números escurridos


“EL amor nunca tiene razones, y la falta del amor tampoco. Todo son milagros”
Eugene O’Neill.

_______

resbalando
por cordeles
del ocaso

algo me delata
en la arcillosa bitácora
de lo menos eterno

son números escurridos
de las manos de una mujer, que llegan
pellizcándome en los énfasis de la noche

 

-riela 506-

Anuncios

sin pancartas


“NO sé por qué perdimos ese amor que nos
asombraba tanto. Los dos somos hijos de
la misma época desquiciada. Yo soy, sí,
uno de los peores… ¡y tú me ganas!…”
José Vicente Anaya.

_______

no me busques entre tus manos blancas
que yo estoy más cerca

búscame donde tu ruido no tiene pancartas
donde tu risa me deja, sus ventanas abiertas

allí donde la alegría, finalmente festeja
ser lluvia, sobre las costuras de tus pestañas

-499 riada-

adjetívame


“Y aquí y ahora te nombro río para
que te hagas un vestido de espuma y
viento río nuevo que asombre a los
pájaros y subvierta la geografía
¿podrías hacerle el amor a los puentes?
¿harías dudar a los suicidas? ¿o rodear
con un collar de bruma el sueño de
los solitarios? ¿sentirías sobre tu vientre
las monedas arrojadas por jóvenes amantes?
¿soportarías la miel lenta y vacía de la
mirada de los pescadores? ¿y la caricia
sensual de las garzas en el ocaso?
Alejandro Carrizo.

 

_______

 

lluéveme
hasta la redención del olvido
y hójame de esos atardeceres amarillos

gotéame desde los insomnios
hasta el vértice + fluorescente del poema
y luego, verbéame un haz de luz en cada verso

polvoréame estrellas sobre las francas roturas
en la senda febril de cada adjetivo

y luego, adjetívame la piel de sueños tuyos
que mi mano de poeta, luego los alcanza

-491 riada-

entre paredes lejanas


“¿PARA qué decir
que el invierno ha sido largo
cuando es dolor lo que digo?
Tua Forsström.

_______

cuando sientas tu cuerpo sumergirse
en la esplendidez
de la noche

y ya no tengas preguntas
sino un entorno silencioso
que llegue completando tu desnudez

-recuerda que soy + que un montón de frases
entre paredes lejanas

que la poesía no es tiempo presente
nunca

pero más allá de las arterias,
detrás de los abismos

después de un suspiro soñoliento, recuerda
hay otro cuerpo que te aguarda
entre hojas de cuadernos
parecidas a ti

-481 riada-

pisadas navegables


“CUÉNTAME, ¿qué tan arduo será
construir esa piel de tus palabras
en mis ojos ávidos de nuevos amaneceres
para mis geografías?”
Kathy Durán.

_______

te digo mar
y me miras con el estruendo alegre de una tormenta

entonces te llamo: maria!
y te me haces tan pequeña, que cabes
en la significancia de todo lo amado

ay alma…
-¿quién pudiera llenar de barcos y horizontes, mi marinera
tus pisadas navegables y levantar un puerto entre tus brazos
para que atraque esta nostalgia, que quema y me desfleca
sobre las coyunturas marítimas que festejan el ocaso?

-433 riada-

la simetría del viaje


“LO más negro que hay
donde hundir la mano
es la miseria del mundo”
Lars Huldén.

_______

para llenar de lluvias mías a tu pecho
de musa extranjera

sígueme una vez más, como el aroma al vuelo
nocturno de las tormentas

que para simplificar las tardes, yo me hago hojas,
y me riego por mar y tierras

hasta alcanzar la simetría del viaje, ese que a ti te adorna
y te viste de mujer, marinera…

-401 riada-

vagar en versos


“SE duerme tu nombre, niña,
en una ciudad de silencios de agua”
Beatriz Hernanz Angulo.

_______

en mi casa entran los sueños
entre los pliegues claroscuros
por la espalda de la noche suspendida

pero se marchan temprano en la mañana
por entre las ramas alegres de unos árboles
mientras se me borra el cutis de la memoria:

-el tobogán de tu voz con el hipo y la taquicardia
de las horas aquí consumidas

-el picoteo temprano de la luz
sobre tus formas magníficas de mujer

-el volumen mecido de tu bufanda azul
tapando los lunares de tu cuello

-esta forma de vagar en versos
en poemas tontos en torno a ti

supongo que un día de estos, amanecerá
y ya todo estará borrado…

-riela 370-