meciéndote sola


“SOÑAR
Es salir a pasear despierto
al otro lado del cuerpo dormido”.
Sabino Esteban Francisco.

_______

-¿será este aroma, evaporándose desde el puerto de su ternura
lo que finalmente desnude mi nostalgia bajo los temblores
corredizos de la lluvia?

-¿será otra coartada para la azul clausura
o el secuestro del agua y la sal sobre las mejillas
lo que cierre sucursales en las corolas blancas del alma?

aunque yo quiera ayudarla a recoger con labios
lo corroído por el salitre en el oleaje que dulcemente la mece

sueño mío, lo mejor es dejarte tendida, meciéndote sola, en la espuma

-riela 268-

indescifrables


“DE los innumerables escalones
que conducen a mi corazón
él subió tan sólo
quizás dos o tres”.
Yosano Akiko.

_______

amor mío…

-¿cuántos despertares se nos quedaron dormidos
en el vendaval de recuerdos, ya convertidos en lunas?

no es la palabra que golpea, la que hiere y duele
sino los resplandores fugados tras la ciega herida

-¿habrá algún planeta sin ventanas ni puertas
donde los pájaros en vuelo se hagan indescifrables?

-¿quién salva al adjetivo en pleno incendio de voces,
el loco o el mentiroso?

-¿por qué la piedra contra la puntual honestidad del verso?

-riela 264-

como espadas


“PODRÍA ser que todo comienzo
nos enseñe a despedirnos”.
Valeria Pariso.

_______

revolcando en la hojarasca y tropezando entre las empalizadas
andan sin sus dosis diaria de acetaminofén, unas palabras
mías, detrás de la estructura virtual
de algún poema

y la infinitud que aprisiona más allá del silencio inofensivo
apenas alcanza, para contemplar soledades que aguardan

distantes y furtivas humaredas cobijan de cenizas unas quimeras
parecen los aplausos apurados de cien locos delirantes

hoy, de nuevo, quiero habitar en ese mármol gris de las estatuas
en su piel de siglos y en esas alas desplegadas, como espadas

-riela 262-

mapas de mareas


“AUNQUE la gran verdad se llama arcilla, greda.
Aunque ligeros guijarros presagian
de la abisal noche el secreto
el azar del molinete de los días
valga tal vez por lo del juego.
Porque toda la sorpresa cabe
en el invento armado por un niño.
Cornucopia vertida desde un sin comienzo
confuso en la lejanía de la sed
lúdica de la esperanza y del apego.
Son sus nombres curiosidad, ansias, anhelos”.
Lubio Cardozo.

_______

recordando la textura de tantos besos permitidos
sobre estas cálidas esquirlas caribeñas
me doy cuenta, que te extraño

tú eres, la que viste de canción
al silencio en la caída del rocío
y a la rotura alegre de los vidrios

me explicas con tu acento del sur
las derivadas matemáticas, en secreto
esas que forjan y que luego mueven al viento

sonríes
y me tumbas el sombrero
donde guardo mis mapas de mareas

te miro, y ya no sé
si aún eres la mujer bajo la lluvia
o eres un pájaro incendiándose

-259 riada-

hijos de memorias


“YO decidí un largo viaje en abril, presuroso
sorprendí a la puerta con dos grandes maletas
Era el único huésped interesante, que hablaba a las cosas
salí con mi caja de insectos y la carpeta de códigos ancestrales
bajo el brazo, en las valijas llevaba alguna ropa
el resto fueron libros de viajes ya leídos, mi plan consistía
en repartirlos al azar. Por la noche abandoné la casa
anduve veinte años viajando en mi sombra, la primera experiencia
fue unirme a un grupo numeroso de gitanos que marchaban a Biblos”
Freddy Hernández Álvarez.

_______

refugio de lunas

promontorio de lenguas tergiversadas
en largos y estructurados quejidos

tan elástica es la absurda antigüedad de estos latidos
que poco a poco se han convertido en idiomas
que son como cantos a la soledad

son cien mil años de monos
diez mil años de hombres
-espantapájaros maléficos-
y un montón de dioses

tropezando, andando y deambulando juntos
para doler más veces, tic-tac eterno y duro

somos hijos de memorias
de viejas costumbres, largas y ruidosas
que golpean y que son golpeadas

navegantes de un cosmos
tras una estela desamparada y fría

somos los vertederos de nuestra propia angustia
que viaja como arena yugular y derramada

-riela 258-

las escaleras del castillo de lourdes vargas


“LLEGO a confundir la belleza con el oficio y la costumbre
Mi naturaleza logra destruir lo que amo
Es un círculo
Me arrastra Me observa y Me delata”
Enrique Hernández D´Jesús.

_______

ella lloraba a las seis de todas las tardes

cuando el mundo cerraba cielos frente a sus ojos
y rogelio partía de nuevo, a la guerra

yo no la supe mirar con ojos de niño
ni protagonizar un modelo para aquel tipo de clausuras

aprendí a vivir en el vuelo, aquel de la misma índole
apenas visible, desde el cuello elegante de sus palabras

y desde los escombros de unos cuantos instantes
que aún flotan desde el exilio permanente de sus lágrimas

ahora que está muerta
me toca comprender su esquirla luminosa

esa blanda alquimia de la locura

la ecuación pirotécnica
del jaque mate

-riela 257-