lo significante


-¿SERÁ la poesía un incendio, o un laberinto
entre los mares que yo guardo en la memoria?
Ángel Valles.

_______

tu corazón es el que habita
en las laderas de un grito desgarrador
que se dispersa como ríos de ansias trepidantes

y el tiempo que pinta de veces
los secretos de todo lo significante
abraza al verso con su pintura narrada de mil párpados

-riela 427-

muchachas de praga


“ES inútil buscar la
Ursprachen
(no quedan lengua
ni madre).
Columnas de inmaterialidad
sólidas como un dios.
Estos huesos no hablan alemán”
Damaris Calderón.

_______

al oeste del continente de una lágrima
alguien seguramente escribirá otros poemas

sobre aquellas catorce muchachas de praga
que bailaban desnudas sobre las mesas

que si…

-“las muchachas de praga apenas acarician el alba,
se alejan con rabia y tristeza”

-“las muchachas de praga se abrazan
y delimitan sus ansias, entre ellas”

-“no son muñecas de cera, sino mujeres que aman
que por andar siempre ebrias, apostaron y perdieron el alma”

etcétera
etcétera…

-riela 410-

hay melodías


“HAY viajes que se suman al antiguo color de las pupilas.
Después de ver la isla de Calipso, ¿es que acaso Odiseo
volvió a mirar igual?, ¿No se fijó un color
como un extraño cúmulo de algas
en sus pupilas viejas? Lo mismo que en los pliegues
mínimos de la piel
se fosilizan besos y desdenes, así los ojos filtran
esa franja turquesa del mar que acuna islas,
medusas de amatista, blancura de navíos”
Aurora Luque.

_______

hay melodías
en las vertientes por donde surcan estos versos

como veleros
desiguales, que abandonan sus reflejos en el aire

porque nadie
los persigue, se ondulan y luego mecen suavemente

siempre ascendentes
sobre el unicornio azul que remonta las mareas

así recrean
silencios en las vidrieras donde se exponen los recuerdos

tan lentos
que crujen en momentos, en que se desdeña la alegría

-riela 409-

dos fósforos al viento


“ES propio de hombres de cabezas medianas embestir
contra todo aquello que no les cabe en la cabeza”
Antonio Machado.

_______

entre las articulaciones de la noche
se asoman unas estrellas

y hay tanta leña seca
a la orilla del camino, susurrando estaciones

somos dos fósforos al viento
entre los curvos maderos de un beso

tú y yo, de repente
la música anda en llamas rompiendo sus paquetes

-392 riada-

apuntala la fanfarria


“EN los atardeceres
Cuando los soles sin piedad se desvanecen,
Cuando la brisa se instala en el recuerdo
Y los espejos saben que su hora ha llegado,
Dibujo con mis manos tu mirada”
María Cinta Montagut.

_______

apuntala la fanfarria
y se hace trampa inmerecida
a centímetros de un “te quiero”

-¿y qué traman las palabras
cuando el oleaje simplemente las delata
frente a las marcas desprevenidas de un beso?

cuando ya en fuga
sin el afán de la música vespertina
cicatrizan en los temblores de la piel ardida

cuando ya calladas,
solo indagan nuestras sombras en pequeños círculos
a la orilla de esos talados mares en la más hermosa de las locuras

-riela 389-

de stan getz


“LA vida siempre acaba mal.
Y bien mirado:
¿puede terminar bien lo que termina?”
Ángeles Mora.

_______

cae la noche por su barranco más límpido
y el soplo musical que llega desde el vitral de las estrellas
es tan íntimo, como ese de stan getz que yace ahora a mi deriva

yo la busco en esos centímetros metálicos
que la poca luz de mi cuarto y la de los recuerdos
festejan sobre los objetos hasta convertirla en sombra que nimba

porque al final
es así como siempre la encuentro
discreta e intacta, asomándose a mis amaneceres
con esa desinfectada puntualidad tan púbica que tienen los relojes

-riela 383-

ráfagas de estaño


“HAY trenes que se empacan en maletas
aviones que se guardan en sombreros,
barcos que se doblan en pañuelos
y carrozas que se calzan con los guantes.

Las estaciones, en cambio, no caben,
no caben”
Marcela Rosales.

_______

su nombre tiene ese nivel de acrobacia
que a mí me adormece sobre el costado más lindo
de sus peripecias

su belleza es la que flota de los fríos retratos
en mis paredes

ella es tan peligrosa, como esos torpes arrebatos,
tan impredecibles que muestran los locos
bajo la luna llena

ella es la dueña de mis ráfagas de estaño

la de las suaves manos que juntan y pulsan cometas y diccionarios,
la de la aleación perfecta que llega y perfuma con su presencia
al refugio de mis recuerdos, ya convertido para ella
en simples ráfagas de versos y frases

-riela 378-