la melodía de olas


“ME moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París -y no me corro-
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño”
César Vallejo.

_______

no nombres piedra
tampoco digas sombra
di la palabra exacta y fiera

no la del eco, porque entonces se demora
en tus labios navegables, la melodía de olas

es que hay un diapasón y su calavera
a punto de hacer una riela
sobre el bies de tu boca

-444 riada-

te llamé lluvia


“Y es todo lo que tengo
hasta dispensar el sueño de suelo probable
hasta que mis pies se claven
en el rostro de esta última flor”
Claudia Roquete Pinto.

_______

Te llamé lluvia
una mañana catastrófica de julio

y llegaste como un río perfectamente navegable
hasta mis manos

luego, te desvistieron de amaneceres unos dedos tan míos
como peces delgaditos que te subían y bajaban

recorrimos juntos
los colores inéditos de un alba

-397 riada-

lejana canción


“LOST without your love.

I always thought that I
could make it on my own”
BREAD.

_______

como en esa lejana canción,
de vez en cuando la vida…
es cuerpo contable, es duda navegable

inútilmente, otras veces…
arena bajando por las escaleras del naufragio

y el amor, que alguna vez fue un evento en tránsito
ahora tiene el nombre de la terrible orfandad
de esa pausa sin bisagras que decide nacer
al pie del árbol de agua

y reasumes el viaje
con esa mirada de recuerdo, ya liberado…

-385 riada-

dos hermosas cordilleras


“ESTAS
haciendo
cosas:
música,
chirimbolos de repuesto,
libros,
hospitales
pan,
días llenos de propósitos,
flotas,
vida,
con tan pocos materiales.
A veces
se diría
que no puedes llegar hasta mañana,
y de pronto
uno pregunta y sí,
hay cine,
apagones,
lámparas que resucitan,
calle mojada por la maravilla,
ojo del alba,
Juan
y cielo de regreso.
Hay cielo hacia delante.
Todo va saliendo más o menos
bien o mal o peor,
pero se llena el hueco,
se salta,
sigues,
estás haciendo
un esfuerzo conmovedor en tu pobreza,
pueblo mío,
y hasta horribles carnavales, y hasta
feas vidrieras, y hasta luna.
Repiten los programas,
no hay perfumes
(adoro esa repetición, ese perfume):
no hay, no hay, pero resulta que
hay”
Cintio Vitier.

_______

dos caracolas enredadas entre las sábanas,
dos exactas mitades, dos caudales
que me tropiezan, me urgen y matan

tus pies son dos hebras largas y blancas

dos mechas, dos hermosas cordilleras
desde donde yo, enciendo todas mis fogatas

dos clavijas para una sola guitarra

dos cuerdas para subir al oráculo de tu ombligo
para recitar allí, la perfecta oración que es tu nombre

la redención de estos minutos
anuncia, que ulises ha llegado de nuevo, a suelo de itaca
solo para izar la bandera de tus pies hilarantes

-365 riada-

conversa y vaga


“CON el lápiz labial
borra el último beso del hombre que amó”
Consuelo Tomás.

_______

guayunata
que descifra mi fortuna
en eternas cáscaras de naranjas

secreta fórmula eres tú
del romero y el tomillo en la cabellera de los atardeceres
y en esas siluetas que despintan en finas sombras

farola
para la muchedumbre de antojos que en las aceras se junta
conversa y vaga sobre el resumen de los espectros en mis noches

-282 riada-

la vida


“BAJO un cerezo con ramas extrañamente abiertas, eso ni siquiera
es un cerezo, se parece más a la sombra del ángel de la guarda”
Julius Keleras.

_______

la noche, que bajo un cielo perfectamente alfombrado de estrellas sosteniendo a una luna incendiada, no haya un enamorado en el mundo, susurrando palabritas de amor -de esas que sueñan ser poesía- al oído de su amada…

esa noche, habrá muerto erató, y se perderá para siempre el sentido vehemente, así como todo argumento cotidiano y simple, de lo que comúnmente llamamos: la vida

-riela 280-

más allá del ruido


“ESTAS paredes ya no existen
y aún ocupan un lugar.
Cruzamos puertas, soportes, soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de este tiempo”
Rafael José Álvarez.

_______

más allá de la luz
mucho más allá del ruido
-cerca de nosotros-

sobre el litoral de la primera página
del libro sin autor, sin figuras
ni palabras

se asoma el croquis del viaje final

itinerario desolado
el del amor colgado de un labio
desde los tiempos de la erosión del agua

-riela 244-