como un pájaro borracho


”HUNDO en tu boca mi vida,
oigo rumores de espacios,
y el infinito parece
que sobre mí se ha volcado”
Miguel Hernández.

_______

a desvestir horizontes, mi capitán
que lloviendo es como se olvida la lluvia -me dices

y eres tú mi alma, quien de un soplo
cambia la definición de sueño por la de constelación
y la dirección del viento por una postal sin sellos

tú, quien como un pájaro borracho
se desploma en arrogante estallido que disipa mis palabras

la que riega las semillas de esta incertidumbre
con su tos

la que se hace versos, con los ripios sagrados
de los amaneceres

-405 riada-

la brevedad de una riela


 “PERO hoy,
cuando es la luz del alba
como la espuma sucia
de un día anticipadamente inútil,
estoy aquí,
insomne, fatigado, velando
mis armas derrotadas,
y canto
todo lo que perdí: por lo que muero”
Ángel González.

_______

la alegría con que yo te amo
se me acerca con sus fragmentos sueltos
para tocar otros fragmentos del reloj sobre mi mesa

y así es como robo estrellas
para marcar el rastro que tu risa va dejando
sobre la espuma de este náufrago poema

entonces,
te nombro y te llamo
desde la brevedad de una riela y llegas
encendiéndolo todo, como si fueras mil fogatas

-349 riada-

conjuro


“ES inútil pronunciar este misterio
que es lo simple o lo divino
o una de las nadas que tenemos”
Julia Erazo Delgado.

_______

-¡viento del este!
tráela nuevamente
a esta orilla celeste
para yo verla jugar
entre el cielo y el mar
con turpiales y peces

-¡viento del norte!
dame letras de su nombre
y acompáñame esta noche
en mi fogata de versos
para soñar que la encuentro
trepando entre voces

-¡viento del sur!
ponle alas a mis palabras
sobre el ritmo suave del agua
y dibuja unos límites de luz
a estos círculos desiertos
de luna, que la reclaman

-riela 344-

la del viaje sin maletas


“INMARCESIBLES lunas extrañas.
Lunas acaneladas. Manchadas Lunas
entre las arboledas hurañas
y diluidas por las tácitas copas brunas”.
Salustio González Rincones.

_______

tú eres
la que se me hace un mar en los ojos
y la que me abraza con la fuerza de las mareas

la del corto viaje sin maletas
la de la película desganadora de algún oscar
por la desmayor actuación anudada a las butacas

la que me espera en las entradas
mientras juega con las sombras de los transeúntes

yo, aquel que guarda en los pozos de las pupilas
las fotografías de los veranos, sobre tus piernas flacas

el de los besos que quedaron atrapados
en las paredes y en las puertas de los baños,
en esas entradas desamparadas de los cinemas

-304 riada-

catorce catedrales


“GRANDE o pequeño, todo hombre es poeta si sabe ver el ideal, más allá de sus actos”
Henrik johan Ibsen.

_______

una vez, conté catorce catedrales
en un barrio de sus caderas, mientras la luna
hacía fintas sobre sus piernas color resina poliester

luego, la vi caminando malabares
sobre la fractura del poema, en la quinta página
de aquel cuaderno, donde yo cosechaba caos de amaneceres

otro día, ella me rompió
la infraestructura digital del vuelo
exactamente en el cordón umbilical de todas mis preguntas

-riela 284-

buscándote en las aldeas


“BENDITA sea la blancura
de los lugares remotos…”
Damir Šodan.

_______

estuve buscándote en las aldeas
en más de tres mil quinientos años de guerras
entre los peligrosos bosques galos y celtas

después me fui a las bibliotecas
allí me extravié entre versos y letras
de antiguos y de nuevos poetas

ahora te busco entre palmeras
en la brisa perfumada sobre la oquedad de la tierra
en una playa, entre el cielo y el mar, de venezuela

-205 riada-

hangares de la poesía


“BULLE lava en nuestras oquedades,
amenazamos con mareas saladas
y la inocencia se ha secado
en nuestros atardeceres”
Rowena Hill.

_______

pienso
en las pequeñas aves
que habitan
confabulan
y festejan,
dentro de la palabra “melancolía”

pienso
en la rotura del ala
del ángel aquel

no es en los hangares de la poesía
donde la lágrima se hace culpa

allí, es donde el pez que fuma
no es más que un hilo
suspendido

y al final
no son más que cuerpos-pájaros
las mil estrellas estrujadas a lo alto
para vestir las pupilas póstumas,
sobre el corazón metálico
que nos va dictando
la noche…

-riela 200-