729 riada


“LA poesía,
mientras más pública
es más íntima,
multiplica la complicidad
de otras intimidades”
Silvia Elena Regalado.

_______

hoy
de nuevo aquí
guaricha mía, comienza la vida…

y otra de tus pestañas -en un descuido-
navega hasta un borde de la taza
de mi café con leche

-¿cómo no amarte aprendiz de hechicera?

tu voz marcando dulces pautas
tu desgano largo y alegre en las mañanas,
convertida en todo circuito que recién comienza

yo solo soy palabras

tú eres el golpe que me guía, que me cruje
y de algún modo, las cosas que siento y escribo
solo las llenas tú

poema mío ya torcido por soles de agua,
mi radar mas tonto y ciego para encontrar palabras

en fin, eres el zarpazo que un dios enloquecido,
un día luminoso dejó en la mitad de mi alma

me encanta despertar llamándote,
decir tu nombre despacito, dejar mi voz
sembrada junto a tu oído como guardián de tus greñas

sentir tu aliento, escuchar tus sonidos matinales
como si fuesen oraciones perfectas

me bastas tú, mi huracán distraído, mi volcán menudo
mirarte para entender que estoy vivo…

-729 riada-

Anuncios

riela 698


“ME conmueven las horas de la noche,
el vibrante rotar de sus aletas,
el singular acento de sus párpados”
Teresa Domingo Catalá.

_______

son los mismos sueños
que nos van dejando el perfume de tiempos distantes
entre las encinas de siempre

ya no me ames cuando llueva
ni me lluevas mientras el sol pinte el ocaso,
deja al mar usurpando otro rato, pedazos dentro de mí

y quiéreme así
con mis setecientos mármoles fríos a cuestas
hilvanando como un loco unas fronteras y lanzando inútiles cuerdas
hacia el relámpago que se propaga en agonizantes fulgores

-riela 698-

riela 659


“SER nadie
y aún, como la hoja seca,
servir de embarcación a los instintos”
Eduardo Zambrano.

_______

su sonrisa es pequeña
como un charco incipiente

sin embargo; sus manos, sus manos!
son como dos constelaciones inéditas en vuelo

yo

me amparo
en lo que derraman sus límpidos silencios

me rindo
ante los copiosos sofismos que gobiernan sus ojos claros

 

-riela 659-

653 riada


“HAY jardines que no tienen países
Y que están solos con el agua
Los atraviesan palomas azules y sin nido”
Georges Schehadé.

_______

-¿se acostumbrarán mis ojos al roce melodioso
editado en códigos de tanta ventisca caribeña?

y si regresas… -¿alzarás las ramas del suelo,
esas que de andar sueltas, golpean la perfección de los sueños?

-¿anclarás la candidez de estos versos
en tus hojarascas de jueves?

-¿sitiarás tu plácido silencio de araña tejedora
en mis persianas?

-¿me darás algún sorbo de tu sed,
tu invierno menos dócil y tu mirada de ciruelo en flor
para llenar de utopías las bodegas del ocaso?

-¿me darás astillas de tu aliento, de tus mareas + bravas?

-¿gestos de esos peces que pasean en la noria de tus piernas
y algún vago intento de tu boca navegable, mientras llegas?

-¿tiempos gerundios de tu academia de ojos?

-¿tu nombre encendido en las puntas de cien flechas?

-¿tomarás mis hilos delirantes para izarlos como banderas tuyas?

y ya al borde de todo abismo que te reclama…
-¿me darás la clave del canto alegre de esos turpiales
que sin saberlo, tú ciñes?

-653 riada-

491 riada


“Y aquí y ahora te nombro río para
que te hagas un vestido de espuma y
viento río nuevo que asombre a los
pájaros y subvierta la geografía
¿podrías hacerle el amor a los puentes?
¿harías dudar a los suicidas? ¿o rodear
con un collar de bruma el sueño de
los solitarios? ¿sentirías sobre tu vientre
las monedas arrojadas por jóvenes amantes?
¿soportarías la miel lenta y vacía de la
mirada de los pescadores? ¿y la caricia
sensual de las garzas en el ocaso?
Alejandro Carrizo.

 

_______

 

lluéveme
hasta la redención del olvido
y hójame de atardeceres amarillos

gotéame desde los insomnios
hasta el vértice + fluorescente del poema
y luego, verbéame un haz de luz en cada verso

polvoréame estrellas sobre las francas roturas
en la senda febril de cada adjetivo

y luego, adjetívame la piel de sueños tuyos
que mi mano de poeta, luego los alcanza

-491 riada-

riela 480


“UNA insurrección, un poema, un amor, un trabajo, son del registro de la perfección”
Marc Perrin.

_______

no era entonces una mujer
más bien, un río pequeño, sin cauce
otras veces, ella era como una hoja suelta, sin punta

siempre fue un error inadvertido, jamás corregido
la levedad sin límites de unos guijarros
devenidos del horizonte

pero un día, libre de transeúntes inútiles
la huella pequeña de su pie
calzó sobre mi huella
y se hizo paso

la inventé mujer
en el estallido de un crepúsculo
después, la habité largamente sobre témpanos
gigantes de lunas, que no sabían de sus catorce signos zodiacales

ella, ahora es la diástole a mansalva
otras veces, la que habita en las ruinas del mármol
sobre poemas de vallejo, que sin razón alguna
se me quedaron sueltos…

-riela 480-

riela 436


“Y si he llegado,
¿qué haré de mí?”
Carlos Vitale.

_______

hoy ando como quien apura al destino
y apuesta al color insignificante de unos sueños
desparramados sobre la alfombrada eternidad del olvido

como quien apunta pacientemente a las estrellas
aún bajo la lluvia, sin darse cuenta que la locura
se proclama, es en la tempestad de un segundo

como quien mira el strip-tease de unas palabras
al borde del tenue abismo, en burdeles con carteles de neón,
donde la madrugada siempre descifra la dicha de regresar
a salvo y desnudo a uno mismo

 

-riela 436-