Archivo de la etiqueta: Yuliana Ortiz Ruano

729 riada


“LA poesía,
mientras más pública
es más íntima,
multiplica la complicidad
de otras intimidades”
Silvia Elena Regalado.

_______

hoy
de nuevo aquí
guaricha mía, comienza la vida…

y otra de tus pestañas -en un descuido-
navega hasta un borde de la taza
de mi café con leche

-¿cómo no amarte aprendiz de hechicera?

tu voz marcando dulces pautas
tu desgano largo y alegre en las mañanas,
convertida en todo circuito que recién comienza

yo solo soy palabras

tú eres el golpe que me guía, que me cruje
y de algún modo, las cosas que siento y escribo
solo las llenas tú

poema mío ya torcido por soles de agua,
mi radar mas tonto y ciego para encontrar palabras

en fin, eres el zarpazo que un dios enloquecido,
un día luminoso dejó en la mitad de mi alma

me encanta despertar llamándote,
decir tu nombre despacito, dejar mi voz
sembrada junto a tu oído como guardián de tus greñas

sentir tu aliento, escuchar tus sonidos matinales
como si fuesen oraciones perfectas

me bastas tú, mi huracán distraído, mi volcán menudo
mirarte para entender que estoy vivo…

-729 riada-

Anuncios

653 riada


“HAY jardines que no tienen países
Y que están solos con el agua
Los atraviesan palomas azules y sin nido”
Georges Schehadé.

_______

-¿se acostumbrarán mis ojos al roce melodioso
editado en códigos de tanta ventisca caribeña?

y si regresas… –¿alzarás las ramas del suelo,
esas que de andar sueltas, golpean la perfección de los sueños?

-¿anclarás la candidez de estos versos
en tus hojarascas de jueves?

-¿sitiarás tu plácido silencio de araña tejedora
en mis persianas?

-¿me darás algún sorbo de tu sed,
tu invierno menos dócil y tu mirada de ciruelo en flor
para llenar de utopías las bodegas del ocaso?

-¿me darás astillas de tu aliento, de tus mareas + bravas?

-¿gestos de esos peces que pasean en la noria de tus piernas
y algún vago intento de tu boca navegable, mientras llegas?

-¿tiempos gerundios de tu academia de ojos?

-¿tu nombre encendido en las puntas de cien flechas?

-¿tomarás mis hilos delirantes para izarlos como banderas tuyas?

y ya al borde de todo abismo que te reclama…
-¿me darás la clave del canto alegre de esos turpiales
que sin saberlo, tú ciñes?

-653 riada-

584 riada


“PERO nada serás
sin estos versos
convertidos en pájaros
en círculos
en pasos
que mis años alargan”
Minerva Margarita Villarreal.

_______

¿es hechizo?, te pregunto
-esos momentos en que todo excepto tú, desaparece

embeleso, maleficio, brujería…
esos detalles que te envuelven de implicaciones inútiles, maria

me hablas y mi vida ensaya esos recorridos
en la cuerda floja entre décimos pisos

-¿qué más sutil y complejo mecanismo
que esos ojos tuyos atrapando a los artificios
esparcidos por los arenales de mi alegría?

son los besos que me debes, frasquitera
ese crédito impagable y transparente de veces
de tu dulce encanto elevándose como la bruma a lo alto

y me dejas con los golpes trapecistas del agua
tan grandes, del tamaño de unos atardeceres

nunca + me sueltes bruja al enjambre de otros versos
átame a esa levadura tuya que nunca cesa,
a tu sombra más pequeña de pez
solapando estrellas…

-584 riada-

576 riada


“UNA cruz
una cicatriz
una ventana
todas duelen
todas se sellan
todas permanecen abiertas
o cerradas
en el tiempo”
Ricardo Mejías Hernández.

_______

 

tú eres la hoja sin punta
liviana, suelta…

el golpe de la gota
al íntimo arribo de su meta

el otoño dibujado
al borde tembloroso de una promesa

el relámpago ascendente
entre los extraños pactos de una tormenta

tú desarmas el vuelo de los relojes
mientras precipitas la peligrosa calma de la efervescencia

tú eres este poema que se muestra
como una cicatriz enorme entre las intermitencias

mi eterna taza de café
en los labios de tanto sueño celta

-576 riada-

riela 544


“MIS espacios
se llenan de imágenes.
La esfinge del enigma
se mece como aceite sobre el agua”
Lil María Herrera.

_______

guarda las más extrañas predicciones, dicen que por nuestra seguridad
pero es ella quien me salva de las tentaciones marítimas
de la noche

de ella es ese galardón de cuerpo flaco revolcándose en la arena
ella, la perversa aguja hincada a la tripulación ociosa
de las palabras mías

mira los gestos territoriales de la sinovia en su rodilla izquierda
luego, me los describe en mensajes de texto, en ese formato
hermoso donde más bien parecen catálogos
de maderas por esculpir

ella es el dulce parapeto de los insomnios míos
que solo la lluvia interrumpe, a veces

ella me defiende inútilmente de mis barajitas de béisbol
y celebra mis rielas, cuando algo extraño araña
los bordes de su espesura de boca

ella es quien me dijo y aún sostiene:

-ángel, la música y la poesía son entes tóxicos
-dos humming birds huyendo del licor de unas camelias
-dos sombras aristocráticas con un mismo ataque de tos
y despeinadas, ambas por el delirio de un relámpago
eternamente ascendente…

y yo siempre la escucho
mientras miro entre sus manos mis mejores barajitas de ripken

-riela 544-

riela 506


“EL amor nunca tiene razones, y la falta del amor tampoco. Todo son milagros”
Eugene O’Neill.

_______

resbalando
por cordeles
del ocaso

algo me delata
en la arcillosa bitácora
de lo menos eterno

son números escurridos
de las manos de una mujer, que llegan
pellizcándome en los énfasis de la noche

-riela 506-

riela 454


“QUE vuelvan a fluir riachuelos desde tu mentón y deshielen los glaciales de mis manos. Nacimos para aullar al sol en estos veranos sin fin”
Yuliana Ortiz Ruano.

_______

ella cifraba sus pasos

la miré venir como a una espiga liviana
sobre el agua

me mostró pájaros y las ramas más grandes
que transitaban sus manos

y no supe entender ni la luz bajo la lámpara
sobre su mesita de noche…

ni cuando levitaba como la espuma
sobre el mar de mis enjambres de letras

-riela 454-