cauce presuroso


“DIME amarilla flor de araguaney
primavera quemada en la garganta del cristofué
¿dónde voló la luna a media sal
que rizaba la ola
fugaz?
¿qué se hizo? Navego hacia atrás
Caracas se ha dormido
lejos del mar”.
Gloria Cepeda Vargas.

_______

tu cuerpo es el cauce presuroso
que yo aprendo a deletrear

desarmo tu marfil redondo
hasta el señuelo de la desnudez

y me quedas tú, exacta, entre la boca y la flor
-un roce apenas- mientras unos pájaros migran

abierta como una mano para que pase la arena
con los colores del mar hasta los arcos de tu pecho

-343 riada-

dos vivos silencios


“LLEVO al mundo como pendientes en mis orejas,
rozo con mis pestañas a los desconocidos,
beso manos de transeúntes
(hormigueo en los labios).
Que alguien me aborde,
soy el metro que esta ciudad jamás conoció”
Mayra Oyuela.

 

_______

mañana será el mar
la arena blanca, de nuevo
las sílabas barco de su cuerpo

su mano, ya sin un pañuelo
pero algo suyo me llevo
algo mío le dejo

me llevo dos vivos silencios
dos profundos verdes misterios
que en sus ojos elevaron los incendios

dejo a su oído el soplo de un verso
ansioso, como la ráfaga final del viento
esa que levanta la falda al frenesí de un beso

-riela 314-

cicatrizar al poema


“MI cactus ha muerto
Mi escritorio ha recuperado soberanía.
Mi taza de té ha vuelto arrepentida a su antiguo lugar
pero las autoridades cactáceas sospechan que tengo en la mira
comprar otro cactus para asesinarlo”.
Juliane Ángeles.

_______

quiero ser noche
en una playa del país de tu seno izquierdo
ese lugar donde llegan para residir eternamente, los huracanes

en esa ancha ensenada
para el oleaje marítimo de tu risa
y desde donde tú te elevas, como espuma a los cántaros de nubes

más allá de los pueblos de ansias
de esas regiones capilares ya marcadas por el deseo
esa parte geográfica de tu cuerpo que aún no ha sido conquistada

ya no me bastas enarbolada
sobre la cima de las antorchas
de tus dos torres blancas como espejos de sal infinita

no me bastas plana
rendida y abierta como un puerto para mi festín de párpados
que te siguen, como el eco al sonido inútil

no me bastas adjetiva
como el pincel amarillo para marcar cataclismos
ni subjetiva, como aquel pacto entre el labio y la brasa
para cicatrizar al poema…

-281 riada-

pasar la página


¿SERÁ la rosa,
será tal vez el pétalo desnudo y transitorio?
Anjelamaría Dávila.

_______

puedo pasar la página
o hacerme lluvia y escampar en ti
mientras tú ordenas las horas que tiñen de colores
a los amaneceres

puedo reducir esas anchuras del tiempo
o sentarme a escribirte aplausos que parezcan versos
mientras tú regresas vestida de mar

puedo olvidar las otras voces,
esas que dan forma infinita a tu voz de primer día
mientras tú, despacio, te me haces hoja de otoño
entre las manos

-232 riada-

el gran gatsby


“ELLA sonrió, con una conmovedora sonrisa infantil que era como toda la juventud perdida del mundo”.
Francis Scott Fitzgerald.

_______

un día, el amor despertará
de una de esas frases famosas de francis scott fitzgerald
sobre una cama en un hotel setecientas treinta y nueve estrellas

seguramente, estás pensando en la luminosidad de “las vegas”
y en aquella penúltima y tragicómica conferencia
donde demostraste que la hojilla transparente
que llevas guardada en tu billetera,
crecía siglos mientras desgarraba
las sangrantes claves secretas
de tu suerte y cuentas
bancarias…

entonces, eras simplemente
el gran gatsby

-229 riada-

rilke


SE avanza a tientas / vacilante
no importan la distancia ni el horario.”
Mario Benedetti.

_______

maria es impalpable
y hasta con cierta terquedad,
la más íntima de todas mis instancias
sobre el palpito de ojos, entre tantos ojos extraños

y le parecerán muchos
-demasiados quizás- los pasos y peldaños
entre sus fotografías de niña y sus asombros de mujer

-¿acaso rilke, no el poeta sino el hombre
fue quien precipitó el barro en sus zapatos blancos?

-¿acaso piensa ella, que dante fue la mano
que cerró las páginas del infierno?

pues no…

-riela 204-

¿qué pensarían los gatos del cielo?


“POR culpa de los números
se me cayó la casa de la suerte
y hasta el amor más firme
se fue por la tangente”.
Violeta Luna.

_______

fue una soleada mañana maracaibera
y no en una noche de luna llena
en que yo, me enamoré de ti

fue por eso, que al principio
yo me negaba a que tú existieras

luego, temí que huyeras
al descubrir, aquellas empalizadas mías en ruinas

aquel montón de escombros, que quizás para tu asombro
te confieso ahora, me rodeaban a mí

ay amor,
-¿què pensarían tus siete gatos
y mis tres perros del cielo?

cuando llegaste tú,
transitada de suaves silencios
y te posaste entera, sobre mi cuerpo
y en poco menos que un asalto,
cortaste todas mis salidas
y consumías,
sin que mediara,
una sola palabra

en tu entrega
me rasgabas toda el alma
en un delirio de besos caídos
sobre tu puerto de lentos erizos
y en la dicha que desde tu boca
desembarcó como mi destino

-199 riada-