Archivo de la etiqueta: woody allen

riela 711


“SUBE al atlas del reloj
Y date cuenta de su paso
Mira bien las apariencias
Son los miedos exaltados
Te tocará convivir con ellos
Todo lo que dure el viaje”
Nora Méndez.

_______

su voz
se viste de araña que aprende a trepar
en la blanca incertidumbre que celebra ser un muro

la mano
se cierra alrededor del lápiz
y es el puño quien escribe y celebra las frases inútiles

y me urgen, me crujen las arterias al vaivén mortal
de los cristales rotos de su risa

en maracaibo,
la luna es el fino resultado
de unos dioses aburridos redondeando sus infancias

mientras, bajo las acacias
las bocas incandescentes de unos amantes
devoran la noche…

-riela 711-

riela 515


“Y yo estaba abajo leyendo la parte de Cumbres Borrascosas
donde Heathcliff se aferra a la celosía durante la tormenta sollozando
¡Entra! ¡Entra! al fantasma del tesoro de su corazón”
Anne Carson.

 

 

_______

levantadas -como la falda de la noche-
se sueltan sus formas subrayadas
desde las elásticas claridades
donde la hiedra baña de
ardor al labio roto

ella dice que me ama
con su propio desenfreno
desde la latitud de sus afanes
hasta llegar convergente al salitre de una playa
donde el deseo escarba entre cadáveres de mariposas blancas

mientras, ella y yo
amontonamos versos negros bajo una luna descafeinada

-riela 515-

392 riada


“ES propio de hombres de cabezas medianas embestir
contra todo aquello que no les cabe en la cabeza”
Antonio Machado.

_______

entre las articulaciones de la noche
se asoman unas estrellas

y hay tanta leña seca
a la orilla del camino, susurrando estaciones

somos dos fósforos al viento
entre los curvos maderos de un beso

tú y yo, de repente
la música anda en llamas rompiendo sus paquetes

-392 riada-

 

riela 37


“EL tiempo hace conmigo
lo que las mareas a los vidriecitos
—los deja opacos, sin filos—”
Flora Francola.

_______

como un cirro golondrina
llega desinteresada y limpia,
numerando los estragos del tiempo encima

como si fuese un hermoso lunar recién visto
se descuelga para poner su mancha
sobre la alfombra de la tarde

-es la época en que la hoja muere-

y ella, apenas alude al camino
y a la pisada crujiente del transeúnte
que la delata

-riela 37-