la concavidad de su ausencia


“LA imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación envuelve al mundo”
Albert Einstein.

_______

para delinear horizontes
la busco en ese movimiento con que las mareas
consuelan violentamente la concavidad de su ausencia

y la ilusión que suelta y suelta sus íntimas esquirlas
entre resquicios ansiosos, donde yace derretida la mirada
y entonces, su tez de río pequeño se asoma, casi silente y me abraza

prisionera en la fragilidad de lo imposible
la encuentro ahora, entre la mágica incandescencia de unos pájaros
de luz, que flotan a merced del viento, entre varillas enormes de palmeras

luna

-riela 522-

Anuncios

luego


“EL otoño para la hoja
El agua hirviendo para el cangrejo
Y el favorito el zorro
Ebrio sobre los hombros luminosos de la Actriz”
René Char.

_______

todavía sus labios siendo
sus manos mar abierta viniendo
su mirada estrofa verso vuelo

fuego que no quema embruja
escrita sobre el agua anda
y se pliega como un sueño luego

acurruca y apachurra cada suspiro shhh…
despacito que la piel apremia
y de nuevo sus labios
clausuran momentos

-riela 498-

ebrio de permaneceres


“BEAUTY is truth, truth beauty, that is all
Ye know on earth, and all ye need to know”
John Keats.

_______

absurdo permanecer de la piedra
que por no querer rodar, nunca llega
a esas regiones, las más áridas del olvido

y sin embargo, atrapa la mirada del pájaro
que le canta desde la rama dúctil
aquel distante poema: “ebrio de permaneceres”

aunque nunca obtenga, el enigma de una respuesta

-riela 497-

como un pájaro borracho


”HUNDO en tu boca mi vida,
oigo rumores de espacios,
y el infinito parece
que sobre mí se ha volcado”
Miguel Hernández.

_______

a desvestir horizontes, mi capitán
que lloviendo es como se olvida la lluvia -me dices

y eres tú mi alma, quien de un soplo
cambia la definición de sueño por la de constelación
y la dirección del viento por una postal sin sellos

tú, quien como un pájaro borracho
se desploma en arrogante estallido que disipa mis palabras

la que riega las semillas de esta incertidumbre
con su tos

la que se hace versos, con los ripios sagrados
de los amaneceres

-405 riada-

la brevedad de una riela


 “PERO hoy,
cuando es la luz del alba
como la espuma sucia
de un día anticipadamente inútil,
estoy aquí,
insomne, fatigado, velando
mis armas derrotadas,
y canto
todo lo que perdí: por lo que muero”
Ángel González.

_______

la alegría con que yo te amo
se me acerca con sus fragmentos sueltos
para tocar otros fragmentos del reloj sobre mi mesa

y así es como robo estrellas
para marcar el rastro que tu risa va dejando
sobre la espuma de este náufrago poema

entonces,
te nombro y te llamo
desde la brevedad de una riela y llegas
encendiéndolo todo, como si fueras mil fogatas

-349 riada-

conjuro


“ES inútil pronunciar este misterio
que es lo simple o lo divino
o una de las nadas que tenemos”
Julia Erazo Delgado.

_______

-¡viento del este!
tráela nuevamente
a esta orilla celeste
para yo verla jugar
entre el cielo y el mar
con turpiales y peces

-¡viento del norte!
dame letras de su nombre
y acompáñame esta noche
en mi fogata de versos
para soñar que la encuentro
trepando entre voces

-¡viento del sur!
ponle alas a mis palabras
sobre el ritmo suave del agua
y dibuja unos límites de luz
a estos círculos desiertos
de luna, que la reclaman

-riela 344-

la del viaje sin maletas


“INMARCESIBLES lunas extrañas.
Lunas acaneladas. Manchadas Lunas
entre las arboledas hurañas
y diluidas por las tácitas copas brunas”
Salustio González Rincones.

_______

tú eres
la que se me hace un mar en los ojos
y la que me abraza con la fuerza de las mareas

la del corto viaje sin maletas
la de la película desganadora de algún oscar
por la desmayor actuación anudada a las butacas

la que me espera en las entradas
mientras juega con las sombras de los transeúntes

yo, aquel que guarda en los pozos de las pupilas
las fotografías de los veranos, sobre tus piernas flacas

el de los besos que quedaron atrapados
en las paredes y en las puertas de los baños,
en esas entradas desamparadas de los cinemas

-304 riada-