al borde del tenue abismo


“Y si he llegado,
¿qué haré de mí?”
Carlos Vitale.

_______

hoy ando como quien apura al destino
y apuesta al color insignificante de unos sueños
desparramados sobre la alfombrada eternidad del olvido

como quien apunta pacientemente a las estrellas
aún bajo la lluvia, sin darse cuenta que la locura
se proclama, es en la tempestad de un segundo

como quien mira el strip-tease de unas palabras
al borde del tenue abismo, en burdeles con carteles de neón,
donde la madrugada siempre descifra la dicha de regresar
a salvo y desnudo a uno mismo

 

-riela 436-

las costuras deficitarias


“DEL mar azul las transparentes olas
mientras blandas murmuran
sobre la arena, hasta mis pies rodando,
tentadoras me besan y me buscan”
Rosalía de Castro.

_______

quiero es ser la hiedra
que a ti se enreda

y no ser como esos barcos
que se hacen sombras
mientras se alejan

y van dejando heridas sobre el agua
entre las costuras deficitarias
de las mareas

-419 riada-

a través de una ventana


“A tus olas vuelvo inevitablemente,
a tus amadas hojas líquidas
coronadas de magnolias
que se destrozan en instantes”
Carmen Matute.

_______

tú eres aquella sombra mediana que cruza
diariamente la hojarasca

esperando escuchar tu nombre
desde unos labios que ansías

mirando el ir y el devenir
de lo eternamente cotidiano, sin notar
los anhelos que te miran a través de una ventana

-339 riada-

los apuntes de frost


“PON tu frente sobre mi frente y tu mano
en mi mano.
Y hazme los juramentos que romperás
mañana”
Paul Verlaine.

_______

la amé inmóvil sobre raudales enormes
en silencio, con el simple galardón de mis temores

atesorando cada instante y cada animismo
en que su fugacidad era luz

-¿cuánto tardé yo, en hacerme temblor
sobre el “mientras” de su sonrisa?

-¿qué no hice, para distraer los inviernos
cuando ella me mostraba sus apuntes de poemas de frost,
o los de dickinson?

-riela 319-

praga


YO nunca he estado en Praga, pero le sueño jardines,
escaparates llenos de temblorosos misterios y también
que los tranvías se alejan justo con la extraña forma
que cursi como soy siempre me ha hecho
llorar por los falsos recuerdos”
Santiago Montobbio.

_______

andrej pasea su ocarina bajo el cielo azul de praga
es así como olvida que en nitra hay puentes y hay lluvias
ventanas, pestañas, žinčica y tres gatos en la plaza de hrad

también hay miércoles y tanto equilibrio en st. emmeram

una mujer manuscrita
camina paralela a una frase muy suya

se detiene a mirar que ambas son tan hermosas
-“maria, milujem t’a”

de repente
una ventisca citadina canturrea a los oídos
y ensancha la urgencia que tiene de aquellos labios

no hay abismo que el tiempo no cubra de polvo
-piensa-

camina y de vuelta a la frase: “maria, milujem t’a”
y a la dulce y transparente melodía de praga

-riela 132-

sus ojos verdes


“Y me finge un celaje fugitivo
nave de luz en que, al final reposo,
va tu dulce fantasma pensativo”
Amado Nervo.

_______

ay alma…
-¿cómo delimitan los horizontes
al bies de sus ojos verdes?

-¿cómo revolotean las sombras
y cómo es que se desmoronan
en silencio, ah?

-¿cómo es que la breña
se hace ventisca caribeña
y después palabra?

-¿tendrá garfios la luna llena,
serán de greda,
tendrá costuras o es el sueño de verla
una simple polvadera?

-¿y hasta dónde treparán sus suspiros blandos
para mirar las llamaradas,
de tanta artillería de versos?

-riela 114-

dibujemos equinoccios


“YO me quedo mirándote: sólo eres
un gran viento que corre, quema y canta
amor en todo árbol
y en todos los rincones de mi alma”
Esther de Cáceres.

_______

pintemos ojos verdes
en la cara del cielo y brindemos
luego, por el milagro de este jueves

revisemos los bolsillos de este abril
y contemos despacito las pestañas que le quedan,
que no es solo la tos y su ronquido, lo que siempre nos desvela

amor mío, ven conmigo,
apretemos este deseo por la cintura
y como locos, dibujemos equinoccios en la sonrisa de esa luna

-95 riada-