pocas veces


“QUE suerte sentir los golpes, ver los moretones y la brisa que los toca.
Que suerte morir para renacer en las palabras no dichas.
Que suerte contar soledades en las gotas de la lluvia.
Que suerte ser otro humano”
Angélica Hoyos Guzmán.

_______

a veces
perdemos la cabeza y hasta el nombre
sobre una acera en plena bitácora minuciosa
de una muchedumbre de esas, de circuitos deslumbrantes

otras veces
encontramos pedazos de níquel con caras conocidas
botellas vacías, fósforos castrados en la cremallera de los asfaltos
días con nombres de planetas, amores mal escritos en envolturas de menta

pocas veces
ganamos algo con esta profesión de arrendador de promesas
con esta espuria pretensión, tan desmesurada, desconceptuada y poco circunspecta
de querer vestir con poemas hasta ese aleteo microscópico que tienen las estrellas

 

-riela 483-

dos fósforos al viento


“ES propio de hombres de cabezas medianas embestir
contra todo aquello que no les cabe en la cabeza”
Antonio Machado.

_______

entre las articulaciones de la noche
se asoman unas estrellas

y hay tanta leña seca
a la orilla del camino, susurrando estaciones

somos dos fósforos al viento
entre los curvos maderos de un beso

tú y yo, de repente
la música anda en llamas rompiendo sus paquetes

-392 riada-

escribo riadas


“SI alguien todo lo quema yo te amo”
César David Rincón.

_______

y escribo riadas

para desnudar y luego vestir estas intermitencias mías
en el féretro de mar de las nostalgias

intentar recorrer y entender los centímetros de tu alegría
con estos cordeles de horas finamente laminadas

para que te tengas en mí
mientras abro las ventanas y me aseguro
que la vida toda respire palabras

para decirte que ya entendí
que la eternidad de una piedra va más allá
de unos besos estampados sobre un calendario

-21 riada-