Archivo de la etiqueta: Tomislav Milohanic.

619 riada


“ELIZABETH Bishop borda el blanco
zurce grafías, entona el viento.
Pero el viento soy yo”
Mercedes Araujo.

_______

mírame
pero no con la poesía de esos ojos tuyos
hazlo como se desafían a unas naves enemigas

luego rómpeme como a un sueño que se desenhebra entre los labios

te dejo: dos peces, esos que habitan el desabrigo de tu espalda

un puerto, donde tu belleza se desata de los nudos del mar

y estos versos exiliados en la oquedad de tu sombra-isla

-619 riada-

riela 604


“LANGUIDECEN hasta el ocre las manecillas de los relojes
que ventilan y se impulsan a las abreviaturas del tiempo
como si interpretasen la torpeza de tan poca luz”
Ángel Valles C.

_______

entre palabras que embisten desde la memoria yerta
la lluvia sustenta las salpicaduras de su propia voz

los pájaros de la reminiscencia parecen sombras
de esas que llegan a destiempo a posarse en paredes vacías

que borren la luna…
-no importa- pero salven las ranuras de la noche

son tan absurdos esos fieros alardes suyos ante el destello
que permanece demasiado tiempo deshabitado

-riela 604-

riela 564


“LAS lágrimas más amargas derramadas sobre nuestras tumbas son por las palabras nunca dichas y las obras inacabadas”
Harriet Beecher Stowe.

_______

soñolienta la luna tiende sobre los campos, ríos y mares
todo su mantel de luz

los pájaros que van huyendo del ruido
apenas alcanzan a pintar sus lienzos

y va quedando la vida tan vacía
como un patio sin niños

en soledad
los saltos del silencio se asoman entre los naranjales

-riela 564-

544 riada


“MIS espacios
se llenan de imágenes.
La esfinge del enigma
se mece como aceite sobre el agua”
Lil María Herrera.

_______

-¿qué más sutil y complejo mecanismo
que esos ojos tuyos atrapando a los artificios
esparcidos por los arenales de mi alegría?

son los besos que me debes, frasquitera

tanto crédito impagable y transparente de veces
de tu dulce encanto elevándose como la bruma a lo alto

-544 riada-

359 riada


“YO que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar”
Pablo Neruda.

_______

quédate
mírame zarpar y llegar sin la cadencia de unas rimas

déjame estrenar atardeceres
desde las comisuras más tercas de tu boca

y ya incrustados en la noche como dos alambres

seamos dos locos, de esos que perfilan
desde un techo a las estrellas más distantes

-359 riada-