quiero que demores los semáforos


“TE quiero, me decías y en mis hombros
venías a morirte de silencio”
Delfina Acosta.

_______

 

hoy quiero que demores los semáforos

que lluevas y me envuelvas de atardeceres fríos
y que luego envejezcas, orbitando barajitas de béisbol en mis olvidos

hoy quiero de ti, esa boca de página en blanco
que manches con tu café al recinto de mis silencios
y que bailes de nuevo, conmigo, aquel twist de minúsculas inusitadas

hoy te quiero descalza, resbalando sobre puntos suspensivos
pero también te quiero exacta, desnuda, fiera, solitaria
como en un poema de cortázar

-585 riada-

Anuncios

de pinceladas blancas y largas


“HAY princesas
con nombres de batallas
hay esclavas maquilladoras
macerando las rosas
de caligrafía

ambas mastican las alas del hojaldre”
Dina Piera Di Donato.

_______

donde el mar nos alcanza hecho pedazos
amor mío, es donde crepita lo eterno

-¿en qué espejos nos miramos
si al final, permanecemos como veleros varados?

precariedad sin límites la del verso estridente
que se cobija en noches vestidas de pinceladas largas y blancas

como aquel gesto de paul mccartney, el que siempre justifica
el efímero vuelo de un “no more lonely nights” sobre las sábanas

-riela 574-

los garfios blancos de la luna


“NO son nube ni flor los que enamoran
eres tú, corazón, triste o dichoso…”
Rosario Castellanos.

_______

maria
jamás pretendió ser fuego cruzado
ni la alegría en las alas de un salto
en ninguno de sus retratos

pero entendió que en la cosecha de las prioridades
de sus asombros diarios, fue siempre el pedal y no los frenos
lo que se quedó enganchado en los garfios blancos de la luna
aquella noche, junto al sticker price de su bici amarilla

quizás, fue solo el jaque mate al vuelo alegre del pájaro
o la fecha rota sobre el calendario, lo que + dolió
en las rodillas

-riela 573-

son apenas lisuras


“LA poesía que busco
es como un diario
en donde no hay proyecto ni medida”
José Emilio Pacheco.

_______

son apenas lisuras mi fea
es quizás,  ese flash que tiene el embeleso

esas densidades de la seda
en todo lo que bordea
lo nuestro

o tal vez sean esos copetes traslúcidos del alba
los que perfilan las formas del agua
a este caudal de palabras

como la hojarasca que adorna la quietud
o la frágil vestimenta que proyecta la infinitud
con la que tú maniobras los bosquejos donde festejan
los despertares

es esa forma de extraviarme por tus fronteras
sin los cordeles de la cordura

quedarme anónimo entre las hendiduras que muestran los detalles
que poco a poco apagan sus luces sobre las costuras
más elásticas de la tarde…

-557 riada

tallos blandos


“NO hay ley que detenga
el viento de los acantilados.

Nadie le pide visa
a la canción de moda.

La frontera es una línea titubeante”
Leonardo Padrón.

_______

vengo de acampar noches enteras
allá donde el ruido de tu voz
tenía tallos blandos

allá donde las ruinas de una muchedumbre de versos
entre tus ojos fijos y la luminosidad de una sonrisa tuya
me abisman a tu recuerdo

con esa peligrosidad de la poca luz nocturna

-555 riada-

en alas de unas palabras


“CUANDO miras mucho tiempo el interior de un abismo, el abismo también mira el interior”
Friedrich Nietzsche.

_______

como quién anhela ser simple pájaro y vuela

en alas de unas palabras, me hice mes
entre la desmesura sorprendida de tu mirada

intentaba habitar furiosamente
tus silencios que huelen a tamarindos

y esa humedad de tus uñas se dispersó alrededor de mi boca
(pero tus manos, a mitad del sueño se te hacían mariposas)

…y así un día amaneciste sábado, con todas tus ventanas abiertas
yo fui la hoja que cayó ante ti, desde la espesura de los naranjales

rodamos y rodamos hasta el destello sobre las alfombras

y desde entonces nunca más viví los lados grises del frío

 

-520 riada-

los días son pájaros indecisos


“ME lloraré yo misma para llorarlos todos.
La noche bebe el llanto como un pañuelo negro”
Delmira Agustini.

_______

ampárame en esos surcos de ojos
que los días son pájaros indecisos y vientos indescifrables
que bosquejan la heredad del cielo

crece y sube la estampida de colores en piruetas vaporosas

ampárame entre las celosías
entre las finas y sigilosas redes de tus manos
que yo resbalo luego, entre los destellos rojos de tus arrebatos

‘tonces llega tu anticipada melodía, en hermosos saltos

-510 riada-