extrañas predicciones


“MIS espacios
se llenan de imágenes.
La esfinge del enigma
se mece como aceite sobre el agua”
Lil María Herrera.

_______

que guarda extrañas predicciones, dicen que por seguridad
pero es ella quien las salva de las tentaciones marítimas
de la noche

de ella es ese galardón de cuerpo revolcándose en la arena
ella, la perversa aguja hincada a la tripulación ociosa
de las palabras mías

mira los gestos territoriales de la sinovia en su rodilla izquierda
luego, me los describe en mensajes de texto, en ese formato
hermoso donde + bien parecen catálogos
de maderas por esculpir

ella es el dulce parapeto de los insomnios míos
que solo la lluvia interrumpe, a veces

ella me defiende inútilmente de mis barajitas de béisbol
y celebra mis rielas, cuando algo araña los bordes
de su espesura de boca

ella es quien me dice y sostiene:

-la música y la poesía son dos entes tóxicos
-dos humming birds huyendo del licor de unas camelias
-dos sombras aristocráticas en un solo ataque de tos
y despeinadas, ambas por el delirio de un relámpago
eternamente ascendente…

y yo siempre la escucho
mientras miro entre sus manos mis barajitas de ripken

-riela 544-

Anuncios

musa cuatro


perdí mi boleto
entre albores y ocasos

difícilmente volveré…

——-

todo queda al desnudo
frente a la geometría brutal de un espejo
excepto, la bilateralidad de una duda

——-

…ahora abre los ojos
para que entre la lluvia

inmutable y perfecta
como las cosas redondas…

——-

cuando la soledad y la tristeza
se sientan a compartir la mesa

son como ríos que no se mueven
que no se encuentran
y nada pesan…

-542 riadas y rielas-

enarbolé cayenas


“EL peso de la realidad
cae, como una catarata
y no sé cuánto tiempo más
aguantará mi espalda”
Judith Lázaro Moyano.

_______

yo anticipaba tus estornudos
como a los relámpagos, desde mis astillas

hasta tocar la metáfora, te besé
olvidando todo alfabeto de mis viejas nostalgias

enumeré lo perdido
y hasta bailé esas baladas
aún encriptadas en tu risa ruidosa

mordí los festejos
que huían del ardor de tu sexo
al ritmo del milagro que encendía a los amaneceres

asumí cada pétalo
y todos los añicos de tus aciagos temores
y enarbolé cayenas, huérfanas cayenas hasta tus ojos

te amé
en tu traje de instantes
como el insecto a la lámpara -pero eso ya lo sabías…-

-532 riada-

sucumbir a la mordedura


“LIMPIEMOS la cama de las nubes
ella no saben de bombas
ni de tornillos

sólo aprendieron a convertir la luz en rosa

limpiemos sus pies
que están llenos de lluvia

todo
veamos
que no siempre
nos visitaran los cielos”
Luis Perozo Cervantes.

_______

me gusta
mirarte morder las pomarrosas
y luego reír contigo hasta la traducción de los pedazos

sucumbir a la mordedura
y que te apresures a los domingos de pájaros alegres
esos que siempre hicieron cantos con tus silencios de flor

como en esas treguas
que te inclines a la fruta y se fugue tu cordura
al otro extremo de tu risa, donde se pintan verdiazules tu ojos

-527 riada-

en alas de unas palabras


“CUANDO miras mucho tiempo el interior de un abismo, el abismo también mira el interior”
Friedrich Nietzsche.

_______

como quién anhela ser simple pájaro y vuela

en alas de unas palabras, me hice mes
entre la desmesura sorprendida de tu mirada

intentaba habitar furiosamente
tus silencios que huelen a tamarindos

y esa humedad de tus uñas se dispersó alrededor de mi boca
(pero tus manos, a mitad del sueño se te hacían mariposas)

…y así un día amaneciste sábado, con todas tus ventanas abiertas
yo fui la hoja que cayó ante ti, desde la espesura de los naranjales

rodamos y rodamos hasta el destello sobre las alfombras

y desde entonces nunca más viví los lados grises del frío

 

-520 riada-

del insomnio a la palabra


“POESÍA: La palabra esencial en el tiempo”
Antonio Machado.

_______

del insomnio a la palabra
ella es quien traduce el vuelo de los pájaros

sin más preámbulos, ella sonríe
y adelanta en tres vueltas
al planeta

a punto de convertirse en jueves
ella felizmente, transmuta y se mueve
en una sola mirada hasta mi pecera

lanza su estatura vespertina
y despierta la cordura de los lápices
sobre la piel del poema

peligrosamente
ella llega silbando mi nombre
y todo estalla, en mil canciones pequeñas

-riela 519-

los días son pájaros indecisos


“ME lloraré yo misma para llorarlos todos.
La noche bebe el llanto como un pañuelo negro”
Delmira Agustini.

_______

ampárame en esos surcos de ojos
que los días son pájaros indecisos y vientos indescifrables
que bosquejan la heredad del cielo

crece y sube la estampida de colores en piruetas vaporosas

ampárame entre las celosías
entre las finas y sigilosas redes de tus manos
que yo resbalo luego, entre los destellos rojos de tus arrebatos

‘tonces llega tu anticipada melodía, en hermosos saltos

-510 riada-