los parapetos de la tarde


“—MAURICIO, ¿cuánto vale un pasaje a Irlanda?
—No sé, es engorroso averiguarlo hoy domingo.
—Déjalo. Nunca iré a Dublín.

No basta amanecer con un libro entre las piernas.
Mejor leerse en sólido.

El mediodía barre papeles en mi escritorio.
Acopio lo absurdo, lo templado, cierto ruido”
Jacqueline Goldberg.

_______

de tanto nombrarla
se me va otra tarde en los ojos
de mi chiquita fea

a pesar del ruido agónico de los colores
y a pesar del vuelo inadvertido de tantos pájaros

es tanto ese oficio sin pausa en el canto de unas olas
sobre el ropaje marítimo, incrustado y extendido en su mirada

que entre la fina enredadera de verdiazul encanto
de sus ojos, todo termina dando brincos

es así como los parapetos de la tarde
finalmente, vuelan

-riela 329-

dos vivos silencios


“LLEVO al mundo como pendientes en mis orejas,
rozo con mis pestañas a los desconocidos,
beso manos de transeúntes
(hormigueo en los labios).
Que alguien me aborde,
soy el metro que esta ciudad jamás conoció”
Mayra Oyuela.

 

_______

mañana será el mar
la arena blanca, de nuevo
las sílabas barco de su cuerpo

su mano, ya sin un pañuelo
pero algo suyo me llevo
algo mío le dejo

me llevo dos vivos silencios
dos profundos verdes misterios
que en sus ojos elevaron los incendios

dejo a su oído el soplo de un verso
ansioso, como la ráfaga final del viento
esa que levanta la falda al frenesí de un beso

-riela 314-

v i d a


“LAS jarcias; vientos que traicionan; vientos
de mujer que pasó!
Tus fríos capitanes darán orden;
y quien habrá partido seré yo…”
César Vallejo.

_______

la belleza de la soledad
radica en la frágil torpeza de sus fisuras laberínticas
que son como lentos ríos que festejan las venas tras unos bastidores
mientras, se enredan y desenredan a capricho de la nostalgia…
hasta perderse finalmente en la nada deshuesada del pensamiento
como parte del pentagrama musical que siempre ansiamos escuchar
desde ese rompecabezas que contemplamos en el punto-instante
de lo que simplemente llamamos: v  i  d  a

-riela 295-

como una hoja ingobernable


“FRIDA Kahlo miró en el espejo,
pintó lo que veía.
Monos y gatos compañeros de brujas.
Huesos alrededor de su cuello”
Kerry Hardie

_______

sin prisa, caminas
entre bosques de metáforas

pero quieres es flotar sobre todo lo suelto
y que yo encuentre tu mirada, en la cotidianidad
de este noviembre ya editado, como una hoja ingobernable

-293 riada-

la estación del verso nueve


“EL poeta ve lo poético aun en las cosas mas cotidianas”
Olga Orozco.

_______

es la programación de hoy:

-la nostalgia que contempla la mosca
lamer las frágiles horas de la siempreviva

-la evocación del catastrófico mecer del agua
entre las brumas del recuerdo, hasta que el párpado se haga noche

-el andén siete de la palabra tres
en la estación del verso nueve

-yo simplemente,
en mi pupila inerte entre dos laberintos

 

-riela 285-

cicatrizar al poema


“MI cactus ha muerto
Mi escritorio ha recuperado soberanía.
Mi taza de té ha vuelto arrepentida a su antiguo lugar
pero las autoridades cactáceas sospechan que tengo en la mira
comprar otro cactus para asesinarlo”
Juliane Ángeles.

_______

quiero ser noche
en una playa del país de tu seno izquierdo
ese lugar donde llegan para residir eternamente, los huracanes

en esa ancha ensenada
para el oleaje marítimo de tu risa
y desde donde tú te elevas, como espuma a los cántaros de nubes

más allá de los pueblos de ansias
de esas regiones capilares ya marcadas por el deseo
esa parte geográfica de tu cuerpo que aún no ha sido conquistada

ya no me bastas enarbolada
sobre la cima de las antorchas
de tus dos torres blancas como espejos de sal infinita

no me bastas plana
rendida y abierta como un puerto para mi festín de párpados
que te siguen, como el eco al sonido inútil

no me bastas adjetiva
como el pincel amarillo para marcar cataclismos
ni subjetiva, como aquel pacto entre el labio y la brasa
para cicatrizar al poema…

-281 riada-

feita


“MI fea, el mar no tiene tus uñas en su tienda,
mi bella, flor a flor, estrella por estrella,
ola por ola, amor, he contado tu cuerpo”
Pablo Neruda.

_______

como a la poesía
como a la llovizna tenue y fría
o como a la borrasca densa, confinada y forastera

como al ruido que sin permiso se presenta
sin sus arcanos y con el espesor
de la sorpresa

como el pozo al agua
como el pasto a la llama y como al color
de esa puerta, que abre al cisne ese río donde habita leda

yo te reconozco mi feita
como el rayo a la tormenta y como el temor a la cita
de aquella célebre, primera cenicienta

-223 riada-