lluvia de minutos


“ELLA dice: soy una ciudad olvidada.
Él dice: soy un río.
Se quedaron en silencio
cada uno en su ventana
mirando su ciudad, su río”
Filipa Leal.

_______

estalla la lluvia de minutos
mientras que dulcemente, aquí engorda
la nostalgia

-¿te he llamado alguna vez memoria ardida?
es este caminar siempre descalzo sobre la dosis exacta
de melancolía

quiero escucharte
y que hoy seas por un instante, mi enemiga
implacable

ayúdame a encontrarte sobre la hora sobria, plana…
pero no, no estás y no estarás
jamás

eres el gesto de un dios enardecido, enseñándome
a contemplar las hojas más blancas
del silencio

me convoca otra noche áspera, suelta, convaleciente
todo parece un perfecto halago del día
equivocado

de alguna forma, se enciende y apaga el faro alegre
de tu risa lejana, al final de una avenida
entreabierta

-442 riada-

Anuncios

soplos de un instante


“MÍRAME
mírame en la luz de un universo sin mundos
en la luz de esa aurora feroz
mírame con tus dientes
y a través de la espuma
de océanos interminables que nos acechan”
Aldo Pellegrini.

_______

guardemos la maleta de este jueves
y que sea un fósforo festivo en nuestra agenda

que cada veintiocho de noviembre
su recuerdo nos sorprenda

pensemos en tus pies en mis zapatos
y que ya pronto a regresar escriban tu mar de manos
un e-mail para mí, con el secreto pequeñito de tu rastro

regrésame el beso estampado en la boca de aquel marzo
durante la tormenta de despedida para el viaje

que el amor es simplemente
el vuelo en soplos de un instante

-286 riada-

desde tus ojos (contigo)


“NECESITAMOS las palabras como pertrechos,
como fusiles al hombro para matar pesadillas”
Aixa Ardín.

_______

la noche se abre
y ensancha los cuerpos ansiados de labios

las olas escriben sus versos perfectos
solo para que salten hasta tus ojos

contigo no hay renuncia ni piedad en las desembocaduras

tus ojos se tiñen de víspera para recorrer la tarde
con agua, hasta que quedan a mi acecho
tus formas blandas de mujer

cortejos abismales navegan hasta ti
son mis labios en la búsqueda de tu edad alevosa

tus párpados son dos altares donde yo construyo mis fogatas
con los pedazos incandescentes de tus palabras

tú rasgas, lo sé, los colores del horizonte
frente a la noche, acogiendo las cicatrices de todos los ojos

y de pronto, me miras y preguntas si las estrellas duermen
en el cielo, o solo vigilan…

yo no sé… pero hoy en ti se desata la alegría
mientras a mi, me basta con perderme en tu vendaval de ojos

se desenvuelve ingrávido el silencio en la vigilia de tus pliegues
y duda la vida, solo cuando anda desprovista de sueños

así se asoma, amarrado a la ventana de tus ojos,
el día, con todas las sílabas del mundo, recién encendidas

amor mío, contigo la ilusión es un pájaro en revuelo

ahora derrámate como la tinta de un poema
y tapiza mis ojos con tus locuras

-238 riada-

nostalgias repetidas


“SUENAS a silencio
a fulgor de luna que dormita entre agua y arena,
en la hora quieta.

Y se caen tus pasos
al compás de la noche
susurrando secretos…”
Vilma Reyes.

_______

esta calma de nostalgias repetidas

tonta, sutil y fiel melancolía
la que te busca, te nombra y te llama

imaginemos un instante en llamas
en que tus duermevientos se rebelen
y luego, nuevamente se te queden
dormidos en el alma

y si de repente se nos muere el olvido
que nunca se nos mueran las palabras,
que se queden las que ya están ancladas
en estos versos que ahora y aquí, te escribo

-231 riada-

dos cafés y yo


“HAY dos escaparates en cada esquina de una calle:
en uno, decenas de libros resignados
sobre el otro,yacen los cristales rotos
que tapan desordenadas hojas en blanco”
Sonia Aldama Muñoz.

_______

con dedos de ternura
la lluvia escarba en las ventanas

mientras,
dos cafés y yo
aparcamos junto a la chimenea

y son los grumos de este oficio,
es esta forma de extrañarte, marinera
entre las herramientas matinales de mi taller de nostalgias

-131 riada-