duelen los pies


“AMO el béisbol, pero mi plenitud eventualmente se terminará y mi corazón, lentamente, se romperá. El béisbol se ha mantenido notablemente impermeable a la modernidad, pero es, como cualquier industria moderna, altamente alienable. Acudo a la poesía porque es menos susceptible a la circunstancia. No me conmuevo especialmente cuando un poeta habla de béisbol; no me interesa especialmente que un mundo se encariñe con el otro. Ahora mismo los necesito separados”
Fernando Pérez.

_______

regresando de su quincuagésima plegaria
duelen los pies, y aún no ocurren para nada
los dulce síntomas al alma, de lourdes vargas

unos niños juegan béisbol
en el callejón de los sueños, a contrarreloj
miguel grita: -¡qué frágiles esas costuras tricolor!
y sí, todas flojas en la vieja pelota marrón
pero al vuelo mágico del jonrón,
de cara siempre al sol;
es como una extraña ilusión
la de miguelito cabrera, desde el portón

-¡y miren a la valentina valles!
tan atenta caminando por las calles
luciendo su mejor cartera
recorriendo las vidrieras,
elegante y perfumada
con su falda plisadita, nueva
y la blusa bien planchada;
altiva, labial y altanera
seguro que anda enamorada….

-riela 487-

una escala caribeña


“YO ya me despedía… y palpitante
cerca mi labio de tus labios rojos,
«Hasta mañana», susurraste;
yo te miré a los ojos un instante
y tú cerraste sin pensar los ojos”
Amado Nervo.

_______

-¿volveremos al mar,
a la calma de aquella playa en las costas de louisiana?

-¿o prefieres aquel volumen de oleaje
sobre el litoral celta de la pequeña irlanda?

no importa, pero… -¿qué tal una escala caribeña?

– allí donde el viento dobla las palmeras
pero luego duerme apacible, sobre la breña

-donde tu cuerpo emerga como una isla
y yo a tu lado, sea tu más pronunciada ladera

-donde tu mano escriba y dibuje playas
pero ya sabes, que sea mi cuerpo, esa arena

-donde puedas mirar en las noches al cielo profundo
y te sorprendas al verme, manipulando estrellas

-donde la brújula libre de tus senos al aire
me conduzca siempre, a tu izquierda

-donde el canto de unos pájaros nos apabullen
hasta en la intimidad más serena

-y donde el relámpago que surca a los truenos
sea tu voz, apenas

-471 riada-

césar vallejo


“HAY golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!”
César Vallejo.

_______

césar vallejo
poeta de senda y de verso humano

yo jamás he podido cerrar los ojos
para abrirlos luego, como ventanas desiguales
y así poder afligirme en santa paz

tuve el tiempo necesario
es cierto, pero luego cambié todo
por barajitas de cal ripken jr

y a cada niño que miro, lo veo a él
como a un fósforo encendido
y ya no más a ti…

me disculpas
sin embargo, que aún ande con el peso
desbordante de tu sombra

-riela  452-

la musa en la botella


“UN hombre sólo es tan bueno
como lo que le dice a un perro
cuando tiene que levantarse de la cama
en mitad de una noche fría”
Pat Boran.

_______

es ella quien hace de sus hermosos brillos
esos aires de resinas que despiden las tormentas

ella, quien cambia nombres y redistribuye a las estrellas
y quien autoriza el vuelo relevante de los pájaros

quien pinta arco iris y dicta melodías a mis dos pupilas marrones
ella, quien me traduce, esos párrafos rojos o azules
que tienen los arándanos

ella, es la única dueña de las coordenadas en que gira el viento
quien ensancha las promesas y adjudica el lucro
de los ruidos, entre mis tres ventanas
y dos puertas

quien recoge de mil maneras, las cortinas blancas de la luna
es ella, la que todavía pedalea mi vieja bicicleta
y quien perfuma todas las esferas

es la fuerza impalpable que orienta a los ríos del planeta
quien descifra con su alegría los hilitos del poema
y luego asume, con cierto rasgo de tristeza
ser la musa en la botella

-riela 393-

v i d a


“LAS jarcias; vientos que traicionan; vientos
de mujer que pasó!
Tus fríos capitanes darán orden;
y quien habrá partido seré yo…”
César Vallejo.

_______

la belleza de la soledad
radica en la frágil torpeza de sus fisuras laberínticas
que son como lentos ríos que festejan las venas tras unos bastidores
mientras, se enredan y desenredan a capricho de la nostalgia…
hasta perderse finalmente en la nada deshuesada del pensamiento
como parte del pentagrama musical que siempre ansiamos escuchar
desde ese rompecabezas que contemplamos en el punto-instante
de lo que simplemente llamamos: v  i  d  a

-riela 295-

la alegría perfecta


“UN arquero
Para llegar a darle a un blanco
Sopesa la dirección del viento, la humedad local y el peso de su flecha
Tensa su arco, se direcciona hacia el objetivo, apunta, contiene la respiración y suelta su saeta”
Eduardo Buenaventura Díaz.

_______

tensa ella, como un arco y su flecha
me gusta mirarla desnuda

lanzada como una piedra,
una simple ofrenda a la luna

así anda mi corazón gritando fechas
y palabritas de amor, que ya nadie escucha

escuchen cómo golpea cuando la nombran,
son locos números y tontas letras
que sin razón alguna,
son mi fortuna

desde que se convirtió en aroma,
la luz y el ruido, de mi alegría perfecta

-riela 171-

dos cafés y yo


“HAY dos escaparates en cada esquina de una calle:
en uno, decenas de libros resignados
sobre el otro,yacen los cristales rotos
que tapan desordenadas hojas en blanco”
Sonia Aldama Muñoz.

_______

con dedos de ternura
la lluvia escarba en las ventanas

mientras,
dos cafés y yo
aparcamos junto a la chimenea

y son los grumos de este oficio,
es esta forma de extrañarte, marinera
entre las herramientas matinales de mi taller de nostalgias

-131 riada-