riela la luna


“NO quedó ni un solo amigo en los estantes.
El espejo me quitó el habla.
(tuve que afeitarme
de espaldas a mí mismo)
Los libros clausuraron su gracia.
La música optó por desafinar.
Mis hijos perdieron la dirección de mi saludo.
Tuve que contentarme con llorar.
En ruso. En calma. En ropa interior.
Más nunca mostré mis nudillos.
Mi casa se llenó de periódicos sin abrir
y mangos que nunca caían.
Los mosquitos se aburrieron de tanta tristeza”
Leonardo Padrón.

_______

de nuevo, riela la luna sobre las miríadas de tus pestañas
y este corazón mío lanzando piedras y más piedras
al cartel de suspiros tuyos

en cada pupila que tú me asomas hay puertos pequeñitos
y desde mis asombros, emergen sin prisa como barcos,
las palabras

no te vayas, mírame zarpar y regresar sin la cadencia de rimas,
déjame estrenar amaneceres desde las comisuras mas tercas
de tu boca

-616 riada-

Anuncios

las plazas de zagreb


“TE cambio esta isla
por una caja de fósforos
y cuatro velas
para prenderla
por los rincones”
Cindi Jiménez-Vera.

_______

pensativa te acercas y me dices:
mentiroso, ese tal río sibaragua, ¡no existe!

pasa amor mío…
que ante una sonrisa tuya, cualquier cosa es invisible

otros, simplemente me informan
que no hay espacio, tiempo ni formas
de contar los lunares que a ti te alfombran
la piel de tus piernas, tan flacas
que nadie sino yo,
puedo entender

pero es que nadie entiende, que tú eres
la musa de todas esas traducciones rotas y fallidas
que yo me hago desde el lado cóncavo de la cama

cuando llegas y me lees antiguas y deshabitadas cartas de amor
que desde un costado de algún barco pirata caribeño, seguramente
una princesa cautiva dejó caer al mar una soleada mañana,
pero olvidando su endocrina botella descafeinada…
¡que vaina!

mientras, tú y yo, hojeábamos balcánicas lunas amarillas
por las plazas de zagreb

-615 riada-

cuando vuelvas…


“NO sabes
que pájaros han quemado sus alas
bajo la corteza de estos árboles.

Deja ausente tus fuegos.

Trae el río hasta los labios.

Brota espinas entre tus manos
para horadar los cuerpos.

Penetremos en este lago
sin tiempo,
sin luz”
Celsa Acosta Seco.

_______

cuando vuelvas
si aún reconoces el camino y decides regresar…

tráeme media docena de lluvias camufladas talla M
y un par de meses polvorientos talla 10

quédate tú con el eco
lento y melancólico de los relojes

y seamos nuevamente
aquellos despertares delirantes viajando como fantasmas
por las vigas carrileras de los quinientos ojos del día después

recuerda que los pájaros siempre regresan

y que el vuelo es la continuidad de la misma breve huida,
nada más

-611 riada-

los garfios blancos de la luna


“NO son nube ni flor los que enamoran
eres tú, corazón, triste o dichoso…”
Rosario Castellanos.

_______

maria
jamás pretendió ser fuego cruzado
ni la alegría en las alas de un salto
en ninguno de sus retratos

pero entendió que en la cosecha de las prioridades
de sus asombros diarios, fue siempre el pedal y no los frenos
lo que se quedó enganchado en los garfios blancos de la luna
aquella noche, junto al sticker price de su bici amarilla

quizás, fue solo el jaque mate al vuelo alegre del pájaro
o la fecha rota sobre el calendario, lo que + dolió
en las rodillas

-riela 573-

tallos blandos


“NO hay ley que detenga
el viento de los acantilados.

Nadie le pide visa
a la canción de moda.

La frontera es una línea titubeante”
Leonardo Padrón.

_______

vengo de acampar noches enteras
allá donde el ruido de tu voz
tenía tallos blandos

allá donde las ruinas de una muchedumbre de versos
entre tus ojos fijos y la luminosidad de una sonrisa tuya
me abisman a tu recuerdo

con esa peligrosidad de la poca luz nocturna

-555 riada-

mujer


“Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío”
Octavio Paz.

_______

mujer

juntura pródiga
crucial

credencial en llamas

esa postura de girasol
me basta

-riela 531-

donde el beso se trasnocha


“YO tengo una novia que llueve en el desierto
que dice búscame en la prosa
que ensaya ángeles en la voz
y duerme meses en la noche”
Leonardo Padrón.

_______

te reconozco mi feita

donde el beso se trasnocha
en las protuberancias del labio

allí, donde claudica la firma
a la impertinencia del contrato

donde habita esta vorágine irreparable
de mirarte despeinada, descalza y desnuda
llenando con tus nueces, todos mis bocados

-526 riada-