sucumbir a la mordedura


“LIMPIEMOS la cama de las nubes
ella no saben de bombas
ni de tornillos

sólo aprendieron a convertir la luz en rosa

limpiemos sus pies
que están llenos de lluvia

todo
veamos
que no siempre
nos visitaran los cielos”
Luis Perozo Cervantes.

_______

me gusta
mirarte morder las pomarrosas
y luego reír contigo hasta la traducción de los pedazos

sucumbir a la mordedura
y que te apresures a los domingos de pájaros alegres
esos que siempre hicieron cantos con tus silencios de flor

como en esas treguas
que te inclines a la fruta y se fugue tu cordura
al otro extremo de tu risa, donde se pintan verdiazules tu ojos

-527 riada-

Anuncios

la latitud de sus afanes


“Y yo estaba abajo leyendo la parte de Cumbres Borrascosas
donde Heathcliff se aferra a la celosía durante la tormenta sollozando
¡Entra! ¡Entra! al fantasma del tesoro de su corazón”
Anne Carson.

 

 

_______

levantadas -como la falda de la noche-
se sueltan sus formas subrayadas
desde las elásticas claridades
donde la hiedra baña de ardor
al labio roto

y ella dice que me ama
con su propio desenfreno,
desde la latitud de sus afanes
hasta llegar convergente al salitre de una playa
donde el deseo escarba entre cadáveres de mariposas blancas

mientras,
amontonamos versos negros bajo la luna descafeinada

-riela 515-

de par en par


“SOY absorbida por intensiones de luz
por la vida como un gesto izado
rojo vivo el poema”
Denise Desautels.

_______

a la sombra como los frutos secos
divulgarán sus ojos, unas lágrimas vestidas de nostalgia

y recordar es como deshojar la distancia
del júbilo desorientado que acaricia

de par en par, su mirada cobija
sueños entre las hojas que sobrevuelan
a las siemprevivas

y se queda maria
como quien extraña su inocencia
en la densidad menos púbica de una ventana

 

-riela 511-

sucumbir en palabras


“En la religión de los besos,
eres tú la que alborota
y al final lo desarmas todo”
Ángel Valles C.

______

por ti se escarchan todos los ruidos de la tierra
hasta sucumbir en palabras, ante el incendio de voces
que te nombran y te amontonan

me haré capaz del fuego y de la furia del agua
para llegar a ti, en las mil formas en que se muestran
los relámpagos

tocar ese lenguaje secreto que tiene tu espejo mágico
y mirarte sonreír

desvestida de esos colores que te robaste de una constelación
indescifrable; mirarte y entender qué es lo que te hace
mi cosecha de luz estridente tan domesticada
y tan salvaje

-ay, mi catira maria angelina… (decires de mi madre)
tú eres todo lo que a mí me falta y sobra
en los espléndidos extravíos
de mis calamidades…

cuando me miras
con esas dos cayenas rojas entre las manos

cuando la luna se queda quieta en los anaqueles
tropicales de esas, tus dos pupilas claras

-482 riada-

locura sin saldo


“SIN inventar el capítulo,
comenzar a entender
una lectura furtiva.

La página burla
lo imaginario y absurdo”
Maritza Cino.

_______

sin ti
la poesía
es otra locura sin saldo

y es así como se vería
una lágrima de amor sin sombrero

o tu maleta llena de ropa fría
y sin ese suspiro hondo y suicida
en las venas de un país extranjero

ay, de este amor tan mal escrito

ay, de esta semana sin febrero
tan peligrosa como los tornillos
flojos, largos y sueltos…

soy tu capitán, marinera
el del lápiz con la punta obsoleta
de tanto escribir tontos poemas

sin el cuerpo de un verso
sin alas de letras

-422 riada-

toda la memoria


“NO, no son los brotes de los árboles:
es que ciertas noches, amiga mía
nuestras palabras
perfuman”
Alessandra Racca.

 

_______

te llevas las horas de mi bosque de ventanas

mi rosa de los vientos, mientras giras caprichosa
devorándome en la noche, en que tú, quedas intacta

yo me amparo en esas sombras
y en las veces en que tú, te agitas y reposas

de repente, te detienes a contar estrellas
en mis versos invernales, tantos bajorrelieve

y todo se me rompe ante tus pestañas
y en la avalancha de ruidos
sin premura, se me borra
toda la memoria

-327 riada-

saldo de quimeras


“LÍBRANOS, Señor,
de encontrarnos
años después,
con nuestros grandes amores”
Cristina Peri Rossi.

_______

llegas
y me encuentras
con tan poco saldo de quimeras

sin provisiones y ligero de equipaje
con el verbo más gris de mi único traje
hecho añicos, en la intimidad de alguna riela

y es que hoy, la poesía salta desde la altura del granito
entonando aquellos versos de las dolomitas

pasa, es que hoy te llevo
y te traigo conmigo, aunque mil veces me digas que no

pasa, es que hoy la lluvia
no resbala, consume ni moja
apenas, hunde

-273 riada-