hijos de memorias


“YO decidí un largo viaje en abril, presuroso
sorprendí a la puerta con dos grandes maletas
Era el único huésped interesante, que hablaba a las cosas
salí con mi caja de insectos y la carpeta de códigos ancestrales
bajo el brazo, en las valijas llevaba alguna ropa
el resto fueron libros de viajes ya leídos, mi plan consistía
en repartirlos al azar. Por la noche abandoné la casa
anduve veinte años viajando en mi sombra, la primera experiencia
fue unirme a un grupo numeroso de gitanos que marchaban a Biblos”
Freddy Hernández Álvarez.

_______

refugio de lunas

promontorio de lenguas tergiversadas
en largos y estructurados quejidos

tan elástica es la absurda antigüedad de estos latidos
que poco a poco se han convertido en idiomas
que son como cantos a la soledad

son cien mil años de monos
diez mil años de hombres
-espantapájaros maléficos-
y un montón de dioses

tropezando, andando y deambulando juntos
para doler más veces, tic-tac eterno y duro

somos hijos de memorias
de viejas costumbres, largas y ruidosas
que golpean y que son golpeadas

navegantes de un cosmos
tras una estela desamparada y fría

somos los vertederos de nuestra propia angustia
que viaja como arena yugular y derramada

-riela 258-

a punta de palabras


“ESCUCHO el viento,
su nombre que viene desde la ruta del desierto cuando las caravanas
de menhires deslizaban sus almas blanquísimas y ya estabas, estábamos ahí.
Cuando todavía no teníamos designio de los ángeles ni rostro humano.”
Norma Etcheverry.

_______

a punta de palabras,
tú naciste de nuevo en otro mayo
cuando venías de regreso en versos y nadie te esperaba

inmóvil, a pesar de las tempestades
como la niña que perdió todos sus creyones,
aprendiste que huir bajo la lluvia, es como quedarse

-¿y quién sabe, cuántas dudas son necesarias
para llegar a tener la edad, donde los sueños vienen con cerrojos
y contenedores metálicos para las lágrimas?

-256 riada-

largas cordilleras


EL vino entra en la boca
Y el amor entra en los ojos;
Esto es todo lo que en verdad conocemos
Antes de envejecer y morir.
Así llevo el vaso a mi boca,
Y te miro, y suspiro.”
William Butler Yeats

 

_______

yo apenas sobrevivo
al encastre subversivo de tu risa, como un castigo

cuando redundas la entrega
asombrada me miras, como a un hilo luminoso y te alejas

preguntando si habrá quedado entre los libros
algo de pan francés, sobre la mesa

no es el pan o su cantidad menguante
sino los pedazos y el estruendo de petardos tan distantes,
lo que me inquieta

del deslave de sábanas blancas y enmendadas
mientras el café lentamente se enfría
en el breve colapso de otra caricia

tampoco es el café, otras veces, sino esas fotografías en praga
lo que hace inaccesible tanta tonta tragedia
a los equinoccios relevantes del planeta

mientras agoto mis trazos de luna llena
al pie, de tus ya también, blancas promesas

que como tú, tienen la letra pequeña y su propia melodía eterna
sobre esas dos largas cordilleras, que son tus piernas

-174 riada-

eslora de sueños


“DOMINGO 14 de diciembre:
«Hablarte de mí. Contarte mi historia. Desde el principio. Todos mis sueños.
Y pensamientos. Cada proyecto. Cada sentido.»”
Yolanda Castaño.

_______

-¿será su ciega caricia
como el agua bendita sobre la piel mojada
en un hermoso costillar de arena?

cada horizonte remite sus fantasías
al mar por el cual
profundamente suspira

la instancia de todo margen sediento
es una latitud marítima
dibujada como un puerto

para evitar otra fuga de instantes
amarra la tarde a su vendaval de ojos
otra larga eslora de sueños

-riela 86-

un tango


“DIJE: «¿Lee usted libros?»
y ella: «Sartre, Camus y Thomas Mann.»
Dije: «Tiene usted unos pechos muy bonitos.»
Y ella: «Sí, a mí también me gustan.»
Dije: «Es usted prácticamente divina.»
Y ella: «Tiene usted razón.»
Dije: «¿Qué le gusta que le regalen?»
Y ella: «A lo mejor esto es gratis.»
Hicimos el amor
el lunes, el martes, el domingo
y el lunes siguiente.
Discutimos sobre Flaubert,
luego sobre Tolstói.
Dije: «Tiene usted unas rodillas inolvidables.»
Y ella: «¿Sólo las rodillas?»
Nos cansamos el uno del otro
el mismo día, a la misma hora,
lo cual es infrecuente y virtuoso.”
Alain Bosquet

______

olvidada
junto a un piano

una flor sin su fragancia
celebra ser ahora
simple madeja de pisadas

yo temo
perderla entre mitades

entre los pasos
de un bolero

ser un simple harapo
en esa franja, entre un tango
y su recuerdo

-riela 62-