tontas cifras


“LA mirada se acuesta como un perro,
sin el tierno recurso de mover la cola”
Ida Vitale.

_______

el tiempo -a veces- nos da sus tontas cifras
de intermediario

el impacto sonoro de dos cuerpos que se aman
es sordo

puedes apostar que si algo cruje bajo la lluvia
eres tú

hoy la vida baila sola aquel viejo vals
como si inaugurara recuerdos

si algo se nos extravía, que no sea mi curriculum obsceno
ni tu secreta quemadura

respiremos la inmoralidad que ondula las siempreviva
y dejemos caer mi corazón

ven, tomemos un café
y rompamos las vitrinas nuevas de la noche

-603 riada-

Anuncios

de marrón a pelota


“TY Cobb vivía fuera del terreno como si deseara vivir por siempre,
pero dentro del terreno vivía como si fuera su último día”
Branch Rickey.

_______

en caracas
en la esquina marrón a pelota

nos ajamos
para después correr a empaparnos
en las esferas que nos sobraban de la lluvia

y volveríamos
pausadamente, cualquier otro día

como la mies de cualquier otro marzo
con las pupilas incendiadas de los colores
de los setecientos treinta y nueve pájaros
en cuyas alas, alguna vez revolotearon
los juegos pequeños y las pelotas de goma,
las carreras llenas de bases de cartón
y esa taquicardia de la ropa mojada
que nos vistió la niñez, de béisbol

-228 riada-

¿qué pensarían los gatos del cielo?


“POR culpa de los números
se me cayó la casa de la suerte
y hasta el amor más firme
se fue por la tangente”
Violeta Luna.

_______

fue una soleada mañana maracaibera
y no en una noche de luna llena
en que yo, me enamoré de ti

fue por eso, que al principio
yo me negaba a que tú existieras

luego, temí que huyeras
al descubrir, aquellas empalizadas mías en ruinas

aquel montón de escombros, que quizás para tu asombro
te confieso ahora, me rodeaban a mí

ay amor,
-¿qué pensarían tus siete gatos
y mis tres perros del cielo?

cuando llegaste tú,
transitada de suaves silencios
y te posaste entera, sobre mi cuerpo
y en poco menos que un asalto,
cortaste todas mis salidas
y consumías,
sin que mediara,
una sola palabra

en tu entrega
me rasgabas toda el alma
en un delirio de besos caídos
sobre tu puerto de lentos erizos
y en la dicha que desde tu boca
desembarcó como mi destino

-199 riada-