de chiquita espuma


“COMO quien regresa de un dolor muy cierto
y pone en transparencia las preguntas

acude la noche al NO”
Alejandro Schmidt.

_______

de chiquita espuma
se van tejiendo los mediodías de su cuerpo

y al simple azar
se juntan al júbilo de sus formas
hasta alcanzar la circunvalación del color
exacto, que a la deriva tropieza con mi sombra complacida

mi media flor, mi feita
siempre al costado izquierdo de mis aristas

siempre descifrando la ecuación que describe a la alegría
en el vuelo trajinado de tantas golondrinas tardías

-347 riada-

a través de una ventana


“A tus olas vuelvo inevitablemente,
a tus amadas hojas líquidas
coronadas de magnolias
que se destrozan en instantes.”
Carmen Matute

_______

tú eres aquella sombra mediana que cruza
diariamente la hojarasca

esperando escuchar tu nombre
desde unos labios que ansías

mirando el ir y el devenir
de lo eternamente cotidiano, sin notar
los anhelos que te miran a través de una ventana

-339 riada-

el twist del gallo


“YO tengo un gallo
que está reloco
con los pollitos
siempre está bailando un twist…
y este es el twist que bailan los pollitos
todos los pollitos a bailar el twist”
De algún recuerdo inusitado.

_______

no hay lugar ni un rincón apartado
donde detenernos un rato, para contarte
mi historia: “el twist del gallo”

desde temprano
recorro las venas de este mayo
para ver si te encuentro citadina y ya llovida

ya no me quedan edificaciones, tampoco avenidas
terquedades mías, ni anécdotas de béisbol donde no te hayan buscado
mis manos, bajo el misterio de la luna en música

-267 riada-

feita


“MI fea, el mar no tiene tus uñas en su tienda,
mi bella, flor a flor, estrella por estrella,
ola por ola, amor, he contado tu cuerpo”
Pablo Neruda.

_______

como a la poesía
como a la llovizna tenue y fría
o como a la borrasca densa, confinada y forastera

como al ruido que sin permiso se presenta
sin sus arcanos y con el espesor
de la sorpresa

como el pozo al agua
como el pasto a la llama y como al color
de esa puerta, que abre al cisne ese río donde habita leda

yo te reconozco mi feita
como el rayo a la tormenta y como el temor a la cita
de aquella célebre, primera cenicienta

-223 riada-

flores de siempreviva


“VAS
llena de páginas líquidas,
errante sobre versos que escribí
en gotas de otoño,
limitada a preocuparte
si las hojas que te cubren
caerán sobre mí”.
Francisco Barraza Alonzo.

_______

a ti y a mí, no nos quedan ya motivos ni formas,
ni colores, pero hoy me doy cuenta, que en tu agenda
en calidad de estropeados, persisten algunos suaves aromas

tan nocivo y azariento, como un oficio cotidiano
el amor se nos hizo costumbre, mientras la pasión ardida
tantas veces, ahora reclama y nos grita, al vernos tan precarios

solo quedan los recuerdos, atrapados sin salida
y un cariño que nos nutre y nos cercena,
en tu mirada ya no quedan, flores de siempreviva

a veces en silencio, miro cómo y cuándo suenan
tus lágrimas, en tierno tropel sobre la piel de tu tristeza,
tropiezo y te me vas volviendo ajena

duele verte dando vueltas y contando las promesas, que el tiempo,
la alegría, el placer, el humo, los celos y hasta el amor, nos hicieron
sobre un colchón y que luego, quedaron olvidadas, dobladitas en tu mesa…

-192 riada-

unrest


“COMO surca un beso tuyo mis entrañas
esta noche mientras te duermes tranquilo en mi pecho”.
María Eleonor Prado Mödinger.

 

_______

me asomo por nuestra ventana

no hay vagancias
ni sosiegos, en mi pensamiento

ni siquiera desde el tejido de ardores
de tu cuerpo, aquí sumergido conmigo todavía

he escrito para ti:
“tus labios aún me visten,
pero al filo de la música que vivimos”

pasa que…
tú siempre me has poblado
de multitud

-189 riada-

memorándum de entendimiento


“MEJOR no diga nada.
Sería inútil. Ya ha pasado.
Fue una chispa, un instante. Aconteció.
Yo acontecí en ese instante.”
Chantal Maillard.

_______

en la proximidad de lo nuevo,
sobre la inmediata desfachatez de lo menos
me toca redactar sobre unas páginas imaginarias

-al sur del continente de tu espalda-
un memorándum de entendimiento:
aquel, el de la vigilia sobre tus pentagramas

el del pretexto -tu sabes-
para que mis versos, por fin
arrecien contra la falta de cordura

lo firmas tú,
en tu carácter de no ser ya hoy,
la inquilina en la casa descortés de mis ojos

yo lo ejecuto
con la contrariedad, de que estás ausente
pero enumerando los más hermosos ruidos

-164 riada-