670 riada


“LUZ que no es luz
sino quebrada arista,
intangible diamante,
rabia volátil,
encrespada negrura,
hierba,
fuego,
luz…”
Delia Quiñónez.

_______

hoy el verso anda ciego mientras la nostalgia
de cara a la luna, bosteza ante mis ojos
y se abre como una grieta

solo quiero ser memoria,
un recuerdo aprendiendo a caminar
por los más estrechos pasillos de tu olvido

y es que el mundo hoy huele a ti,
a duraznos, a tu boca…

la noche teme a tus alas de pájaro pequeño
mientras voy aprendiendo a escuchar estas palabras escritas

ahora, voy a dejar estos versos sobre el piso
a ver si un día de estos te los tropiezas,
maldices, enloqueces y de nuevo…
me nombras, me miras

-670 riada-

Anuncios

riela 655


“LA noche es el manicomio de las plantas”
Raúl Zurita.

_______

de viaje ahora
que más tarde, seguramente hará frío

y la cáscara menuda cae al piso
con un estruendo que devora
estrellas

yo la miro
a mitad de mi presupuesto de horas nocturnas
y alcanzo a distinguir de ella:

labios-árboles que sostienen una sola hoja
boca-solsticio que me envuelve de melodías distantes
ojos-imprudentes pececillos que susurran parpadeos

-riela 655

riela 625


“DE entre las peñas salen dos lindas comadrejas;
me miran y se alejan, huyendo, y aparecen
de nuevo, ¡tan curiosas!… Los campos se obscurecen.
Hacia el camino blanco está el mesón abierto
al campo ensombrecido y al pedregal desierto”
Antonio Machado.

_______

juegan a las mil veces del alba para tocar con palabras
la estructura metálica de unos alfileres

sobre el calendario de fechas marcadas
en amarillo, donde su mirada se hace sutil punzada
en ese número, suspirado desde los insomnios

el viento corre por los pasillos de la espera
y una melodía de ola que entre los escombros de la noche
escurre, se lleva y trae, se lleva y se lleva, su nombre…

hay sal en la deriva de dos lágrimas
y en los bordes peninsulares de estos versos

-riela 625-

605 riada


“EL amor o es lluvia o es charco”
Javier Payeras.

_______

marinera del entrevero
la de ese aroma a café que efervece inquieto

tu mirada me trae la música
de lejanas bandadas

que para definir “entreveros” detienes
el gesto de los amaneceres

tú eres la de los ojos verdes
la del albo alegre que persigue trenes silentes
por los andenes del alma mía

la que pinta este noviembre
entre la algarabía y el silencio tenue
que pueblan de polen a tu sonrisa de niña

-605 riada-

riela 579


“VALPARAÍSO,
reina de todas las costas del mundo,
verdadera central de olas y barcos,
eres en mí como la luna o como
la dirección del aire en la arboleda
Pablo Neruda.

_______

a cántaros la vida
aunque se nos esté muriendo el alma,
que aborígenes son las gotas de la alegría
pero tan efímeras, como las lágrimas

-¿amor?, ¿pasión?, ¿deseos?
aunque muerdan con mucha rabia
simplemente son destellos
únicos sí, pero tan breves llamaradas…

-riela 579-

563 riada


“REÚNE la lluvia
en la boca, reserva

un poco de agua

para el silencio
donde habrás de remar”
Marie Lundquist.

_______

tocaste puerto
en la cavidad íntegra
y menos marítima de mi silencio
abriendo y cerrando páginas de un encuentro

conquistaste el verde, el azul y hasta los tonos rojos
y a todos los contornos de la ceniza amarilla
de nosotros

-los de aquí
-los de allá
-los absueltos de tanta temblorosa curvatura oceánica

venías de tan lejos, para acampar junto a la palmera sin sombra
sobre esta orilla llena de gajos de luceros
tantas veces prorrogados

-563 riada-

riela 488


“SER las raíces. En el subsuelo al que jamás
desciende un rayo. Donde la luz nunca echa un vistazo.
Una rama sin pájaro. Una rama sin hojas”
Vizma Belševica.

_______

a duras penas…

contra el viento que arrastra a las tormentas
la poesía se me escurre, se me eleva, se me suelta

con asombros recurrentes vestidos de tinta negra
y como el mar, frente a los límites abiertos de la cubierta
del velero perfumado de emociones, que ella era…

y así, todavía me llega
como los peces o las alegrías pequeñas
en sus setecientas treinta y nueve maneras

-riela 488-