apenas un susurro


“TE vas. Te fuiste: Espejo en mis pasos.
Ahora luz vencida, desvanecida
Y breve en la tempestad del tiempo”
André Cruchaga.

_______

entonces…

la busqué en la lealtad de las hormigas
y hasta en la coincidencia de la levadura sobre el musgo

la luna parpadeaba entre poemas míos y unas hojas,
pero ya merecida, era ella quien ya no titilaba
en la escena final del momento
taciturno

un día la encontré…
en la limadura de las apariencias, pero no era la misma
entonces preferí hacerme un eco pequeñito,
un latido, apenas un susurro

un susurro de esos que remontan sobre las trivialidades, y huí
hasta la dulce cima donde el espectro de un alba
la hizo musa de mis soledades…

en un exacto segundo

-riela 632-

Anuncios

sutilmente irreversible


“TU pasas por la vida sin rozarla,
que no te toque el hierro del esclavo
que con cualquier limosna se alimenta”
Verónica Pedemonte.

_______

cuando te apartas, tú deshidratas mi alegría…
-me dices

tú, mi talismán de carne y huesos, mi caro y único amuleto
que balanceas las mareas grises del miedo
anudando pájaros de versos
a tus caderas

contigo, a mí me crecen fogatas adolescentes
con toda esa premura de los que muerden
la misma fruta

pero es en el perímetro de las metáforas, gitana
donde tú barajas lo sutilmente irreversible
y me ganas

con la magia de las palabras que vas sacando de los bolsillos
a precio de liquidación, me dejas lejos de lo que una vez
fui yo mismo

-622 riada-

cuando vuelvas…


“NO sabes
que pájaros han quemado sus alas
bajo la corteza de estos árboles.

Deja ausente tus fuegos.

Trae el río hasta los labios.

Brota espinas entre tus manos
para horadar los cuerpos.

Penetremos en este lago
sin tiempo,
sin luz”
Celsa Acosta Seco.

_______

cuando vuelvas
si aún reconoces el camino y decides regresar…

tráeme media docena de lluvias camufladas talla M
y un par de meses polvorientos talla 10

quédate tú con el eco
lento y melancólico de los relojes

y seamos nuevamente
aquellos despertares delirantes viajando como fantasmas
por las vigas carrileras de los quinientos ojos del día después

recuerda que los pájaros siempre regresan

y que el vuelo es la continuidad de la misma breve huida,
nada más

-611 riada-

musa uno


es mejor amarse dentro
que sobre el esqueleto del tiempo

ahora y no en las postrimerías del vuelo

y que sea el barro del fósil luminoso
lo que nos sostenga

-riela 582-

las averías en las caracolas


“TENGO un pasado insomne,
he dormido en algunos corazones,
he sido adicto a los dramas,
he dejado amores sin usar
por miedo a cumplir promesas que nunca hice”
Diego Ojeda.

_______

tú que sabes tanto de la lluvia
griséame lentamente a estas horas,
adejetízame de tus formas
y anula de una vez,
las averías
en las caracolas

bórrame las claves de tus hogueras,
rómpeme los motores de mis quimeras
y despíntame de ti, si puedes marinera…

pero no llueve y la noche todavía es joven

mira ese cielo estampado de sueños
tuyos y míos…

háblame esta noche de saturno o de júpiter -no importa-
mientras me ventilan estos versos en la boca

dime si allá hay ciudades, habitantes
si hay montañas y valles
-¿tienen nombres, como aquí todos tus lunares?

y sus lunas… -¿son de arena o son de agua?
-¿o son largas y flacas
como tus piernas o quizás redondas, suaves y blancas
como tus pechos?

esos que siempre me atrapan
a pesar de ser geométricamente incorrectos
pero tan hermosamente geográficos, perfectos…

ay amor, mejor no me digas nada…
desnúdate y desnúdame de planetas y de estrellas
hazme parecer un simple río de nuevo
otra vez y otra, el caudal al ruido de tus besos

de manos recorriéndote -pero ya desprovisto de palabras
de dudas, de promesas de planetas y lunas, de palmeras lejanas…

 

-570 riada-

diferente a uno mismo


“LOS pájaros cantan tras la tormenta -¿por qué no va poder la gente deleitarse con la poca luz que les quede?”
Rose Kennedy.

_______

miradas que perfuman apuntando siempre al alba
es ella, devorándose los párpados

escurren en silencio
duras ganas en nuestras blandas manos
es la metamorfosis de la nada, diferente a uno mismo

aquí y con ella, yo aprendo del barro
harapientas luminarias al viento fuimos, aún somos
hasta alcanzarnos como dos granos de arena

-¿cuánto hace que el cuervo de frost
se posó sobre la última rama?

-le pregunto y ella sonríe…

-tú y yo, somos una escaramuza sin fecha escrita,
dos armas peligrosas, extraviadas sin tags de ruidos -me dice

y ahora no me preguntes por qué ni cómo así -sentencia
seriamente ella- entre largos sorbos de su café

-riela 521-

el riesgo de mirarte


“NO tengo ambiciones ni deseos,
ser poeta no es una ambición mía.
Es mi manera de estar solo”
Fernando Pessoa.

_______

me gusta el riesgo de mirarte cuando duermes
y este egoísmo mío, de “saberte” sin percatar del accidente
de que todo sea un simple: “quizás”, o un corto: “para siempre”

-¿dónde guardas tú los sueños cuando estás despierta
y desde dónde corren esos besos que me das, hasta convertirte
en este río que desordena mis horas?

yo espero ecos de la lluvia para contemplar tu desnudez de hoja
y escuchar las alarmas en los alambres delgaditos en que terminan tus pies

es temprano en las encinas
y en los incendios pavorosos que engalanan todo lo efímero
en mi cama

-465 riada-