594 riada


“CUANDO tú me enseñas que dos y dos son algo,
yo aprendo y los cuadro”
Salvador Pliego.

_______

pregúntale a las piedras
si acaso la poesía, no es la calma después de la tormenta

luego, pregúntale a tus piernas
quién si no yo, conoce el mapa de tus desvaríos

para festejar tus ojos en los míos
me basta esta magia humeante de miradas simples

-es que en lo + plano de mis gavetas
yacen tendidos los mil añicos de tu olvido– bromeas, sonríes y dices

y de tu boca pequeña, de pronto
vuelan palabras hasta lo infinitamente imposible

-594 riada-

Anuncios

riela 452


“HAY golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!”
César Vallejo.

_______

césar vallejo
poeta de senda y de verso humano

yo jamás he podido cerrar los ojos
para abrirlos luego, como ventanas desiguales
y así poder afligirme en santa paz

tuve el tiempo necesario
es cierto, pero luego cambié todo
por barajitas de cal ripken jr

y a cada niño que miro, lo veo a él
como a un fósforo encendido
y ya no más a ti…

me disculpas
sin embargo, que aún ande con el peso
desbordante de tu sombra

-riela  452-

385 riada


“LOST without your love.

I always thought that I
could make it on my own”
BREAD.

_______

como en esa canción,
de vez en cuando la vida…
es cuerpo contable, es duda navegable

inútilmente, otras veces…
arena bajando por las escaleras del naufragio

y el amor, que alguna vez fue un evento en tránsito
ahora tiene el nombre de la + terrible orfandad
de esa pausa sin bisagras que decide nacer
al pie del árbol de agua

y reasumes el viaje
con esa mirada de recuerdo, ya liberado…

-385 riada-

67 riada


“¡QUÉ! ¿No me oyes? ¿El rumbo
no tuerces? ¿Orgullosa
descoges nuevas velas,
y sin pavor te engolfas?

¿No ves, ¡oh malhadada!
que ya el cielo se entolda,
y las nubes bramando
relámpagos abortan?”
Andrés Bello.

_______

comienzas por detestar el aire que respiras
y temer a las ráfagas de anhelos y dudas
que todavía te asombran

luego, deseas alargar la noche
hasta + allá de donde te alcance la lluvia
para entender que estás atrapada

enamorada, desnuda y primaria
entre los helechos de palabras distantes
y bajo una luna, perfectamente incendiada

algún día, tal vez, vas a querer comprender:
-¿cómo así, es que tu amor naufraga
en una ventisca tan lejana de versos?

otro día, quizá lograrás, atrapar con las manos
entre un cielo y mar, la vasija de silencios míos…
para que la llenes con tu sal, con palmeras y relámpagos

-67 riada-