desde tus ojos (contigo)


“NECESITAMOS las palabras como pertrechos,
como fusiles al hombro para matar pesadillas”.
Aixa Ardín.

_______

la noche se abre
y ensancha los cuerpos ansiados de labios

las olas escriben sus versos perfectos
solo para que salten hasta tus ojos

contigo no hay renuncia ni piedad en las desembocaduras

tus ojos se tiñen de víspera para recorrer la tarde
con agua, hasta que quedan a mi acecho
tus formas blandas de mujer

cortejos abismales navegan hasta ti
son mis labios en la búsqueda de tu edad alevosa

tus párpados son dos altares donde yo construyo mis fogatas
con los pedazos incandescentes de tus palabras

tú rasgas, lo sé, los colores del horizonte
frente a la noche, acogiendo las cicatrices de todos los ojos

y de pronto, me miras y preguntas si las estrellas duermen
en el cielo, o solo vigilan…

yo no sé… pero hoy en ti se desata la alegría
mientras a mi, me basta con perderme en tu vendaval de ojos

se desenvuelve ingrávido el silencio en la vigilia de tus pliegues
y duda la vida, solo cuando anda desprovista de sueños

así se asoma, amarrado a la ventana de tus ojos,
el día, con todas las sílabas del mundo, recién encendidas

amor mío, contigo la ilusión es un pájaro en revuelo

ahora derrámate como la tinta de un poema
y tapiza mis ojos con tus locuras

-238 riada-

sucede a veces


“LA mesa redonda
las tres sillas:
estoy yo
está el que fui
y esperamos al que seré”.
Julio César Rivera Andrade.

_______

sucede a veces, que dos manos iguales
son las tijeras y el chasquido

dos gotas irreverentes de agua
sobre los rosales del mármol lunar

-¿y qué nos queda de aquellas noches
frente al fuego, cuando nuestros cuerpos
eran los que moldeaban la simplicidad de los sueños?

-riela 233-

la mesa sin pan


 “MI espalda termina
donde comienza el vacío”
Sonia Manzano.

_______

entre tú y yo siempre, siempre habrá
un espacio cómodo para la ternura

aquí nada es nuevo, nada es viejo, nada está distante
aquí todo tiene tu edad y el color de tu hermosura

mi dulce ilusión, lanzada en misión de vuelo a gran altura
yo te veo, hasta en las sombras más discretas sobre la luna

en silencio, el amor camuflado fluye, para que el silencio
llegue a escuchar y celebrar, la risa y las pisadas tuyas

en secreto, labraré un mapa para describir estos momentos
y sobre tu piel, mi ruta fluvial favorita para los besos

amanece la mesa sin pan y sin escalas, va y viene el mar
te amo, como el pirata que vive pa’ recordar su mejor aventura

mi preciosa ceguera, te vas convirtiendo de punta a punta
en mi desparpajo clandestino, mi acantilado más ruidoso y estrecho

eres mi mujer bajo la lluvia, eres este aguacero bonito de versos
y de lunas, sobre mis noches más secas y oscuras…

-203 riada-

volver al parque


“ESTOY de cuerpo entero en un zapato,
el derecho,
arrinconado entre los dedos
de un solo pie,
de un solo paso a ningún lado”.
Luis Vicente de Aguinaga.

_______

qué lindo es volver al parque
pa’ mirar cómo se hacen las ventiscas
y pasearse de barriga
sin mancharse los zapatos

tirar piedras
al loco enjambre de abejas
que sabe silbar, y luego vuela
pa’ donde juegan los muchachos

mirar la borrachera
de los pájaros en vuelo que nadie cuenta
y la alegría del chamito que recién encuentra
su mano perdida entre el barro

-riela 181-

el poema


“UNA por una
te separo desde tus hojas,
hasta que, como una flor blanca, te enderezas
balanceándote ligeramente en el viento del atardecer.”
Amy Lowell.

_______

la sílaba
es la rendija que resbala en las ventanas
por donde se asoma la poesía, y entonces respira

la palabra
es la impaciencia en la mirada
que persigue al vuelo descosido de unas golondrinas

el verso
es la maniobra que quiebra lágrimas
en el sutil instante del fracaso en las pupilas

el poema
es la astilla, el golpe, el punto final
de este intento suicida, que aquí simplemente termina

-riela 155-

al libre albedrío


“ESCRIBIR es defender la soledad en que se está…
María Zambrano.

_______

al libre albedrío, como los pequeños ríos,
mi memoria ha aprendido a descifrarla
entre la espesura de las cosas

al libre albedrío, los deseos entran por los poros
como pájaros que allí habitan, como la honda música
que fragua ruedas, como las de mis brazos por su cintura

al libre albedrío, mis vocales de madera arden en llamas
como faroles de luna, por el litoral de sus labios rojos
y en su cuerpo, que mi mirada atraviesa como a una avenida

al libre albedrío, como las ciegas heridas
que van dejando las piedras, al rodar y rodar
por límites maltrechos (como los míos) hasta el mar

al libre albedrío, la lluvia salpica en sus ojos y en los míos
y en cada gota que se quiebra, se nos multiplica un suspiro

-riela 146-

costumbre mía


“GOLPEARÉ una vez más los dedos incompletos de la poesía
albergando la reunión extraída de la esencia del lenguaje.”
Melissa Nungaray.

_______

costumbre mía, soltar el ancla
pa’ agarrar todo tu vuelo de golondrina
sobre la cuesta más empinada de una tarde
en que los árboles crecen, pero bajo la tutela del silencio

me mirarás en secreto
las veces en que las horas
bailen al ritmo suave de las sombras

me recordarás -lo sé-
con tus metros distantes de lluvia
resbalando cuidadosamente desde las manos

-111 riada-