Archivo de la etiqueta: reloj de arena

633 riada


“ESA herida que abre el fondo del misterio
ruega por mí
avivando las ascuas
que habrán de consumir
la ofrenda
que contengo como una línea atada al corazón,
a pesar de mi eco
y con su música”
Margarita Arroyo.

_______

no me dejes para mañana en la mañana
ni esperes sentadita entre vectores de una ventana
este modo mío de quehaceres sueltos-tercos por los pasillos

no me mueras al final de otra página
ni me des el cierre presuroso de los malos capítulos
más bien, hojéame como si yo fuese una partitura de stravinsky

y aunque te delate esa dulce maniobra que ‘consagra a las primaveras’
no me sueltes al abismo de este día, porque yo me pierdo
en el recorrido de las efemérides…

y en esta torpeza casi inmune, de andar la vida sin ti

-633 riada-

602 riada


“SI alguien le pregunta, él, sin dejar de andar, explica:
Silbar en la oscuridad para vencer el miedo es lo que nos queda”
Gastón Baquero.

_______

-¿cuánto pesa un día inusual
de esos que celebran tu textura libre de pudores?

-¿cuánto cuesta el libre azar
cuando tu presencia de río se hace urdimbre al horizonte
y me habla y canta en ese idioma de los albores?

y aunque seamos solo un sueño de elegantes quijotes…

-¿volveremos al olvido, a la ondulación del agua, solo pa’ juntar
aquellos instantes cuando en despliegues enormes
la fantasía tejía sombras nuestras
en la noche?

-602 riada-

riela 579


“VALPARAÍSO,
reina de todas las costas del mundo,
verdadera central de olas y barcos,
eres en mí como la luna o como
la dirección del aire en la arboleda
Pablo Neruda.

_______

a cántaros la vida
aunque se nos esté muriendo el alma,
que aborígenes son las gotas de la alegría
pero tan efímeras, como las lágrimas

-¿amor?, ¿pasión?, ¿deseos?
aunque muerdan con mucha rabia
simplemente son destellos
únicos sí, pero tan breves llamaradas…

-riela 579-

riela 564


“LAS lágrimas más amargas derramadas sobre nuestras tumbas son por las palabras nunca dichas y las obras inacabadas”
Harriet Beecher Stowe.

_______
estos poemas míos…

son como las argentinas
que promulgan esas farolas que anidan en los itinerarios de los suspiros

como las francesas, otras veces
que siempre comienzan sus largos viajes con una convocatoria de ojos

como las chilenas
que encienden luces con el sonido de sus venas y se hacen musas eternas

o como las norteamericanas
que lloviznan largas caminatas en la periferia de los + extraños suburbios

y todas ellas, las 4, son como las nostalgias
que apabullan con la vieja canción: suspiros ojos eternas suburbios

como las tristezas
ah, qué cándida cordura con la que ellas y yo, nunca nos miramos

como las imperfectas sombras venezolanas
que se colocan por los anaqueles, a un juguete del color del recuerdo

y como esas mujeres, absortas, apuestan y siempre ganan
esas que perfuman la etiqueta mientras se despliegan sin maquillaje de veces

-riela 564-

281 riada


“MI cactus ha muerto
Mi escritorio ha recuperado soberanía.
Mi taza de té ha vuelto arrepentida a su antiguo lugar
pero las autoridades cactáceas sospechan que tengo en la mira
comprar otro cactus para asesinarlo”
Juliane Ángeles.

_______

quiero ser noche
en una playa del país de tu seno izquierdo
ese lugar donde llegan para residir eternamente, los huracanes

en esa ancha ensenada
para el oleaje marítimo de tu risa
y desde donde tú te elevas, como espuma a los cántaros de nubes

más allá de los pueblos de ansias
de esas regiones capilares ya marcadas por el deseo
esa parte geográfica de tu cuerpo que aún no ha sido conquistada

ya no me bastas enarbolada
sobre la cima de las antorchas
de tus dos torres blancas como espejos de sal infinita

no me bastas plana
rendida y abierta como un puerto para mi festín de párpados
que te siguen, como el eco al espacio inútil

no me bastas adjetiva
como el pincel amarillo para marcar cataclismos
ni subjetiva, como aquel pacto entre el labio y la brasa
para cicatrizar al poema…

-281 riada-