las costuras deficitarias


“DEL mar azul las transparentes olas
mientras blandas murmuran
sobre la arena, hasta mis pies rodando,
tentadoras me besan y me buscan”
Rosalía de Castro.

_______

quiero es ser la hiedra
que a ti se enreda

y no ser como esos barcos
que se hacen sombras
mientras se alejan

y van dejando heridas sobre el agua
entre las costuras deficitarias
de las mareas

-419 riada-

Anuncios

dos fósforos al viento


“ES propio de hombres de cabezas medianas embestir
contra todo aquello que no les cabe en la cabeza”
Antonio Machado.

_______

entre las articulaciones de la noche
se asoman unas estrellas

y hay tanta leña seca
a la orilla del camino, susurrando estaciones

somos dos fósforos al viento
entre los curvos maderos de un beso

tú y yo, de repente
la música anda en llamas rompiendo sus paquetes

-392 riada-

mírame zarpar


“YO que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar”
Pablo Neruda.

_______

quédate
mírame zarpar y llegar
sin la cadencia de unas rimas

déjame estrenar atardeceres
desde las comisuras más tercas de tu boca

y ya incrustados en la noche como dos alambres

seamos dos locos, de esos
que perfilan desde un techo a las estrellas distantes

de esos que amarran y sueltan la dicha
sobre un presupuesto de majas ganas infinitas

-359 riada-

entre pálidas muecas


“QUÉ edad, qué frío, qué tormenta
puede ser más terrible
que una noche
a solas,
una noche sin nada, una caverna
olvidada, un pasaje secreto,
de hielo”
Isabel de los Ángeles Ruano.

_______

ya me has explicado entre pálidas muecas:

-la razón de las formas femeninas en el impacto de los meteoritos
-la paz de los muertos, aún bajo la anarquía de las tormentas
-cómo es que las desaveniencias en tus apuros al orgasmo
nunca diezman la ilusión de los detalles
-lo complejo de lo escueto de ser tan bella
y entenderlo, sin la arbitrariedad improvisada de algún defecto
-las horas de los contrastes, cuando tu reloj se me hace polímero azul

marinera…
la del silbato alegre desde las almenas de mi vida
ahora te pregunto, con las cosquillas de la curiosidad al hombro:

-¿en qué lunar
de esos tres que mantienen sitiada tu boca
se planifica la arquitectura tan hermosamente catastrófica
de tus besos?

me miras,
sonríes un centímetro
mientras tramas algo de seriedad en tu respuesta

-307 riada-

el aprendiz del fuego


“VAN juntos girando junto al mar
Se perciben los dedos azules del viento
Escuchan en susurros de alas y de olas sus caminos
Se percibe el extremo azul zafiro de las alas del viento”
Susanne Jorn.

_______

adrede o por accidente
ella, casi siempre, se me cae de la boca
y hace tanto ruido, que despierta a los amaneceres

presiento que éste morir de amor
tiene algo que ver con la cantidad de versos
que transitan la desnudez de su hechura, tan secreta
de distancias

como “el aprendiz del fuego”
me voy instruyendo de sus formas
con todo mi empeño, sobre el ala del poema

precipitado al vacío y en contra de leyes físicas,
contra el color de la llama y también de la alquimia
hasta llegar, al fondo de la entrega

-riela 149-

dibujemos equinoccios


“YO me quedo mirándote: sólo eres
un gran viento que corre, quema y canta
amor en todo árbol
y en todos los rincones de mi alma”
Esther de Cáceres.

_______

pintemos ojos verdes
en la cara del cielo y brindemos
luego, por el milagro de este jueves

revisemos los bolsillos de este abril
y contemos despacito las pestañas que le quedan,
que no es solo la tos y su ronquido, lo que siempre nos desvela

amor mío, ven conmigo,
apretemos este deseo por la cintura
y como locos, dibujemos equinoccios en la sonrisa de esa luna

-95 riada-

tu sonrisa y media


“HACE mucho tiempo, muy lejos,
Estas cosas ya no pasan hoy en día”
Bob Dylan.

_______

seis de la tarde en tu sonrisa y media

es el silencio más largo en tu mirada
de mujer hermosa bajo la lluvia

hay extraños desequilibrios mecánicos
en las rótulas de tus rodillas y errores estructurales
en las etiquetas de otras sonrisas que pasan, ruedan, vienen y van

no entiendo ese escozor del cual pintas tus distancias
mientras la orfandad de mis dudas se mece
en los ojos de la tarde y finalmente
desmaya

palabras al acecho de sueños ya prorrogados
trampa y reposo de la manzana más verde, más original

puntualidad en la subasta de antiguas piedras ornamentales
-como lágrimas- sobre el borde ansioso de un abismo
donde la piel todavía yace despierta

las olas menudas -lo sabes- llegan por ti, victoriosas
vestidas con hermosas escamas blancas

-70 riada-