arriba, a la derecha


“HAY que mover la vida, hay que menearla
como la cola de una lagartija.
Hay que alzarla como un paraguas rojo.
Hay que ensartarla en el tiempo
como un puñal de oro”
Paz Molina.

_______

arriba, a la derecha
la última opción:

configuración de privacidad
allí te vas a la izquierda
biografía y etiquetado

bajas a: ¿quién puede agregar
contenido a mi biografía?

allí editas y pones: amigos
listo…

el problema es el relámpago que como un dulce amanecer, tirita
mientras lo devora el olvido y lo hace invisible en la web

roce breve de presagios que la soledad a través de facebook, nos borra
con ese celo, con esa rabia de la carne adolescente

lo peor, es la triste maniobra de estos versos, apurando al fracaso
que ventila sobre tu screen unas promesas, casi desnudas
pero ya todas rotas…

 

-463 riada-

te llamé lluvia


“Y es todo lo que tengo
hasta dispensar el sueño de suelo probable
hasta que mis pies se claven
en el rostro de esta última flor”
Claudia Roquete Pinto.

_______

Te llamé lluvia
una mañana catastrófica de julio

y llegaste como un río perfectamente navegable
hasta mis manos

luego, te desvistieron de amaneceres unos dedos tan míos
como peces delgaditos que te subían y bajaban

recorrimos juntos
los colores inéditos de un alba

-397 riada-

y te extrañé…


“NADA puede librarse de la luz del ocaso”
María Sanz.

_______

fuimos
la advertencia del viento
de lluvia sobre el temblor de unas encinas

echaste a volar
temprano, una mañana entre vaivenes hermosos
a destiempo y enumerando singladuras de culpas

y te extrañé…
hasta en las sombras más insospechadas
que dejan los abismos

-380 riada-

ráfagas de estaño


“HAY trenes que se empacan en maletas
aviones que se guardan en sombreros,
barcos que se doblan en pañuelos
y carrozas que se calzan con los guantes.

Las estaciones, en cambio, no caben,
no caben”
Marcela Rosales.

_______

su nombre tiene ese nivel de acrobacia
que a mí me adormece sobre el costado más lindo
de sus peripecias

su belleza es la que flota de los fríos retratos
en mis paredes

ella es tan peligrosa, como esos torpes arrebatos,
tan impredecibles que muestran los locos
bajo la luna llena

ella es la dueña de mis ráfagas de estaño

la de las suaves manos que juntan y pulsan cometas y diccionarios,
la de la aleación perfecta que llega y perfuma con su presencia
al refugio de mis recuerdos, ya convertido para ella
en simples ráfagas de versos y frases

-riela 378-

vestida de palabras


“EN las escamas de un pez de hojalata
leí la llamada de nuevos labios.
Y usted
¿se atreve
a tocar un nocturno
en la flauta de los canalones?”
Vladimir Mayakoski.

_______

vestida de palabras minuciosas
para dilapidar otra madrugada

con el brandy nocturno imprecisable
y el cigarrillo en la mano ciega

como el bocado perfecto
para amanecer en una boca insomne

con el botín de rilke a bordo
eres como la hoja de un cuchillo

te basta sonreirme para escarbar
en el silencio donde vivo, como pájaro en la fruta

déjame ser predicado, crepúsculo, gesto, partitura
musa desnuda, limpio pecado, suave llovizna, estación
mármol iluminado, postura de maniquí,
suspiro tuyo, misil… -me dices-

vaya precariedad la de tu oferta, mi dulce marinera
-te miro y sonríes de nuevo-

ahora, cuando el viento entre las hojas apenas llega
deletreando tu nombre de madera sobre mi cosecha inútil
de luz estridente y en el incienso,
ya ardido de la noche

-369 riada-

sin pretextos


“UN vago signo dibujaste en las arenas
de Leblón, otro verano,
un signo
que el viento, el agua,
acaso tus propios pies, borraron”
Miguel Ángel Fernández.

_______

no llegues tarde al ir y venir del verso
por favor, no me dejes sin pretextos

sin esa costumbre testaruda del deseo
donde el pájaro, simplemente hace un hábitat del vuelo

como si vinieras desde el cenit de un secreto

ven a la inauguración de cualquier febrero
y lléname de constelaciones y fulgores nuevos

hasta la singladura sur del alba, pero luego
suéltame en otra latitud del mismo sueño

-361 riada-

cien motores


“DESPUÉS del rito y la tinta
debí recogerme la piel,
la muy torpe se emborracha
con la proximidad del eco”
Alicia Genovese

_______

ella llega
y acelera los minutos, en los relojes

se queda, y mi torpeza se revela
en artilugios y acuarelas de colores

en su mirada hay trenes
de esos mágicos, que nunca llegan a los andenes

en su voz, proliferan pájaros que descienden como aviones
y luego ascienden, como si tuviesen cien motores

-riela 357-