cuando las farolas rielan


“PERO tan solo un hombre amó tu alma peregrina
Y amó hasta las penas de tu cambiante rostro”
William Butler Yeats.

_______

las farolas rielan sobre la oscura tez del frío
mientras siempre riela un beso tuyo
en los labios míos

riela el polvo en la garganta de las aceras,
rielas tú, sobre las costuras breves
de este poema

es tu voz la que riela pa’ que tiemblen las estrellas
déjame musa, llenar tu mirada de arenales
de playas mías y palmeras

-290 riada-

tus formas matinales de navío


“LAS estrellas navegan, las piedras, los destinos
y el barro que se junta en los rincones de anochecer”.
Eleazar León.

 

_______

 

-¿de qué lejano país
llega anticipado el recuerdo
vestido de anónima caracola
y resbalando a los cuatro vientos
con esa envoltura desechable
que tienen los corazones
y también los caramelos
que más se pierden, mar adentro?

ay alma,
si tan solo la incandescencia
de tu vendaval de cuerpo
atrapara, hoy de nuevo
esta ingrávida quietud del tiempo,
que como la espuma,
yace esparcida
en la permanencia sin clausura
de tus formas matinales de navío
sobre mi cama…

y nunca, nunca más me pidas
aunque estés muriendo de frío
el calor de mis fogatas de versos

pídeme besos,
ese abrazo ya vencido en el tiempo
y ojos, para mirar las hijas que aún nos debemos

-245 riada-

la piel andada


“EN las noches,
el mármol frágil de su silencio,
el preciado tatuaje, los trazos limpios
(han ahogado la luz
a la orilla; en la arena)
sobre la imagen tersa,
sobre la ofrenda inmóvil
de las praderas.”
Coral Bracho.

_______

devuélveme la piel andada
para nunca más volver a borrarla

mírate al espejo
desviste despacio esa estructura de tus abismos
para el vértigo hermoso bajo la ebriedad
de la lluvia

permite que te escriba, de nuevo
un poema a lo largo de tu pierna izquierda

sin que te duela
y que igual que los anteriores
termine en el dedo más largo de tu otro pie
con aquel: “para siempre”

-226 riada-

formas gratuitas


“Como el marino que renuncia al puerto
y el buque errante que renuncia al faro
y como el ciego junto al libro abierto
y el niño pobre ante el juguete caro”.
Andrés Eloy Blanco.

______

te irás una tarde fría de diciembre
frente a un crepúsculo derramándose como un café
y con la postal de la huida, en las manos

y regresarás, lo sé, con el mismo extraño equipaje
de las infinidades, en las mismas manos
pero ya sin el café ni la postal

tantas formas gratuitas
luminosas e impredecibles
para el viaje

y sin embargo,
la misma tarde se mantendrá indestructible
hasta el regreso del gesto, a la memoria

 

-219 riada-

largas cordilleras


EL vino entra en la boca
Y el amor entra en los ojos;
Esto es todo lo que en verdad conocemos
Antes de envejecer y morir.
Así llevo el vaso a mi boca,
Y te miro, y suspiro.”
William Butler Yeats

 

_______

yo apenas sobrevivo
al encastre subversivo de tu risa, como un castigo

cuando redundas la entrega
asombrada me miras, como a un hilo luminoso y te alejas

preguntando si habrá quedado entre los libros
algo de pan francés, sobre la mesa

no es el pan o su cantidad menguante
sino los pedazos y el estruendo de petardos tan distantes,
lo que me inquieta

del deslave de sábanas blancas y enmendadas
mientras el café lentamente se enfría
en el breve colapso de otra caricia

tampoco es el café, otras veces, sino esas fotografías en praga
lo que hace inaccesible tanta tonta tragedia
a los equinoccios relevantes del planeta

mientras agoto mis trazos de luna llena
al pie, de tus ya también, blancas promesas

que como tú, tienen la letra pequeña y su propia melodía eterna
sobre esas dos largas cordilleras, que son tus piernas

-174 riada-

cuando venus se desviste


“QUE no signifique nada
más que pureza irrelevante
la sonrisa en la mirada transparente
que no quiere negar nada
ni decir más que mirada
uniendo lo que se une sin esfuerzo”
Carolina Massola

_______

un beso extraviado
atraca siempre discreto
sobre el puerto más prolongado del gesto
breve de una caricia

un beso muerto de miedo
es como una lentejuela en llamas
que arde temblando sobre el piso de la noche
o en el borde más apretado de una almohada

red de algarabías y silencios derramándose como minutos
son altares para la alegría, donde un beso
es una ciencia casi exacta, explícita
como unas ansias
y al margen
de cualquier distancia

la ternura baja sus banderas cuando los besos
se confabulan al alba, precisamente cuando venus
se desviste, a solas

-riela 167-

extraña convicción


“EL orden en el universo
es sólo el reflejo
de la voluntad y la razón humana.”
Kenneth Rexroth

_______

cuando una caricia suya, se me acerca
se me escurre y rueda, es cuando se me despierta
esa extraña convicción que tienen los abismos

luego, el beso vestido de apenas dos adjetivos
ambos desnudos y tibios, sobre la memoria expuesta
es cuando de la nada, todo gira y todo tiembla

-riela 102-