blanda ceguera


“LA química sirve para todo,
hasta para borrar manchas históricas”
Carmen Berenguer.

_______

una noche perfecta,
de esas en que nos alumbre una luna maracucha
me dirás el secreto que repara en los andenes, cuando parten las estrellas

de las fatalidades,
me encanta es la total precariedad de tus jueves
cuando exiges pintar con sombreros verdes, a toda mi vecindad de versos

de las metamorfosis,
yo me quedo, con la que escribo cada viernes para ti,
mi más blanda ceguera… me fascina derrochar con letras tus horizontes

-660 riada-

Anuncios

su eterna desnudez


“PESTAÑEAMOS
y la vida se nos va
como flujo en
un reloj
de
a
r
e
n
a”
Yonny Rodríguez.

_______

tomados de la mano
ella y yo, hemos esperado tantos amaneceres
con esos mismos gestos aprendidos de la pertenencia

caminado por playas anestesiadas de mar
a veces, sin mirarnos, como si nuestros cuerpos
fuesen ramas, que el viento empujase hacia árboles distintos

ya sin esperar las claves de ningún asombro
tampoco un aguacero que ponga peso a la luna
y la baje hasta sus pies

ahora quiero es completar esta ecuación que huele a frutas
y que ella me aguarde, con la lluvia entre las manos
con el mismo resultado: su eterna desnudez

-riela 657-

de viaje ahora


“LA noche es el manicomio de las plantas”
Raúl Zurita.

_______

de viaje ahora
que más tarde, seguramente hará frío

y la cáscara menuda cae al piso
con un estruendo que devora
estrellas

yo la miro
a mitad de mi presupuesto de horas nocturnas
y alcanzo a distinguir de ella:

labios-árboles que sostienen una sola hoja
boca-solsticio que me envuelve de melodías distantes
ojos-imprudentes pececillos que susurran parpadeos

-riela 655

mientras llegas


“HAY jardines que no tienen países
Y que están solos con el agua
Los atraviesan palomas azules y sin nido”
Georges Schehadé.

_______

-¿se acostumbrarán mis ojos al roce melodioso
editado en los códigos de tanta ventisca caribeña?

y si regresas… -¿alzarás las ramas del suelo,
esas que de andar sueltas, golpean la perfección de los sueños?

-¿anclarás la candidez de estos versos
en tus hojarascas de jueves?

-¿sitiarás tu plácido silencio de araña tejedora
en mis persianas?

-¿me darás algún sorbo de tu sed,
tu invierno menos dócil y tu mirada de ciruelo en flor
para llenar de utopías las bodegas del ocaso?

-¿me darás astillas de tu aliento, de tus mareas + bravas?

-¿gestos de esos peces que anulan la noria de tus piernas
y algún vago intento de tu boca navegable, mientras llegas?

-¿tiempos gerundios de tu academia de ojos?

-¿tu nombre encendido en las puntas de cien flechas?

-¿tomarás mis hilos delirantes para izarlos como banderas tuyas?

y ya al borde de todo abismo que te reclama…
-¿me darás la clave del canto alegre de esos turpiales
que sin saberlo, tú ciñes?

-653 riada-

letanías


“TE asomas por mis ojos a la luz de la tierra
y prisionera vives en mí de extraño dueño:
te reducen a esclava mis sentidos en guerra
y apenas vagas libre por el jardín del sueño”
Rubén Darío.

_______

de nuevo esas letanías
en el umbral de tu belleza de puerto que se mueve

ese algo en ti
que llega, suelta y desata las tormentas

en la tonta concurrencia de letras
que te proclaman con palabras que te empinan

yo conquisto las siluetas que de tu cuerpo hilvanan,
las cazo pacientemente y luego empalmo

a este loco enjambre de riadas
mientras otras, simplemente se me escapan

entonces te miro y ansío
como a un verso desprevenido,
de esos que llegan ya desvestidos, sin acuerdos previos

-648 riada-

ella


“TAL vez nadie te ame como te amé aquel día.
Ni yo misma. Qué oscuro estaba el aposento.
En la dicha que fue también padecimiento
tu clandestinidad era, en tinieblas, mía”
Silvina Ocampo.

_______

ella tiene la edad de las rimas
que procuran la perfecta ondulación del vuelo

en ella yo miro fragmentos de luz deshojarse en sonrisas
y de sus pupilas redondas se dispersan los colores de un sueño

en ella no hay ruidos ni sombras, sino las ráfagas suicidas
de una música conquistando el sur de estos versos

y qué decir caramba…

de estos mechones de alegría
que desvisten la palidez de su acento extranjero

cuando ella, al acecho
impregna de su dulce aliento a los misterios
que a cántaros precipitan desde el temblor de unas cordilleras

-riela 640-

muro de palabras


“LO que yo no quiero
es darte palabras de ensueño,
ni propagar imagen con mis labios
en tu frente, ni con mi beso”
Vicente Aleixandre.

_______

la miraba
con esa fascinación que se revela ante un cuerpo de agua
y la hice mía, sin dudar un segundo de la densidad abismal
de una duda, ya patentada…

ahora me contaré solo
mirando de cara a las certezas desde este muro de palabras

y en el secreto que sostienen a unos pájaros
la libero hoy, al verso furtivo que otro día la trajo

la música de este domingo diecisiete,
ahora domina la fuente prosaica de veces en que la amé
pintando nubes blancas sobre su rostro poblado de amaneceres únicos

como nudos adheridos a unos presagios de luces
fuimos ofrendas pactadas a la sombra de un gran incendio

-riela 636-