mientras llegas


“HAY jardines que no tienen países
Y que están solos con el agua
Los atraviesan palomas azules y sin nido”
Georges Schehadé.

_______

-¿se acostumbrarán mis ojos al roce melodioso
editado en los códigos de tanta ventisca caribeña?

y si regresas… -¿alzarás las ramas del suelo,
esas que de andar sueltas, golpean la perfección de los sueños?

-¿anclarás la candidez de estos versos
en tus hojarascas de jueves?

-¿sitiarás tu plácido silencio de araña tejedora
en mis persianas?

-¿me darás algún sorbo de tu sed,
tu invierno menos dócil y tu mirada de ciruelo en flor
para llenar de utopías las bodegas del ocaso?

-¿me darás astillas de tu aliento, de tus mareas + bravas?

-¿gestos de esos peces que anulan la noria de tus piernas
y algún vago intento de tu boca navegable, mientras llegas?

-¿tiempos gerundios de tu academia de ojos?

-¿tu nombre encendido en las puntas de cien flechas?

-¿tomarás mis hilos delirantes para izarlos como banderas tuyas?

y ya al borde de todo abismo que te reclama…
-¿me darás la clave del canto alegre de esos turpiales
que sin saberlo, tú ciñes?

-653 riada-

Anuncios

noches eternas


“…ME y nos pienso – explayando sobre recuerdos – releídos – corregidos- meditados
– intentando comprender – un mapa mental repleto de escalones – algo de memoria
– algo de reflexión
Algo de verso”
Daniela Guerrero.

_______

como los misterios que redundan entre los eucaliptos,
este noviembre se mece como la hermosa mujer que eres tú
cuando bailas ese vals con los pájaros que vienen, picotean y se van

y yo, que busco esos ojos tuyos entre las coloridas frutas del medio día,
entre los árboles, alta y tendida te alcanzo pa’ regalarte una flor
como si te diera la primavera toda, de un soplo o de un tirón

entonces, me miras como la prisionera de aquellas viejas melodías celtas
y te adornan amor mío, esas locuras evocadas desde los establos
cuando adentrábamos bosques para engendrar noches eternas

-610 riada-

mi dulce amiga


“PRISIONERA de ningún paisaje
de ninguna estación
la mente se mueve en una cosecha ilimitada”
Basil Bunting.

_______

tu cuerpo es a mis ojos
lo que el vapor es para la lluvia
que te moja agradecida hasta convertirte en río

qué lindo es amarte y prescindir de las cosas
verte girar como un trompo en el aire, tan distraída
eres el agua que canta, mi pequeña flor ante la cual sonrío

me gustas tanto huracán de falda menuda
mi estupor feliz, confidente, mi amalgama, mi dulce amiga
tú eres el polen y la centella resumidos, único aval en el cual confío

-609 riada-

la orquesta del titanic


“EL frío
no es el reverso del calor,
es su fruto más preciado,
comodín con el que saborea
su juramento en las pieles”
Clara Schoenborn.

_______

anduve cosechando palabras surgentes entre sílabas ajadas
aislando surcos de versos y dilatando asoleadas rimas
para aquel poema febril, tantas veces postergado

tramité un exilio casi mágico en las alas de unos pájaros
vi lunas mordidas por bocas que simulaban ser lluvia
estuve en ciudades altas y curvas de calles esbeltas
con muchachas que andaban con faldas redondas

recorrí instantes de tramos muy largos, entre un café y otros labios
demoré los incendios de la carne y solo obtuve emboscada de nombres
y al final me quedé solo, con la orquesta del titanic,
que no diferencia un twist de un tango

-riela 595-

dos lluvias más allá


“ME colmé de atavíos nocturnales para hallarte.

Te vi pasar por el ángulo justo
donde se parten el tiempo y las memorias”
Teresa Palazzo Conti.

_______

dos lluvias más allá
de un lunar de su cuello vivo yo, donde otros alguna vez navegaron

allí donde la lluvia, simplemente la delata
al comenzar el viaje oceánico y luminoso de unas gotas

fiel filantropía, la de tantos besos derramados
bajo unas linternas, en los enseres del agua de aquellos amaneceres

quien sabe sin en los prototipos de esos pájaros navegables
que en ella pululan desde la tiza, habrán esferas de ojos nostálgicos
de esos, que ahora circundan y cicatrizan a los vendavales del alma mía

y quien sabe si junto al fuego, ya en el ocaso de estos y de otros versos
sean sus manos, ya convertidas en sombras de frondosos árboles
las del manifiesto final, las que pinten las paredes de mi vida
con ese dulce y a veces trágico aroma suyo, a trementina…

-riela 592-

los garfios blancos de la luna


“NO son nube ni flor los que enamoran
eres tú, corazón, triste o dichoso…”
Rosario Castellanos.

_______

maria
jamás pretendió ser fuego cruzado
ni la alegría en las alas de un salto
en ninguno de sus retratos

pero entendió que en la cosecha de las prioridades
de sus asombros diarios, fue siempre el pedal y no los frenos
lo que se quedó enganchado en los garfios blancos de la luna
aquella noche, junto al sticker price de su bici amarilla

quizás, fue solo el jaque mate al vuelo alegre del pájaro
o la fecha rota sobre el calendario, lo que + dolió
en las rodillas

-riela 573-

tu quitamanchas de peces


“SI mi palabra brilla para que tú la leas,
temblará en el rocío, persistirá en la estrella”
Elsie Alvarado de Ricord.

_______

como otros dicen:
premura y deseos de ser solo sombras…

sorteando premisas caigo en pozos de palabras
toco fondo y siempre regreso a buscarte

es que no se puede borrar a los inviernos
ni a los brazos que acogen perfidias y tercas soledades
de esas que deambulan por aceras, vestidas de franjas amarillas

amor mío, yo prefiero ser sombra que deseo
un negro velero entre las más densas luminosidades

prefiero ser letra minúscula, tambaleante de nostalgias
lluvia ruidosa y menuda, a ser una cicatriz grande pero distante
verso extranjero, tatuaje, locura, vuelo, oleaje, escoria, prontuario
a ser humo esparcido, o ese lunar maquillado a tu altura de pubis

prefiero la nada que al olvido -dije una vez caminando a tu lado-
dibujar liubliana en tus ojos descalzos y que después
no utilices tu quitamanchas de peces…

-¿me llevas?

-545 riada-