soledad


“LOS recuerdos nos seducen
con su destierro incansable
elegimos los felices
para la charla ante los vasos

pero para despertar abrimos grietas
encendemos el fuego en la caverna y
solos ya
nos entregamos a la invención
de los venenos”
Jonio González.

_______

hoy la soledad desembarca
con gestos desproporcionados de ternura
sobre mis aspas laberínticas y deshuesadas

la soledad es un círculo caído, un hijo desprendido
desde entrañas calcinadas

es como la ropa mojada: fría y pesada
la sal de la saliva, una simple coartada

esa llovizna que quedó atrapada
entre noches abiertas y nunca llegados días

ese tenue rocío entre las fisuras
de aromas largos y primitivos

-riela 366-

despertares de luna


“NO deberías escribir más poemas
ni tristes ni alegres
porque las bibliotecas están llenas
y están vacías”
Sonia González.

_______

son despertares de luna
sobre la inerte piel del poema

y unos labios que indultan
cualquier injusta condena

un corazón que se incendia
mientras la boca procura
mantener la tibia presencia
de unos besos, sin nada de cordura…

-riela 139-

maria


“A veces no soy más que una voz
sobre los huesos y la memoria”
Anamaría Mayol

_______

maria vive en la latitud de los sueños

y en la misma longitud, donde Dios
se debe preguntar a veces:

-¿qué sueño yo y cómo así, es que suena
un mango, en el tráfico
de su boca?

-riela 138-

dos sílabas de ojos


“LOS cabellos vueltos enredaderas
cubren la almohada
Las uñas convertidas en pétalos
rozan la alfombra”
Elma Murrugarra

_______

tú eres como la música que nunca había escuchado
eres la de los ruidos que viene, desde los árboles lejanos

la que espanta la polilla del sombrero de las noches
la que busca y nunca encuentra al país de mis dolores

hay estrellas afiladas que andan prestando sus nombres
para que la espuma del vértigo baje la voz
y quede todo absuelto de anhelos

piel canela, ya no me alcanza tanta luna caribeña
para limar estas ganas de tus dos sílabas de ojos

-127 riada-

tu silencio de flor


“SIEMPRE es un alivio que mis personajes puedan darse el lujo de enloquecer por mí”
Javier Miranda-Luque

_______

te amo
como amo la alegría de todo tiempo hermoso
que me traen tus manos

como amo el canto victorioso
de unos pájaros incendiados que interpretan
al viento, por los campos

como amo el golpe del mar inmenso
que trae en alas del tiempo a unos recuerdos:
musgo tierno de bocas, música al filo de un beso…

amo tu costado más izquierdo,
tu silencio de flor y a todos, todos
tus gestos de muñeca, ya dulcemente pronunciados

amo tus pies y las fisuras flacas de tus labios,
tu voz minúscula cuando emite esos sonidos redondos y largos
y tu cuerpo desnudo de viernes en la noche para sábado

pero también amo tu llanto
de día, de país, de algún otro amor lejano,
otro cielo azul, otros soles blancos
y que tus ojos de lluvia, lloviznando
poco a poco me van mostrando…

 

-99 riada-

la otra estirpe


“A qué vienes a mí, si el amor es ausencia”
Pedro Gandía.

_______

olvídalo,
hoy quiero llegar al límite,
ser de otra índole,
de la otra estirpe,
de aquella que de alguna forma, sobrevive
sin la nomenclatura de tu magnifica densidad

ya no importa,
pasa es que hoy la lluvia
me dibuja con sus formas íntimas y abismales,
lo simétrico entre el átomo y la lágrima,
lo ambiguo y hasta las casi pornográficas formas
de no extrañarte

-88 riada-

río pequeño


“LA oscuridad espera aparte desde cualquier ocasión que surja;
como la pena, siempre está disponible”
Margaret Atwood.

_______

su cuerpo
corre entre mis manos
secretamente, como un río pequeño

sin recodos
fluye desde sus pies
como desde un paraje de letras

toda ella
de pronto, tiembla
y se entrega como la flor a la abeja

-riela 83-