tú fueses una esfinge egipcia
o una esbelta figura, de esas, de la mitología griega

y si la luz de esa luna, fuera suficiente
para aceptar mi derrota ante ti,
yo empezaría a negociar
mi entrega

pero ahora,
dame motivos pa’ alcanzarte
hasta convertirme en tu gerifalte

dame la cadencia de tu amor secreto
para amarrarme como un loco a tu aliento

dame golpes bajos, dame besos largos
o breves, no importa, pero dame besos siempre
en los ojos, en la piel, en la boca…

-172 riada-