siempre, siempre


“CRECE la noche
en su fragor secreto de resinas,
como un hilo de sangre en la espesura,
crece la noche
sin otra voz que el sordo murmurar
del tiempo.”
Cristina Maya.

 

_______

estos versos de no presencia
duros versos de no existencia
son para que tú sepas y entiendas

que aunque me has dejado el alma
ancha, despejada, plana
limpia, lenta y desierta

las noches mías para ti
siempre, siempre, siempre
siempre las mantengo abiertas

-76 riada-

los labios flacos de la luna


“EL amor mueve el mundo. Combinado con el sexo,
mueve el universo.”
Andreu Buenafuente

_______

de memoria sé que la he perdido
pero…

-¿cómo es qué treparán estos versos?

-¿cómo es qué subirán esta noche
tan densa y tan oscura

solo para besar suavemente
los labios flacos de la luna?

-riela 74-

letras que trepen


“ERES la mujer que pasa
como una hoja
y dejas en los árboles un fuego de otoño.”
Giuseppe Ungaretti.

_______

quiero escribir:

unas letras que trepen
hasta anochecer con su nombre

unas palabras que coloreen
a todo este desorden tan torpe

unos versos que perfumen
su ausencia

un poema, que simplemente
me lleve a sus ojos

-riela 72-

musitando versos


“CREO en Pablo Picasso, Todopoderoso, Creador del Cielo de la Tierra;
Creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones,
que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo,
pero que cada día resucita en el corazón de los hombres,
Creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable…”
Aquiles Nazoa.

_______

este amor tuyo y mío
parece que nunca tuvo sentido

es un misterio extraño
como un tesoro sin mapas

un trofeo doblado
algo así como un premio mal habido

un garabato
brincando por la espalda

una mala broma de cupido
en una noche delta y estrafalaria

este amor nunca tuvo frenos
y anda con sus tímpanos descalzos

carga un dolor en su esternón izquierdo
y sin embargo, musita versos…

 

-71 riada-

desde una estrella


“TODO es ascendencia a partir de esa hora.
Con la marea de los pechos, sube la sombra.
La espuma de mis labios te llega al cuello
y llegada al cuello me ahoga:
¿Cuántos nombres de eclipses sabrá tu boca?”
Pedro Olvera.

_______

ella cayó desde una estrella
mientras yo, simplemente me arriesgaba
en el énfasis de mi nostalgia

se materializaron los grillos y sus cantos triviales
las horas perdieron sus zapatos, mientras de ella se vaciaban
mis VOCALES DOMÉSTICAS (así de fuerte y en mayúsculas rodaron todas)

los atardeceres, de nuevo se asomaron
por las ventanas de ojos del mundo
a mirar la fiesta de dios

ella, una noche y ya vestida de marinera
en la mitad de un incendio de luna sobre maracaibo,
me apuró a romper la cotidianidad de mis versos con los golpes
de su acento del sur

me enseñó ese sonido azul castaño, de las gaviotas en sus fotografías
y por fin, desarmó hasta la borrachera todas las anclas
y todas las amarras mías

-riela 68-

estatuas bordadas de agua


“TODOS nos transformaríamos sin nos atreviéramos a ser lo que somos.”
Marguerite Yourcenar.

_______

terminaste la lluvia
donde solíamos resbalar
hasta la mejillas de los amaneceres

quiero volver a serte
como a los monitores, encenderte
ondularte en tus formas blandas de bandera
y empaparte toda de fogatas sorprendidas de atardeceres

estarte
sumarte
sostenerte

hacer instantes contigo
desde el gris de las estatuas bordadas de agua en praga

-58 riada-

quiebre menguante de luna


“PUERTO, lago, puente, relámpago…
Maracaibo es una quimera
¡qué atrocidad!”
Miguel Ángel Hernández

_______

se recrea tu risa en diapasones
al descubrir mis cartas marcadas

te enfadas y gritas:
¡hoy es nulo mi quiebre menguante de luna para ti!

y ya no sé que decir…

pero transito tus ojos verdes crecientes de asombros
y sobre el goce que suma y suma
hasta romper equinoccios
dibujo tu rostro

se enroscan al momento
las razones para que tiemble
entre el cielo y el mar un “te quiero”
descosiéndose tímidamente, desde el bies de tu boca

-55 riada-