Archivo de la etiqueta: Roque Dalton

496 riada


“ÁBRETE con arrojo,
como un balcón que emerge
y ostenta sobre el aire sus geranios”
Ana Istarú.

_______

yo guardo
el eco abierto de tu sonrisa
para mirarte, como se miran las fotografías

robé para ti la nueva fórmula de la trementina,
soborné al viento para que espante los pájaros de lluvia
y a esas antiguas lunas celtas de tus orillas

ahora, me amparo en tus silencios
y en las sombras y en las veces
en que tú me miras, te agitas,
sonríes y reposas

-496 riada-

riela 480


“UNA insurrección, un poema, un amor, un trabajo, son del registro de la perfección”
Marc Perrin.

_______

no era entonces una mujer
más bien, un río pequeño, sin cauce
otras veces, ella era como una hoja suelta, sin punta

siempre fue un error inadvertido, jamás corregido
la levedad sin límites de unos guijarros
devenidos del horizonte

pero un día, libre de transeúntes inútiles
la huella pequeña de su pie
calzó sobre mi huella
y se hizo paso

la inventé mujer
en el estallido de un crepúsculo
después, la habité largamente sobre témpanos
gigantes de lunas, que no sabían de sus catorce signos zodiacales

ella, ahora es la diástole a mansalva
otras veces, la que habita en las ruinas del mármol
sobre poemas de vallejo, que sin razón alguna
se me quedaron sueltos…

-riela 480-

riela 459


“El hijo de la búsqueda continua es, de
todos los hijos, el que nunca sale, el que
nunca elige, el que de un modo estable
y rítmico, se deja invadir”
Emiliano Bustos.

_______

soñolienta la luna tiende sobre los campos, ríos y mares
todo su mantel de luz

los pájaros que van huyendo del ruido
alcanzan a pintar sus lienzos

y va quedando la vida tan vacía,
como un patio sin niños

en soledad
los saltos del silencio se asoman entre los naranjales

ah, si los versos escritos a mano en esos viejos cuadernos
fuesen de lino, algodón o de encajes más tersos
y finos…

a la orilla de uno de esos versos, un niño camina
sobre las costuras que destronan
a las piedras, y sonríe…

son suyos los sueños sin partituras,
los más limpios y menos programados que dormitan
en la hamaca wayuu tensada entre el costillar
de unas palmeras

-riela 459-

401 riada


“LO más negro que hay
donde hundir la mano
es la miseria del mundo”
Lars Huldén.

_______

para llenar de lluvias mías a tu pecho
de musa extranjera

sígueme una vez más, como el aroma al vuelo
nocturno de las tormentas

que para simplificar las tardes, yo me hago hojas,
y me riego por mar y tierras

hasta alcanzar la simetría del viaje, ese que a mí me adorna
y a ti te viste de mujer, marinera…

-401 riada-

riela 348


“¿DE quién es esta noche?
Cabecean fulgores.
Toda la ventana es pérfida,
El peligro, plateada sierpe, duerme”
Sándor Weöres.

_______

es en la vigilia ascendente
donde la luz disuelve su vestimenta
y derrama con eufórica vehemencia sus raudales de piel

ah, qué hermosa y lujosa concesión
sus dos íntimos cofres de lunas talladas

cosecha que purifica lo recio del temblor
a su perfecta infinitud

y así la amo yo…
caminando hasta lo más alto de mi silencio
mientras ella resbala desde la eternidad celta de la coincidencia

-riela 348-

293 riada


“FRIDA Kahlo miró en el espejo,
pintó lo que veía.
Monos y gatos compañeros de brujas.
Huesos alrededor de su cuello”
Kerry Hardie.

_______

sin prisa, caminas
entre bosques de metáforas

pero quieres es flotar sobre todo lo suelto
y que yo encuentre en tu mirada la cotidianidad
de este noviembre ya editado, como una hoja ingobernable

-293 riada-

279 riada


“SIEMPRE recordaré tu desnudez en mis manos,
tu olor a disfrutada madera de sándalo
clavada junto al sol de la mañana;
tu risa de muchacha,
o de arroyo,
o de pájaro”
Roque Dalton.

_______

cómplice mía
-¿es qué siempre vas a estar sonriendo
y descalza por esos vagones descarrilados de mis recuerdos?

-¿es con esa cara de milagro recién editado
trepando por palabras y rayando en los abismos de luna
en los que siempre he naufragado yo?

-¿será que el amor
solo fue un huésped necesario y nada más
en nuestras conversaciones con café?

te cuento que…
aquella alambrada completa de tu risa
definitivamente se me hizo cicatriz, nostalgia, distancia

tu voz de fuente desbordada
y tus notas en lápiz sobre nuestros calendarios azules
por aquí andan, trasplantando versos todavía

aquellas tibias esquirlas
de lo que siempre fue tu triángulo para el ardor
son cenizas sobre las sombras de mis ansias ya doblegadas

y al final… ¡perdóname!
es que no siempre, pero con el tiempo siempre
solo fuimos libra y capricornio en el mapa zodiacal de la carne
pájaros que huían, sombras tropezando, ganas resbalando
sobre el piso enjabonado de unos sueños
que ya estaban consumidos

-279 riada-