como extraños


“HE salido a ser chimenea para que tú me habites,
Me meso en tus recuerdos para que estés, aunque no estés”
Natalia Montoya.

_______

como extraños
amantes retratados
sobre un espacio amarillo

son dos hermosos pasajeros
de instantes mecánicos
que están dormidos

con la luna llena sobre la cara
y después del aguacero
despiertan

microscópicamente el amor
emprende viaje
en la oscuridad indivisible

-“volveré mañana, al mediodía” -susurra ella
y apuesta latidos de su corazón
pierden los dos…

-riela 503-

al pie de sus ojos


“ESTORNUDO planes
los cubro con papel nostalgia
guardo algunos en mi bolsillo”
Verónica Fajardo.

_______

-¿será solo una complicada ley de atracción
lo que mantiene unidas a la tierra
y su luna?

-¿o un café con su aliento la simple razón
por lo que al pie de sus ojos
se desguaza mi cordura?

-riela 474-

el dieciocho de neruda


“YA me veo olvidado como estas viejas anclas.
Son más tristes los muelles cuando atraca la tarde”
Pablo Neruda.

_______

deja que el dieciocho de neruda on the rocks, desde el vaso
navegue sobre la suave densidad de tus labios

pero si tú prefieres dejarlo tatuado, simplemente déjalo
flamear sobre ese vasto continente tan lejano
que son tus blancas manos

pero también deja este poema así: en blanco, arrugado
navegando

como el humo de la nostalgia entre los dedos de unos amaneceres
y en el canto de la mancha indeleble de letras
para ti, de otros tantos

-470 riada-

mi desorden preferido


“…LA reconstrucción estricta de mi voz manchando las paredes en un acto irrevocable de humildad, de desnudez. quiere decir nada, mi nada, la nada. la de esta edad. la del apartamento que no me gusta. la de mi almohada sosteniendo mi nuca para nadie, para esta sombra que hace peso, que me obliga a recorrer los escalones como quien viene perdido de una guerra para vivir o seguir muriendo en otra. la de los ausentes”
Manón Kübler.

_______

mi desorden preferido siempre fue mirarte a contracorriente
como a los lunes, y ver tu cuerpo despegar al soplo
desparramando esquirlas hasta mis ojos…

tú eres la ecuación perfecta para el desgano en la desembocadura del ocio
cuando en silencio se instala tu cuerpo, a mi lado
siempre como una playa incendiándose

me tientas a contar tus setecientos lunares y luego me sueltas; ya no sé
si eres tú o es la incertidumbre de la noche, lo que viene filtrando
a ras del orden casi perfecto
de las ventanas…

-449 riada-

la música…


“ES como cuando una película acaba,
los nombres pasan desapercibidos,
la música de cierre termina extraviándose
en el sonido de los asientos
que se tornan vacíos”
Mario Morquencho León.

_______

la música se me hace agua redonda
bajo la vértebra húmeda de un beso suyo

el temblor distante de una estrella pequeñita
es el ala del ángel donde un dios escribió su nombre

y que después se hizo poema, sobre las limaduras
de los naufragios que perfuman la noche

-riela 438-

¿habrá algún remedio…


“TUS proporciones se mantienen firmes
y sobresalen,
como una manera de decir
que aún la belleza de las formas
merece las caricias del amante”
Néstor Mendoza.

_______

¿habrá algún remedio para esta torpe alegría
que por aquí transita, sin las formalidades
con que se curvan dulcemente los caminos?

¿alguien sabrá el secreto, en la rutina donde la fantasía
finalmente se extravía en la transacción magnética
que impone círculos virtuales al vuelo
de las golondrinas?

tú, solo puéblame de instantes…
vísteme de labios para la inauguración del sueño
aquel que sobrevive al cuarzo, desde la tersura de todos
tus contrastes…

-437 riada-

pisadas navegables


“CUÉNTAME, ¿qué tan arduo será
construir esa piel de tus palabras
en mis ojos ávidos de nuevos amaneceres
para mis geografías?”
Kathy Durán.

_______

te digo mar
y me miras con el estruendo alegre de una tormenta

entonces te llamo: maria!
y te me haces tan pequeña, que cabes
en la significancia de todo lo amado

ay alma…
-¿quién pudiera llenar de barcos y horizontes, mi marinera
tus pisadas navegables y levantar un puerto entre tus brazos
para que atraque esta nostalgia, que quema y me desfleca
sobre las coyunturas marítimas que festejan el ocaso?

-433 riada-