salven las ranuras de la noche


“DE aquello que soñabas realmente
no queda más que un silencio sideral
un lento descorrer de las estrellas
en charcos y filamentos de oro”
Giovanni Ibello.

_______

entre palabras que embisten desde la memoria yerta,
la lluvia sustenta las salpicaduras de su propia voz

los pájaros de la reminiscencia parecen sombras
de esas que llegan a destiempo a posarse en paredes vacías

que borren la luna…
-no importa- pero salven las ranuras de la noche

son tan absurdos los fieros alardes suyos ante el destello
que permanece demasiado tiempo deshabitado

languidecen hasta el ocre las manecillas de los relojes
que ventilan y se impulsan a las abreviaturas del tiempo
como si interpretasen la torpeza de tan poca luz…

 

-riela 604-

Anuncios

la poesía y las ardillas


“LA poesía es un arma cargada de mercurio,
—hay una minoría que la atrapa—”
Belén Reyes.

_______

la poesía
y las ardillas
son entes de la misma especie

-¿parientes cercanas?

ambas esquivas, medianas y marrones
te miran fijo
devoran, no comen

parece que invernan, pero no…

ellas rabian
son fulanas de corriente alterna

-riela 600-

mágico embeleso


“AHORA, que emprendo nuevamente la marcha,
vuelvo el rostro hacia el lugar donde solía morar
y veo al gato iluminando la ventana.
Cierra los ojos.
Comprendo que se ha ido”
Roxana Elvridge-Thomas.

_______

la música
nos traerá siempre
ese mágico embeleso
con que la antropología convierte al pez
en el ala del cometa

llueve
sobre el bosque de escamas fluorescentes

la noche dibuja sus mitades de orificios negros
y la flor que tiembla, añora ser el último retorno
de algún pez

para que nos quede otra cosa
que no sea solo mar y espuma, que llueva y llueva
sobre este incendio que repara todo rasguño
inútil

y colgado del séptimo cielo -que sobreviva-
con todas sus banderas desplegadas
ese pez que ahora fuma

-riela 599-

siemp…


“Mejor levantarse a tiempo,
antes que los poemas
y la vieja música de la infancia”
Vilma Vargas.

_______

siempre las ventanas visten desnudas
ante la mirada nocturna del pez inmóvil

un camino se revela
solo en su inmensa quietud animada

una palabra es simplemente
la silueta de la voz que la pronuncia

entre los arabescos cuarto menguantes
redunda la filigrana

la ternura se cierra en círculos
antes de ser  fotografiada

la mirada que nada busca
entre las arcadas ciegas

mañana de nuevo, el sol se colgará de las medias rojas
de dioses de egeo sobre fenway park

-riela 596-

la orquesta del titanic


“EL frío
no es el reverso del calor,
es su fruto más preciado,
comodín con el que saborea
su juramento en las pieles”
Clara Schoenborn.

_______

anduve cosechando palabras surgentes entre sílabas ajadas
aislando surcos de versos y dilatando asoleadas rimas
para aquel poema febril, tantas veces postergado

tramité un exilio casi mágico en las alas de unos pájaros
vi lunas mordidas por bocas que simulaban ser lluvia
estuve en ciudades altas y curvas de calles esbeltas
con muchachas que andaban con faldas redondas

recorrí instantes de tramos muy largos, entre un café y otros labios
demoré los incendios de la carne y solo obtuve emboscada de nombres
y al final me quedé solo, con la orquesta del titanic,
que no diferencia un twist de un tango

-riela 595-

dos lluvias más allá


“ME colmé de atavíos nocturnales para hallarte.

Te vi pasar por el ángulo justo
donde se parten el tiempo y las memorias”
Teresa Palazzo Conti.

_______

dos lluvias más allá
de un lunar de su cuello vivo yo, donde otros alguna vez navegaron

allí donde la lluvia, simplemente la delata
al comenzar el viaje oceánico y luminoso de unas gotas

fiel filantropía, la de tantos besos derramados
bajo unas linternas, en los enseres del agua de aquellos amaneceres

quien sabe sin en los prototipos de esos pájaros navegables
que en ella pululan desde la tiza, habrán esferas de ojos nostálgicos
de esos, que ahora circundan y cicatrizan a los vendavales del alma mía

y quien sabe si junto al fuego, ya en el ocaso de estos y de otros versos
sean sus manos, ya convertidas en sombras de frondosos árboles
las del manifiesto final, las que pinten las paredes de mi vida
con ese dulce y a veces trágico aroma suyo, a trementina…

-riela 592-

como papeles


“DESDE nunca te quiero y para siempre,
desde todo y quizá y para siempre”
Amalia Iglesias Serna.

_______

hay momentos que se me pierde
bocarriba en el tiempo, sin alas y sin cordeles

hay veces
que el lápiz también siente la fiebre
del poema sobre la blancura del papel indiferente

pero siempre,
este color de noviembre
en sus ojos es el otro huésped
que corre, vuela, salta y brinca sobre los puentes
buscando la hojarasca musical de sus dos manchas verdes…

insobornables al tumulto alegre
de mi corazón que se incendia como papeles,
van por ella estos versos, tan ligeros como mi suerte
pero con la fuerza que empuja a los trenes…

-riela 590-